Un imperial Bautista consigue domar a Medvedev

El español dio una lección de consistencia, mentalidad ganadora y clarividencia táctica para remontar a Medvedev un partido que se puso dificil.

Roberto Bautista gana a Daniil Medvedev en Cincinnati 2020. Foto: gettyimages
Roberto Bautista gana a Daniil Medvedev en Cincinnati 2020. Foto: gettyimages

La expectación era máxima por presenciar la primera gran y auténtica batalla en el reinicio del tenis en este ATP Masters 1000 Cincinnati 2020, el primer duelo entre dos eventuales top-10, aunque Roberto Bautista no forme parte ahora de ese selecto grupo, que daría una medida real de cómo están. Daniil Medvedev parte con la vitola de candidato a la gloria en esta burbuja instalada en Nueva York, mientras que el español se siente cómodo en una pista rápida como la de Flushing Meadows. Su solidez, consistencia y, sobre todo, una clarividencia táctica difícilmente superable, brillaron con luz propia ante el ruso, que se las prometía muy felices pero acabó claudicando ante el español por 1-6 6-4 6-3.

Hubo varios partidos en uno. Se pasó de la exhibición más absoluta de Medvedev a una progresiva, sutil pero contundente neutralización de ese dominio a base de asumir riesgos con su derecha, cambiar ritmos con el revés y perseverar con actitud positiva a pesar de estar siendo claramente sobrepasado por el ruso. Y es que el primer set del partido recordó mucho a lo visto hace un año en Estados Unidos, con uno de los meses más esplendorosos que se recuerdan de un jugador. Daniil volvió a ser inabordable y manejaba a su antojo a un Bautista que no encontraba la manera de ganar puntos.

Cualquier otro se habría desesperado ante una inferioridad que parecía evidente, pero el castellonense está hecho de otra pasta y ha cimentado su exitosa carrera en un profundo conocimiento de todo lo que sucede en una pista y en la cabeza de sus rivales, así como en elegir golpes y tendencias precisas en todos los momentos de partido. Fue entrando en pista poco a poco en la segunda manga, soltó al brazo al resto, fue agresivo con la derecha y aprovechó una ligerísima relajación de su rival para sacarle de su zona de confort. Medvedev no volvió a sentirse superior en todo el encuentro y, lejos de mantener su agresividad, dio un paso atrás en la pista.

Error de cálculo notable el de un jugador que tiene margen de mejora en eso. Ser conservador en momentos cumbre y cuando el partido puede cambiar en su contra es un defecto que puede mermar mucho su trayectoria futura si no lo corrige a tiempo. El partido entró durante la segunda manga en una espiral de break y contrabreaks en la que el ruso intentaba aferrarse a las sensaciones del anterior parcial, y Bautista progresaba con la fuerza de un torrente. Terminó por decantar la balanza de su lado y llevó el partido a un terreno nada propicio para los nervios y las imprecaciones al banquillo, algo en lo que incurre habitualmente Medvedev cuando está en problemas y que volvió a hacer en esta ocasión.

La iniciativa en el tercer parcial fue llevada en todo momento por un Roberto que no renunció a subir a la red y estructuró los puntos con enorme consistencia. Encontró un equilibrio ideal entre solvencia y agresividad para terminar desesperando a un Daniil Medvedev que se puso por delante y tuvo un 0-40 en el séptimo juego para reengancharse, pero cuya actitud contemplativa con la derecha y bajo porcentaje de primeros servicos terminó por condenarle. Roberto Bautista cerró el partido con brillantez y accede a las semifinales del ATP Masters 1000 Cincinnati 2020, donde se verá las caras con el ganador del duelo entre Novak Djokovic y Jan-Lennard Struff.

Comentarios recientes