Cuevas: "Tengo una deuda pendiente con Roland Garros"

El uruguayo desveló que el tiempo de parón ha sido beneficioso para su carrera, reveló cuál fue su peor momento y habló sobre su hoja de ruta más próxima.

Pablo Cuevas en el ATP de Buenos Aires. Fuente: Getty
Pablo Cuevas en el ATP de Buenos Aires. Fuente: Getty

Pablo Cuevas entra dentro de ese grupo de tenistas sudamericanos que han tenido menos tiempo para entrenar y una peor logística que los jugadores europeos. Aún así, el de Montevideo ha podido practicar de forma individual en su país, que levantó las medidas de cuarentena mucho antes que otras naciones sudamericanas como Argentina. Tras más de cinco meses de ausencia, el número uno del país charrúa está más que listo para volver a competir y dejar el nombre de Uruguay en lo alto, hasta el punto de afirmar que la cuarentena le sentó bien en una entrevista con Referí.

- Planificación más próxima: "Mi hoja de ruta se va modificando cada cierto tiempo, en función de las noticias. Quería arrancar en Madrid, Roma y Roland Garros, pero la suspensión de Madrid me hizo valorar de nuevo mi decisión. Por si acaso me estuve entrenando en pista dura, puesto que iba a tener tiempo para entrenar sobre tierra, y finalmente he decidido ir a Cincinnati y al Us Open y viajar desde ahí a Europa. No sé cuál será el primer torneo que juegue sobre tierra, pero estaré seguro en Roma y Roland Garros.

- Objetivos: "Creo que puedo mejorar algunos aspectos sobre la pista y darme algunas alegrías. Una de ellas, por ejemplo, meterme en segunda semana en Grand Slam, especialmente en Roland Garros, donde todavía tengo una deuda pendiente".

- Cómo vivió la pandemia: "El día 13 de marzo nos recomendaron quedarnos en casa, en Montevideo, durante dos semanas. Después empecé a entrenar dos veces a la semana en una pista privada, y me di cuenta de que faltaban al menos dos meses para volver a competir. Empecé a jugar con amigos con los que estuve en el circuito en edades tempranas, hasta los 16 o 18 años. No eran entrenamientos, pero servían para echar el rato. A medida que pasaron las semanas fui intensificando el tenis; la parte física fue la que menos descuidé.

Entrenaba físico todos los días, ya fuese en casa o en la calle. Desde hace un mes y medio entreno con normalidad, tanto en gimnasio como en la pista, en pistas duras. Siento que me falta viajar a Argentina o que alguno de los argentinos venga aquí para entrenar más duro, agarrar ritmo de partido, que es lo que me está faltando. En los primeros días de vuelta a la actividad probablemente padezca de esto".

- Sobre si pensó en retirarse por el parón: "No, al contrario. Este parón me ha venido increíble, a los tres meses seguía sin querer competir. Llevo 15 años en el circuito: en todo ese tiempo no había podido pasar 15 días en casa. El parón me ha venido bien. Si me hubiese pillado con 25 años, estaría subiéndome por las paredes al estar encerrado en casa. Estar con amigos y hacer actividades que tenía apartadas, como ir a pescar, me ha dado energía para salir a competir".

- Diferencias en la vuelta al circuito: "Te dejan viajar al club, según el último protocolo, con una sola persona. Eso implica ser estratégico para definir con quién viajo: con entrenador o con el kinesiólogo. Si viajo con entrenador, el kinesiólogo se queda desde las 9 de la mañana hasta las 6 de la tarde en el hotel, sin contacto con el jugador, que está en el club. Es raro. Ojalá que nos habiliten una persona más. No está en los planes viajar con la familia, solo con el mínimo indispensable del equipo.

- Una experiencia en la que perdió las ganas de jugar al tenis: "En la segunda parte de 2018 no tenía muchas ganas de jugar: se acumulaban los años en el circuito, mis hijas eran cada vez más grandes y quieren que no viaje... me había lesionado el escafoide, había perdido el entusiasmo. Debía viajar a Perú para un torneo, un jueves. Llegué al aeropuerto y mientras hacía el check-in pregunté si tenían el mismo vuelo para el domingo. Lo cambié y me volví a casa: cuando llegué no entendían nada. Al final viajé a Perú y perdí en el primer o segundo partido. Aquel año me tomé unas vacaciones más largas, reflexioné y me di cuenta de que estoy en un lugar de privilegio. En 2019 empecé temprano, le puse ganas y me fue bien. En 2020 empecé a seleccionar mejor el calendario y eso me hizo recuperar las ganas".

- Cómo encarar la próxima fase de su carrera: "Quiero mantener mi energía. Me gustaría no martirizarme tanto por una derrota, animarme a hacer todo lo que pueda hacer, ser agresivo y si perdí, que pueda decirme a mí mismo: "¿Hice todo lo que pude? Sí, lo hice, así que dormiré tranquilo esta noche". Mi segundo objetivo viene acompañado de eso: meterme en el top-45 para poder jugar Masters 1000 sin pasar la fase previa. Eso me permitrá elegir y seleccionar mejor el calendario, ese escenario te da más aire".

Comentarios recientes