Krajinovic da la sorpresa y se carga a Thiem

Sorpresón con mayúsculas en Cincinnati. El tenista serbio Filip Krajinovic dio la campanada al derrotar al austríaco Dominic Thiem por un contundente 6-2 y 6-1.

Dominic Thiem. Foto: Getty Images
Dominic Thiem. Foto: Getty Images

Es la magia del deporte sin lugar a dudas. No siempre se cumplen los pronósticos, y no siempre tiene que ganar el gran favorito para la gente. El tremendo nivel competitivo en esta etapa histórica en el tenis mundial, hace que si no se está al mejor nivel sea difícil de ganar partidos con continuidad. Todo detalle puede convertir una fácil victoria en un fracaso estrepitoso, y esto es lo que se encontró el austríaco Dominic Thiem en Cincinnati.

Aún la vitola de máximo favorito junto a Djokovic en este torneo, el austríaco aterrizó a la pista número 10 y desde el inicio se sintió incómodo. Excesivo calor, poco ritmo competitivo y falta de motivación parecieron los ingredientes que sazonan esta inesperada derrota del actual número tres del mundo. Pero no podemos hablar solo de los puntos malos de Dominic. Esta derrota tampoco se habría producido de no ser por el grandísimo nivel de juego del serbio Filip Krajinovic, un jugador capaz de plantarle cara a cualquier jugador profesional y que con un contundente 6-2 y 6-1 dio una de las grandes sorpresas del torneo hasta el momento y quien sabe si de la temporada.

Con el paso de los años, nos hemos dado cuenta de que Thiem es uno de los jugadores que peor canaliza su mal juego. Para ser uno de los jugadores más en forma en estos últimos meses, sorprende la actitud que mantiene en ciertas ocasiones cuando las cosas no fluyen en su juego. Mirada perdida, cabizbajo e incapaz de poder revertir las malas sensaciones. En determinados momentos de su carrera, el austríaco consiguió ese algo que le faltaba para darle la vuelta a la situación y al encuentro, pero en esta ocasión no fue así y se marchó del Masters 1000 de Cincinnati a las primeras de cambio y con muchas dudas a una semana del inicio del US Open.

Thiem saltó a la pista quizás un poco relajado, esperando que Krajinovic perdiera frescura con el paso de los minutos. Poco agresivo en sus golpes y siempre plantado en fondo de pista, Thiem apenas pudo atacar con garantías al jugador balcánico que en este parón tenístico ya demostró de lo que es capaz de hacer y que puede dar la sorpresa. La primera manga se definió con dos roturas logradas por Krajinovic que por un contundente 6-2 se iba al banquillo feliz y a la vez sorprendido por lo que estaba ocurriendo en el partido.

Lejos de relajarse un poco y ahorrar pilas para lo que podría presumirse como un partido largo, Krajinovic no se dejó ir. Tiró de coraje y continuó con ese nivel de juego que hacía perder los papeles a Thiem. Comenzó a hacer muchas dejadas, a subir más a la red y varias efectos y alturas. Algo que hizo inquietar aún más a Thiem que a las primeras de cambio en el segundo set ya estaba con un break por debajo. Muchos pensaban que el bueno de Filip se le iba a encoger el brazo y se iba a poner nervioso en los instantes finales del partido, pero nada más lejos de la realidad. Con calma y precisión, Krajinovic no solo mantuvo la renta, sino que la amplió aún más y consiguió llevarse el segundo set y por tanto el partido.

Gran partido de Filip Krajinovic que en tercera ronda se cruzará con el ganador del duelo entre el búlgaro Grigor Dimitrov y el húngaro Marton Fucsovics. Thiem por su parte tendrá que descansar, sentarse y analizar este pobre nivel de juego. Quedan pocos días para el US Open y muchas cosas que cambiar si quiere al fin sumar su primer Grand Slam como tenista profesional.

Comentarios recientes