US Open, un Grand Slam marcado por las ausencias en el cuadro femenino

El US Open está viendo como día a día numerosas jugadoras deciden bajarse del torneo y preferir quedarse en casa preparándose para la tierra batida.

Simona Halep. Foto: Getty Images
Simona Halep. Foto: Getty Images

El peligro de contagiarse y la preferencia por centrarse más en la temporada de tierra batida han sido los responsables de convertir a las ausencias en las principales protagonistas del próximo US Open 2020. Por primera vez en muchísimo tiempo, tan solo cuatro tenistas del top ten participarán en el segundo Grand Slam de la temporada, dejando quizás un poco descafeinado un torneo con tanta historia como el Abierto de los Estados Unidos. ¿Es posiblemente el Grand Slam con más ausencias en la última década? Habría que tirar de estadística pero todo hace indicar que sí, especialmente en la modalidad femenina donde el número de bajas es increíble.

Es terrible ver a como seis de las diez mejores jugadoras del circuito decidan no viajar a Estados Unidos y así protegerse de un psoible brote en Flushing Meadows. Las ya conocidas bajas de Ashleigh Barty, Elina Svitolina y Bianca Andreescu, entre otras, ayer supimos de la baja de la rumana Simona Halep, que deja prácticamente huérfano el torneo en la modalidad femenina. Además de las bajas ya mencionadas, hay que destacar otras bajas de gran renombre como Kiki Bertens, Belinda Bencic o Anastasia Pavlyuchenkova, jugadoras capaz de dar la sorpresa y aparecer en las rondas finales de los torneos importantes.

Además de agigantar aún más el favoritismo de Serena Williams, Naomi Osaka o Karolina Pliskova, las numerosas e importantísimas bajas son sinónimos de oportunidades para que otras jugadoras de segunda y tercera línea y de jóvenes tenistas como Cori Gauff busquen consolidar su nuevo estatus dentro del circuito, y que encontrarán en el US Open el escenario perfecto para dar un paso al frente y decir "aquí estoy yo". En dicha terna encontramos además de la ya mencionada Gauff, a jugadoras como Dayana Yastremska, Iga Swiatek o Amanda Anisimova entre otras, siendo esta última una de las grandes tapadas de este torneo, por el simple hecho de jugar en casa y querer dar un salto en su tenis y también en la clasificación a sus 18 años de edad.

Con total seguridad esta lista de bajas será ampliada en los próximos días, siendo la española Carla Suárez y la alemana Angelique Kerber las que más probabilidades tienen de bajarse del torneo. ¿La razón? Ambas no aparecen inscritas en Cincinnati y eso le hace tener todas las papeletas de tampoco disputar el Grand Slam neoyorkino.

¿Estamos ante el Grand Slam más abierto de la última década?

LA APUESTA del día

Comentarios recientes