Bertrand Clark, el primer tenista negro que compitió en Wimbledon

Desvelamos la impresionante trayectoria de este jugador jamaicano que jugó el torneo londinense en 1924 erigiéndose en pionero y con una historia particular.

Bertrand Clark, primer tenista negro que jugó en Wimbledon. Foto: gettyimages
Bertrand Clark, primer tenista negro que jugó en Wimbledon. Foto: gettyimages

Mirar al pasado puede ofrecer importante lecciones para el presente y futuro, así como historias inspiradores. Una de esas historias es la encarnada por Bertrand Milbourne Clark. No ganó títulos de Grand Slam ni cosechó grandes victorias internacionales, pero abrió el camino de la lucha por la igualdad racial, se afanó por divulgar la necesidad de respeto a las personas de raza negra y soportó todo lo soportable con tal de cumplir su sueño: jugar en Wimbledon. Lo consiguió en 1924, desafiando todas las limitaciones de la época al viajar desde Jamaica, donde llegó a ser campeón nacional 19 veces en tenis; y conviene hacer la matización porque también fue una figura de éxito mundial en el golf.

Hijo de un dentista, sobresalió en la cancha de tenis desde que era un niño y asumió el difícil rol que tenía por delante; luchar contra el racismo con una raqueta de tenis. Viajó a Estados Unidos, llegó a jugar un partido de dobles haciendo pareja con el príncipe Alberto de Mónaco para promover el respeto e igualdad racial y trató de impulsar el tenis en su isla, compaginando las labores de entrenador con su trabajo como funcionario público. Su posición de privilegio hizo que pudiera luchar por los derechos de la población negra y abolir los rescoldos de la esclavitud y el aún latente odio que existía hacia los negros. Falleció en 1958 y han tenido que pasar más de 50 años para que un familiar retome su historia, contada en Telegraph.

Rebuscando en los archivos de Wimbledon, se puede apreciar que Bertrand Clark disputó en dos ocasiones el torneo: 1924 y 1930. En la primera, comenzó en una especie de fase de grupos clasificatoria para el cuadro final, en la que ganó tres partidos y perdió uno. Cosechó un billete al torneo principal, donde cayó en cinco mangas contra Vincent Burr. Seis años más tarde volvería a probar suerte, topándose de nuevo en primera ronda con un local que cortó sus aspiraciones, como fue Herman David. Debió ser una imagen memorable ver a un hombre negro codearse con una élite opresiva en muchos casos con las personas de su raza. Su recuerdo sigue vivo y son momentos clave para inspirarse con él. Bertrand Milbourne Clark fue un apasionado del tenis que cumplió su sueño y quiso que otros también pudieran cumplirlo.

Comentarios recientes