El Big-3 y las finales: ¿quién es el mejor?

Llegar al partido por el título es el objetivo de cualquier tenista. Federer, Nadal y Djokovic ganan más que cualquier otro, pero, ¿quién es el mejor en las finales?

Djokovic, Nadal y Federer. Fuente: Getty
Djokovic, Nadal y Federer. Fuente: Getty

Roger Federer, Rafael Nadal, Novak Djokovic. El Big-3, el Santo Grial del tenis. Como quieran llamarlo, en el orden que quieran agruparlos, estos tres nombres han marcado la historia reciente de nuestro deporte. Han establecido récords que tardarán años en ser borrados y han dejado un legado exquisito como embajadores del deporte de la raqueta. Para hacerlo, han conquistado muchos títulos, lo que significa ganar muchas finales, el momento del torneo que separa a los buenos de las leyendas.

Hay tenistas que tienen suerte, con un altísimo porcentaje de victorias en finales tras haber disputado muy pocas a lo largo de su carrera. Con estos tres nombres, sin embargo, no hay confusión. Han llegado a la última instancia de un evento con una frecuencia y un ritmo que nadie puede igualar. Se han visto disputando el partido por el título en prácticamente cualquier torneo posible. En mitad de un parón sin precedentes y antes de que el tenis vuelva a reanudarse, es momento de poner los números sobre la mesa y ver, a través de diferentes parámetros, qué miembro del Big-3 ha "masterizado" las finales.

El dato principal responde, cómo no, al % de victorias en finales por parte de Federer, Nadal y Djokovic. No está abierto a demasiadas interpretaciones: crea un porfolio sobre el que analizar el rendimiento de los tres mejores en diferentes categorías. Los tres, para muchos, mejores de la historia, han llegado a una infinidad de finales. Federer, por la ventaja competitiva que le otorga competir durante más años en el circuito (su longevidad, claro está, es de aplaudir), es quien más títulos ha conquistado y, por tanto, en más finales ha vencido: nada más y nada menos que 103.

El curso de la edad sigue un rumbo lógico si nos fijamos en los títulos de Rafa y Novak: 85 del manacorí y 78 para el jugador de Belgrado, una distancia que perfectamente queda delimitada por la aparición prematura de Nadal en el circuito y por el hecho de que es un año mayor que Djokovic. Sin embargo, vayámonos, como decía, a ese porcentaje de victorias y derrotas en una final. ¿Quién vence con mayor asiduidad en el partido por el título? ¿Quién es el jugador más fiable en el momento decisivo?

% de victorias en finales

1. Rafael Nadal - 69,67%

2. Novak Djokovic - 69,64%

3. Roger Federer - 66,03%

La realidad es aplastante: apenas hay margen entre las tres leyendas. Por apenas un 0,03%, Nadal se alza como el tenista que mejor rinde en los partidos por el título. Un matiz que apuntar: si se computa el duelo que el español y el serbio tuvieron este enero en la final de la ATP Cup (al no ser una final individual, sino parte de una serie por equipos, no ha sido contado), Djokovic sería el tenista que mejor porcentaje tendría. Hasta ese punto llega la feroz competencia entre los mejores.

Indaguemos un poco más en la naturaleza del Big-3 en las finales. Lo primero que haremos será clasificar sus resultados en función de las tres superficies del circuito. Lo más lógico es que no haya sorpresas: la lógica nos dice que Nadal dominará con mano de hierro la tierra batida, Federer hará lo propio con la hierba, y Djokovic será el mejor en dura.

% de victorias en finales sobre tierra batida

1. Rafael Nadal - 88,06%

2. Novak Djokovic - 56%

3. Roger Federer - 42,31 %

Sobre arcilla, no hay ninguna duda. De hecho, solo una leyenda histórica puede presumir de tener un mejor porcentaje en finales que Nadal: nada más y nada menos que Thomas Muster, que conquistó un 88,89% de finales sobre la superficie rojiza. Una animalada estadística en posesión del austriaco, uno de los pocos récords que se le resisten a Nadal. Si indagamos en las derrotas de Nadal en el partido por el título, de hecho, veremos que solo 2 (!) jugadores que no forman parte del Big-3 han conseguido vencerle en una final sobre clay: Horacio Zeballos (Viña del Mar 2013) y Andy Murray (Madrid 2015). Djokovic le ganó en cuatro ocasiones; Federer en dos.

% de victorias en finales sobre hierba

1. Roger Federer - 70,37%

2. Novak Djokovic - 60%

3. Rafael Nadal - 57,14%

Una vez más, las sensaciones se imponen y Federer es el mejor de los tres a la hora de definir un campeonato en hierba. Eso sí, la distancia histórica no es tan grande como la que Nadal establece sobre sus oponentes en tierra. Merece la pena destacar que es un porcentaje visiblemente mermado en la última década: mientras que Roger estableció un dominio tiránico en los 2000, cediendo solo una final (11-1, única derrota ante Nadal en Wimbledon 2008), del 2010 en adelante la historia cambia radicalmente (balance de 8-7 en dicha década).

También podríamos centrarnos, a la hora de hablar de hierba, en el torneo principal que prácticamente se lleva todos los focos de dicha gira. En Wimbledon, el balance de Djokovic en las finales supera ampliamente al suizo: solo perdió una (ante Murray en 2013) y prácticamente inflingió la totalidad de las derrotas al suizo en finales (tres de las cuatro derrotas de Roger fueron ante Novak). El porcentaje de finales en Wimbledon, por tanto, deja a Nole con un 83,3% de efectividad, mientras que Roger obtiene un 66,6% que para nada ensombrece sus prestaciones en el All England.

% de victorias en finales sobre pista dura

1. Novak Djokovic - 75,32%

2. Roger Federer - 73,20%

3. Rafael Nadal - 45,83%

La simetría entre los miembros del Big-3 sigue latente al echar un ojo a sus porcentajes en finales sobre cemento. Novak Djokovic es el mejor: gana tres de cada cuatro finales en dura según las estadísticas, pero también resulta revelador ver el tremendo porcentaje de Federer. Ese 73%, a solo dos décimas del serbio, da fe de la dominación que ejerció el suizo del circuito en su momento: sorprende, además, porque es un porcentaje mayor que su efectividad en finales sobre hierba, la que supuestamente es su mejor superficie. Asimismo, si dividimos por superficies, llegamos a la conclusión de que Nadal es el jugador más dominante en finales sobre una de ellas (tierra), pero que se queda lejos de los registros de Novak y Roger en las otras dos. Registros, a su vez, más iguales de lo que pueda parecer a simple vista.

Pasemos a analizar ahora dos parámetros que me resultan especialmente interesantes. Todo el mundo sabe que una final es el culmen de un campeonato: la dificultad, por tanto, siempre está ahí. Partiendo de la base de que un tenista no puede elegir a quién se enfrenta, no suele ser lo mismo medirse ante el número #70 del mundo, con todo nuestro respeto, que enfrentarse a uno de los tres mejores de la historia. Con los matices que el ranking ofrece, y es que no siempre un número es indicativo del estado de forma, echemos un vistazo a la efectividad en finales de los miembros del Big-3 ante oponentes del top-10.

% de victorias en finales ante jugadores top-10

1. Novak Djokovic - 65,48%

2. Rafael Nadal - 59,74%

3. Roger Federer - 59,18%

De nuevo muy poco separa a los tres mejores entre sí, pero es el tenista de Belgrado quien sale beneficiado ante oposición de este calibre. El serbio ha caído derrotado en el duelo por el título en 29 ocasiones ante un tenista del top-10; a su vez, Nadal lo ha hecho en 32, mientras que Federer ha caído en 40 ocasiones. Esta estadística nos arroja, ciertamente, algunos datos relativamente curiosos. Por ejemplo, Nick Kyrgios o Ernests Gulbis tienen un mejor porcentaje en esta categoría que cualquiera de los tres... con tres y dos partidos de muestra, respectivamente. Acotemos un poco la muestra y veamos el porcentaje ante top-5.

% de victorias en finales ante jugadores top-5

1. Novak Djokovic - 61,19%

2. Rafael Nadal - 54,24%

3. Roger Federer - 49,18%

A más importante la competición, peores los datos. Es una máxima que se aplica incluso a los mejores tenistas del mundo. La variación, eso sí, afecta principalmente a Roger Federer, quien baja un 10% sus prestaciones en una final cuando el oponente al que se mide está entre los cinco mejores. Una pista para explicar esto: en su mayor época de dominio, la parte noble del ranking no era ni mucho menos tan estable como durante la última década; existían mayores sorpresas y, quizás, jugadores de mayor calibre más allá de los 5 mejores del ranking y, por tanto, no enfrentó en las finales a estos tenistas con tanta frecuencia como Djokovic o Nadal.

Mención especial en esta categoría, por cierto, a un hombre ampliamente criticado por los espectadores, pero cuyos datos anuncian que se trata de alguien que da su máximo ante los mejores: Alexander Zverev, quien ha derrotado en cuatro finales a top-5 (dos veces a Djokovic, una a Federer y Wawrinka) y posee un mayor porcentaje de efectividad que Nadal y Federer (57,14%).

Tras haber hecho un repaso al comportamiento del Big-3 en finales ante la parte alta del ranking, vamos a ir cerrando prestando atención a otro escenario de máxima competitividad: los Grand Slams. Las finales de un Major son el Everest de un tenista, el máximo punto de dificultad y el último paso antes de alcanzar una gloria de la que muchos se quedan a un paso. ¿Cuál es la efectividad de Nole, Rafa y Roger en las finales de los torneos más importantes del planeta?

% de victorias en finales de Grand Slam

1. Rafael Nadal - 70,37%

2. Novak Djokovic - 65,38%

3. Roger Federer - 64,52%

Las posibilidades de que alguien iguale a Nadal en esta estadística son tremendamente remotas. En un apartado en el que Rod Laver (83,33%) y Pete Sampras (77,78%) eran el paradigma de fiabilidad, Nadal es lo más cercano que existe a estos dos gigantes cuando el último partido se juega en una de las plazas principales. Es un dominio, obviamente, basado en su dominio forjado con mano de hierro en Roland Garros. Su 12-0 en el partido por el título en la Chatrier es un registro inigualable, que eleva su efectividad a cotas casi inalcanzables. A la hora de comparar, si ponemos el balance de Djokovic y Federer en sus Grand Slams predilectos, ninguno se le acerca (y eso que Djokovic suma un 100% de efectividad en Australia con un brutal 8-0; allí es donde Federer también tiene una mejor estadística en finales, con un balance de 6-1).

Tras haber analizado dos posibles indicadores de competitividad, ¿de qué forma poder juntar ambos? A modo de curiosidad, resulta interesante analizar cuántas de las victorias de los miembros del Big-3 se produjeron ante jugadores debutantes en una final de Grand Slam. Ya saben que, salvo extraterrestres mentales como Wawrinka o del Potro, la primera vez en el mayor escenario cuesta más, y los finalistas debutantes suelen entrar más nerviosos a las finales. Juzguen ustedes esa tendencia en función de las victorias ante ellos del Big-3:

Rafael Nadal

1. Mariano Puerta, Roland Garros 2005 (Nadal también era debutante en una final de Grand Slam)

2. Tomas Berdych, Wimbledon 2010

3. David Ferrer, Roland Garros 2013

4. Kevin Anderson, Us Open 2017

5. Dominic Thiem, Roland Garros 2018

6. Daniil Medvedev, Us Open 2019

Novak Djokovic

1. Jo-Wilfried Tsonga, Open de Australia 2008

Roger Federer

1. Marcos Baghdatis, Open de Australia 2006

2. Fernando González, Open de Australia 2007

3. Novak Djokovic, Us Open 2007

4. Andy Murray, Us Open 2008

5. Robin Söderling, Roland Garros 2009

En este sentido, observamos como Nadal pudo tomar ventaja (como decimos, estos datos siempre tienen que ser contextualizados por estados de forma y ranking) en un mayor número de ocasiones del estatus de sus rivales en finales de Grand Slam, seguido a su vez por Federer, que se midió a 5 finalistas por primera vez. Djokovic es el que menos veces se encontró en esta tesitura, aunque sí tuvo la fortuna de abrir su cuenta de Grand Slams ante un jugador no experimentado en estas citas. Por poner en perspectiva la relativa importancia de esto, recordemos que Andy Murray tuvo que jugar 10 (!) finales hasta medirse en el duelo por el título contra alguien que NO fuese parte del Big-3 (Milos Raonic, en la que es hasta la fecha su última final de Grand Slam, en Wimbledon 2016).

Llegados a este punto, poco más que añadir. Tras analizar diferentes baremos y diseccionar en función de diferentes puntos, podríamos llegar a la conclusión de que Federer es quien más finales ha ganado, pero no el más efectivo en ellas; que la monstruosidad de Nadal sobre tierra batida le empuja, inevitablemente, a ser quien mejor porcentaje tiene, especialmente a la hora de mirar Grand Slams; que Djokovic es el más fuerte cuando se mide a rivales de estatus similar, pero que se enfrentó en más ocasiones a ellos por las circunstancias de su época, y que la igualdad y los pequeños márgenes siguen siendo la tónica reinante cuando hablamos del Big-3.

Ahora os toca a vosotros sacar vuestras conclusiones. ¿Qué os parecen estos datos? ¿A quién le confiaríais vuestra vida en una final a vida o muerte? De lo que algo está claro es que su vigencia nunca morirá, y que somos afortunados de vivir y analizar todo esto.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes