Las claves para ser un buen doblista

Robert Lindstedt y Bruno Soares apuntan las claves para ser un buen doblista, una modalidad para la que es necesaria una preparación técnica y física específicas.

Soares y Murray. Foto: Getty
Soares y Murray. Foto: Getty

En realidad es otro deporte. Lo compartes todo con otra persona, tus golpes no cubren más de 22 metros de pista sino muchas veces la mitad, pues la zona de golpeo es en la red. Ya no cubres ni defiendes 8,23m de ancho, sino 10,97m. Ya no pierdes ni ganas solo. Ya no armas el golpe con un arco amplio, sino con un golpe de muñeca; a veces, ni hay golpe que preparar. El tiempo se estrecha y tu juego lo pefeccionas a un ritmo muchisimo mayor.

La prueba de dobles crea especialistas. No son tenistas que juegan a dobles sino doblistas que practican un juego parecido pero ni mucho menos igual. Una suerte de adaptación que da forma a una disciplina secundaria, sin duda, pero de un gran valor técnico para según qué situaciones. Sobre ese interesante tema, lo que caracteriza a un doblista, han hablado Robert Lindstedt y Bruno Soares en la web de la ATP.

- El sueco, exnúmero 2 del mundo de dobles, apunta al instinto y la reacción como estado natural de doblista.

“Cuando las cosas van veloces, soy mejor. Si no te sientes cómodo en un ritmo tan intenso en pista, olvídate. Debes tener una gran reacción. La rápida decisión llega de forma natural, de lo contrario te quedarás esperando sin saber dónde ir o qué hacer. Hay tener tu sistema nervioso activo y saber lo que pasa más rápido, y eso básicamente se consigue entrenando a un ritmo más alto de lo que estás acostumbrado durante un período de tiempo más largo. Poco a poco, sube tu nivel. Si bien, es cierto, que algunos nacen con más facilidades que otros”.

- Para Soares, por otra parte, lo verdaderamente importante en el dobles es saber adaptarse a las diferentes condiciones con las que se convive.

“Todos sabemos que los grandes jugadores tienen grandes golpes. Pero creo que en el dobles lo que marca a un gran jugador es su capacidad para adaptarse”, advierte Soares. “Estamos constantemente adaptándonos a diferentes condiciones: pista rápida o lenta, velocidad de la pelota, altitud, nivel del mar, tierra, hierba, pista dura, diferentes compañeros, diferentes semanas… Creo que una gran jugador es alguien que tiene increíbles golpes, pero también gran capacidad para adaptarse a todas estas situaciones a las que estamos expuestos durante el año”.

Comentarios recientes