Djokovic, listo para jugar en Nueva York si no hay cuarentena

Según asegura MARCA, el número uno del mundo ya entrena con un objetivo en la mente: ganar en Flushing Meadows. Eso sí, su presencia está sujeta a una condición.

Novak Djokovic, durante el Us Open 2019. Fuente: Getty
Novak Djokovic, durante el Us Open 2019. Fuente: Getty

Novak Djokovic tiene una agenda estructurada y un claro objetivo en mente: el Us Open. Eso sí, si algo ha demostrado esta pandemia es que todo puede cambiar de un momento a otro. En cuestión de segundos, una decisión puede hacer que tus mayores planes vuelen por los aires. Cabe la posibilidad de que el Grand Slam neoyorkino no se dispute, que la burbuja en la que se concentrarán este torneo y Cincinnati sea inviable. Muchos tendrían que hacer un reajuste del planes... incluido el serbio, que ya se prepara con esa cita en mente.

Según MARCA, los últimos vídeos en los que se ve a Novak entrenando sobre pista dura no son sino el comienzo de una exigente preparación con los torneos estadounidenses en la mente. En los últimos días hemos visto al número uno del mundo usar la Academia de Janko Tipsarevic para ponerse a punto, en este caso bajo el tapete de su superficie predilecta. Si bien cuando volvió de la cuarentena, recuperado del positivo por COVID-19, sus entrenos empezaron en tierra batida, ahora el serbio ha cambiado de escenario.

Y todo es, claro está, porque el Us Open está en la mente. Es, al fin y al cabo, una oportunidad casi irrepetible de sumar un Grand Slam más a su casillero, un Grand Slam que le dejaría prácticamente a las puertas de los dos tenistas más grandes en cuestión de Majors. Es una posibilidad prácticamente puesta en bandeja de plata debido a la más que dudosa presencia de Rafael Nadal, que al contrario de lo que está haciendo Novak, está llevando a cabo sus entrenamientos sobre la tierra batida de su Academia en Manacor.

Solo hay un pequeño inconveniente. Una cuestión por puntualizar que resulta el escollo más importante a la hora de confirmar la presencia del serbio en Flushing Meadows. En la actualidad, con la regulación existente en Europa, la vuelta desde los Estados Unidos, uno de los principales focos de transmisión del virus, obliga a cualquier persona a llevar a cabo una cuarentena de 14 días al pisar territorio europeo. Esto, como es lógico, altera completamente los planes de Nole.

Esos 14 días de cuarentena serían un durísimo revés a la hora de preparar concienzudamente Roland Garros, que comenzaría solo una semana después de finalizar dicha cuarentena. No solo eso: eliminaría prácticamente cualquier opción para Novak de disputar ya sea el Masters 1000 de Madrid o el Masters 1000 de Roma. Es posible que, debido a su cercanía en este nuevo calendario con respecto al Us Open, Djokovic solo decida disputar uno de ellos, pero un aislamiento de dos semanas no le daría en ningún caso un margen de preparación óptimo.

Parece este, sin dudas, el mayor escollo que presenta la disputa del Us Open para el grueso del circuito. Es por ello que la ATP ha convocado una reunión a finales de mes en las que se discutirán los diferentes escenarios, los diferentes planes a seguir. El calendario ya está trazado, pero aún hay dudas de su viabilidad. A falta de una decisión oficial, que llegará a final de julio, Djokovic ya se prepara el Us Open. Y que se prepare el resto, claro está.

Comentarios recientes