"La rivalidad entre los rusos es sana porque son amigos entre ellos"

Marat Safin y Yevgeny Kafelnikov compartieron grandes momentos de su carrera y desvelaron qué hace diferente a esta generación de rusos.

Kafelnikov y Safin tras conquistar la Copa Davis. Fuente: Getty
Kafelnikov y Safin tras conquistar la Copa Davis. Fuente: Getty

Hubo un momento en el que el tenis ruso estuvo en lo más alto del ranking. En primer lugar el país del Kremlin llegó a la cima gracias a Yevgeny Kafelnikov, ganador de dos Grand Slams, con un estilo relativamente sencillo pero muy efectivo. Kafelnikov era un témpano de hielo desde el fondo y así despedazaba a sus oponentes; quien tomó las riendas de su país más tarde, sin embargo fue todo lo contrario. Marat Safin era ese volcán que, cuando se encendía, no dejaba a títere sin cabeza. También ganó dos Grand Slams: ambos popularizaron el deporte en Rusia.

Tiempo después, una hornada de cachorros rusos viene pisando muy, muy fuerte. Daniil Medvedev ya ha llegado a la final de un Grand Slam y conquistado dos Masters 1000, Karen Khachanov conquistó un torneo de la misma categoría derrotando en la final a Novak Djokovic y Andrey Rublev venía pisando muy fuerte hasta que la pandemia interrumpió su meteórica ascensión. Los tres tenistas son top-15 y prometen llevar a Rusia a cotas muy altas. Sobre ese y otros aspectos más curiosos reflexionaron Kafelnikov y Safin en el último episodio de Tennis United.

"La competición entre ellos es sana porque todavía son buenos amigos. Van a cenar juntos, por ejemplo. Son muy buenos chicos, muy amables, lo que es positivo. También es positivo que están preparados para aprender, siempre dispuestos", afirmó sobre el triunvirato ruso Marat Safin. Kafelnikov pronunció una opinión similar, tomando como comparación la competición que existió cuando la figura de su buen amigo Marat surgió en el circuito:

"Cuando me convertí en top-10, Marat tenía seis años menos que yo y siempre quería alcanzarme, así que tuvimos una competición muy bonita entre los dos. A cada uno nos motivaba lo que hacía el otro. Ahora tenemos a tres chicos que están dentro del top-20, los tres compitiendo los unos contra los otros. Por eso el tenis ruso es tan exitoso en este momento".

Eso sí, no siempre fueron todo sonrisas y rosas por el camino. Las carreras de Safin y Kafelnikov también se recuerdan por los momentos de furia de uno y otro, especialmente los de Marat. "La compañía HEAD me regaló una tabla de snowboard con el número de raquetas que rompí durante mi carrera: 1,055. ¡Las habían contado todas!", recordó el moscovita ante la risa de su compatriota. Pero es que Kafelnikov parece ser que tampoco se queda atrás en este aspecto.

"Recuerdo estar en las gradas en Barcelona viendo jugar a Yevgeny junto a Daniel Vacek un partido de dobles. Ambos habían ganado tres Grand Slams. Vacek hizo una doble falta. Yevgeny se estaba enfadando, muy poco a poco. Vacek cometió la segunda doble falta seguida y Yevgeny rompió la raqueta", rememora Safin sobre los exabruptos de su buen amigo entre las risas de ambos.

Por último, ambos tenistas rememoraron cuáles fueron los mejores momentos de sus carreras. "Ganar Grand Slams y llegar al número uno fue el punto más alto de mi carrera. Ambas significan muchísimo para mí", afirmó Kafelnikov. Safin va en la misma línea. "Uno de los mejores recuerdos es, desde luego, el Us Open. El segundo es vencer a Federer en las semifinales del Open de Australia y luego ganar el torneo. El primero fue totalmente inesperado mientras que el segundo me lo gané, me lo trabajé. Ya lo había intentado un par de veces y parecía que no llegaba... pero finalmente lo conseguí".

Comentarios recientes