Wawrinka: "Federer ha sido como un hermano mayor dentro del circuito"

Stan Wawrinka y una entrevista para degustar. El suizo habla del momento actual y sus dificultades, su relación con Federer y sus mejores y peores momentos.

Stan Wawrinka. Foto: Getty
Stan Wawrinka. Foto: Getty

Es una de las mejores entrevistas que le han hecho a Stan Wawrinka desde su irrupción a jugador grande en 2014. El de Lausana charla larguísimo y tendido con el medio Illustré, donde repasa toda su carrera, la dificultad actual, su relación con Roger Federer y multitud de cirucnstacias que le han hecho ser quien es hoy en día.

- Stan comienza hablando de la dificultad del tiempo actual, con la Covid-19 condicionando su planificación.

"He elegido planificar mi programa de entrenamiento de acuerdo con esta fecha. Porque, en algún momento, tenemos que volver a establecer una fecha límite, incluso si no es seguro. Estados Unidos todavía está en medio de la crisis de Covid-19 y nadie sabe cómo se desarrollará la situación allí. Estamos hablando de puertas cerradas, jugando Cincinnati y el US Open en el mismo lugar, albergando a jugadores en un hotel. Pero todos sabemos que todavía hay mucho por hacer. Como deportistas, estamos acostumbrados a adaptarnos."

- El mejor momento de su carrera. Melbourne, 2014.

"Fue claramente el Abierto de Australia lo que marcó mi carrera. Es un Grand Slam, no hay nada por encima. Ese 26 de enero de 2014 es la cima de mi vida. El sueño, de verdad. Estaba en una pequeña nube. Estaba a punto de jugar mi primera gran final, me sentí en buena forma, bien con mi juego, tuve que jugar ante Nadal, el número uno del mundo. En el peor de los casos, ¿qué? pues pierdo!".

- El US Open, un momento muy complicado. Momentos antes, Stan vomitó.

"Tenía 31 años, pensé que podría ser mi última oportunidad para un Grand Slam. El calentamiento salió mal. Había mucho viento, estaba tenso y de mal humor. Fuimos a comer con mi equipo, me aislé al final de la mesa con mis auriculares, no quería que me hablaran. Después de la comida, me uní al vestuario. Fui al fisio, me calenté. Y luego, cinco minutos antes de entrar la pista, de repente me sentí muy mal, extremadamente nervioso. Comencé a llorar. Incluso tuve que ir a vomitar. Magnus vino a hablar conmigo y me recuperé justo antes de encontrar a Novak en el pasillo para la entrevista previa al partido".

- ¿El momento más amargo de Stan?

"Mi semifinal de Masters contra Federer en 2014, con diferencia. Perdí aquel juego después de tener cuatro puntos de partido. Tenía que ganar y ese día no hice lo necesario para llegar allí. Fue una semifinal de Masters, el torneo más popular después de los Grand Slams, que reúne solo a los ocho mejores jugadores del mundo. Haber podido jugar contra Djokovic en la final y esperar ganar habría sido enorme. Perdí esta oportunidad. Fue muy, muy duro. A la noche siguiente, apenas dormí. Pensé mucho y hablé con mis familiares para soltarlo todo. Lo que me salvó fue encontrarme con el equipo suizo de la Copa Davis unos días después. Al día siguiente, fui a Lille en tren con Seve."

- Su relación con Federer y haber coincidido con él, ¿un inconveniente?

"Al contrario, me enseñó mucho. Cuando entré en el circuito, él ya era el número uno del mundo y había ganado varios Grand Slams. Pocos jugadores jóvenes han tenido la oportunidad de entrenar con un campeón de este nivel. Siempre me ha gustado aprender de los demás y a menudo digo que le debo muchos de mis títulos de Grand Slam a los Roger Federer, Rafael Nadal y Novak Djokovic. Ciertamente soy el jugador que más entrenó con ellos. Vi muchos de sus partidos. Al comienzo de mi carrera, pude contar con el consejo de Roger antes de enfrentarme a los mejores. Era como un hermano mayor en el circuito".

- ¿Qué consejo daría Stan para quien está empezando?

"La importancia de vivir en el momento presente. Durante veinte años, ha sido utilizado diariamente por la prensa, los fans, los viajes, los torneos, el entrenamiento. Mis días están muy llenos y, sin embargo, permanece en una calma increíble. Incluso cuando tiene que hacer algo que lo patea menos, lo hace a fondo, mejor que todos los demás. Con los años, también estoy tratando de acercarme a eso.

- ¿Saben los aficionados que Wawrinka comenzó pegando el revés a dos manos?

"Hasta que cumplí 11 años, me golpeé el revés con ambas manos. Era mi entrenador del día, Dimitri Zavialoff, al ver que no estaba muy cómodo, quien me convenció de hacer mi revés con una mano. Al principio me costó mucho, porque a esa edad no era muy poderoso físicamente. Terminó dando sus frutos".

Comentarios recientes