Los 4 milagros de Novak Djokovic

Recordamos cuatro momentos críticos del tenista serbio en territorio Grand Slam. De los cuatro salió vivo para luego obrar el milagro y quedar campeón.

Novak Djokovic marca el camino. Fuente: Getty
Novak Djokovic marca el camino. Fuente: Getty

Para ser el mejor del mundo no es suficiente con sonreír y posar con el trofeo las tardes donde todo funciona. También hace falta apretar los dientes y agarrarse a la pista en los momentos de máxima tensión. Ese momento donde miras el marcador y el 95% de los jugadores dan la batalla por perdida, en ese segundo es donde nacen los grandes campeones. De todo esto sabe mucho Novak Djokovic, uno de los grandes dominadores de la última década. Al serbio, actual número 1 mundial, se le recordará siempre por cuatro encuentros de Grand Slam donde se disfrazó del mismísimo Houdini y trabajó el escapismo como nadie.

US Open 2011 – Semifinal vs Roger Federer

Vamos con la primera fuga del tenista de Belgrado en uno de los torneos donde más sorpresas vimos en los últimos años. Nueva York fue coto privado de caza para Federer durante cinco años consecutivos, hasta que Del Potro en 2009 frenó su racha. En 2010 sería el serbio quien le pararía los pies y justo eso mismo fue lo que repitió en 2011. Con 5-3 y 40-15 para el suizo en la quinta manga, Djokovic desconecta de todo y se olvida del marcador para pone un resto ganador que enciende al público. Sus opciones penden de un hilo, pero aquella bola enfurece a Roger, tanto es así que se ve superado por la actitud de su rival y pierde todo su brillo. Fueron dos bolas de partido que sobrevolaron la Arthur Ashe, el punto de inflexión para que Nole demostrara que, para ganarle, había que rematarle varias veces. El de Basilea no volvió a sumar más juegos y, pese a sacar fuerza para sonreír en la red, en su interior sabía que tenía enfrente al hombre que más disgustos le iba a dar en los próximos años.

Open de Australia 2012 – Final vs Rafael Nadal

Pocas veces habrá dejado escapar el balear un quinto set de Grand Slam en el que tenía break a favor. Después de más de cinco horas de batalla, donde el físico y la mente empiezan a ser más importantes incluso que el propio tenis, Nadal nunca suele fallar. Pero lo hizo en Australia aquella temporada, precisamente en la final, y de nuevo ante un rival que venia de tumbarle una y otra vez el curso anterior, superándole en cada domingo de competición que el calendario les iba reuniendo. La leyenda balcánica se multiplicaba a cada torneo que pasaba y, si hacía falta un milagro, Melbourne era el lugar indicado. Con un 4-2 en contra en el set definitivo, Novak sacó la varita adecuada para girar el marcador y convertirse por tercera vez en el rey de las Antípodas, deteniendo el reloj en 5h53min. La cara de Rafa tras el último punto lo dice todo, de esos partidos donde no hay manera de aliviar la frustración del perdedor.

Wimbledon 2018 – Semifinal vs Rafael Nadal

Más de seis años después de lo sucedido en Melbourne, Nadal y Djokovic seguían enfrentándose en las grandes finales, confirmando que ahora eran ellos los protagonistas más habituales en este tipo de rondas donde se ponían en juego los títulos de Grand Slam. Sucedió también en Wimbledon 2018, donde la final anticipada se jugó en semifinales con Kevin Anderson esperando ya en la final. Aquel fue un partido que todavía tenemos en la memoria por la tremenda igualdad, el alto nivel de tenis e incluso por la polémica vivida con el cierre del techo y todo lo que eso conlleva. Pero el espectáculo era innegociable hasta que bajase el telón. Con 7-7 en la quinta manga, Noval sufre varias turbulencias en forma de puntos de break que ponen en riesgo sus opciones, pero todas las salva. Minutos después, con 9-8 a su favor, es el balcánico quien levanta el puño al anotarse un juego en blanco al resto verse una vez más vencedor de esa batalla mental continua ante Nadal. Horas después le veríamos levantando un nuevo título en La Catedral.

Wimbledon 2019 – Final vs Roger Federer

Por muy poca memoria que tengan, este es el único partido de la lista que posiblemente no haga falta refrescarles. Hablamos de la última final de Wimbledon, según Becker y Edberg, una de las mejores que se han visto en Londres en toda la historia del torneo. Quizá por nivel de tenis sea discutible, aunque por emoción y dramatismo no admite duda que lo tuvo todo. Djokovic, que defendía la corona, volvió a verse entre la espada y la pared en el quinto set ante un Roger que se trasladó por un momento al Us Open 2011. Era 8-7 para el suizo y 40-15. Dos bolas para levantar su noveno Wimbledon con casi 38 años de edad. Una crónica que ya estaba escrita en muchos documentos pero que, milagrosamente, nunca pudo publicarse. El helvético tuvo otra desconexión ante su archienemigo y vio volar una ventaja que ya no volvería. Por primera vez en su carrera, Roger Federer dejaba escapar una final de Grand Slam teniendo punto de partido. ¡Y con su saque! Houdini lo había vuelto a hacer, quién si no.

¿Cuál de las cuatro remontadas os pareció más épica? ¿Recordáis alguna otra heroicidad del serbio?

Comentarios recientes