“Han sido los dos mejores de la historia sobre césped”

Paul Annacone, quien fuera entrenador de Pete Sampras y Roger Federer, analiza el estilo de juego de sus dos alumnos cada vez que llegaba la gira de hierba.

Roger Federer y Pete Sampras. Fuente: Getty
Roger Federer y Pete Sampras. Fuente: Getty

Pete Sampras, siete títulos en Wimbledon. Roger Federer, ocho títulos en Wimbledon. Si estos dos no son los mejores jugadores de la Era Open sobre hierba, que baje Dios y lo vea. Algunos privilegiados tuvieron incluso la fortuna de verles brillar de cerca, casi siempre desde la primera final del teatro. Es el caso de Paul Annacone, mítico entrenador del circuito masculino que llegó a dirigir la carrera de ambos. En un reportaje elaborado por ATP, el técnico estadounidense desgrana el juego de sus dos pupilos, marcando en qué se diferenciaban y en qué casos seguían el mismo patrón.

“En Pete destacaba claramente su servicio. Para mí, posiblemente sea el mejor sacador que he visto en mi vida, al menos el que mejor defendía sus juegos con el saque”, comienza señalando Annacone. “Roger en este aspecto es un poco diferente, aunque su saque también sea increíble, pero destacaría antes el resto de su juego sobre césped, sobre todo la habilidad para coger la pelota temprano y anticipar cada jugada. Esto lo hace muy diferente respecto al resto de la gente”, valora el de 57 años.

Dos perfiles que obtuvieron su máximo prestigio sobre pasto, aunque partiendo de un estilo diferente. “Esa es seguramente la gran diferencia entre los dos”, apunta Paul. “Roger se apresura desde el fondo de la cancha para tener siempre una buena posición en pista y agarrar la iniciativa para mandar con el primer golpe; Pete, directamente, te abrumaba con su servicio”.

El destino quiso que solamente se enfrentaran una vez, eso sí, tenía que ser en Wimbledon. Aquella victoria de Federer en 2001 marcó un antes y un después en su camino, convirtiéndole en su heredero de cara al futuro. Más tarde se confirmaría este pronóstico, llegando a reinar en La Catedral en ocho ocasiones (una más que Pete) y abriendo un debate sin claro resultado: ¿cuál de los dos fue mejor sobre hierba? ¿Acaso se pueden comparar las épocas?

“Ambos han sido los dos mejores jugadores sobre canchas de césped de sus respectivas épocas, aunque se jugaba muy diferente en cada una de ellas”, opina Annacone. “Los dos se mostraron increíblemente seguros, muy sólidos mentalmente cuando estuvieron bajo presión. En torneos que se disputan sobre hierba, donde apenas tienes tiempo de adaptación, ambos desarrollaron esa fluidez innata para pensar rápidamente con los pies, y así luego sacar el mayor potencial de su juego en los grandes momentos”, sostiene el de Nueva York.

Esa diferencia de la que habla Paul se centra especialmente en el tipo de hierba de los 90 y el tipo de hierba actual, dos superficies que en nada se parecen. ¿Hubiera ganado Novak Djokovic cinco Wimbledon en la hierba de hace tres décadas? “Ahora es posible exponer tu propio estilo de juego en todas las superficies, pero hace años era imposible hacerlo y tener el mismo nivel de éxito”, asegura Annacone, ex Nº12 del mundo en su etapa como jugador. “En los días de Pete, el tenis era mucho más un pim-pam-pum, pero luego todo cambió, el deporte evolucionó, aunque los mejores jugadores siempre aprenden a adaptarse”.

Ahí es donde reside la clave para dar solución a esta ecuación, la carta maestra que utiliza Paul para reflejar la grandeza de Pete y Roger. “No me gusta comparar épocas, pero siempre he creído que los mejores jugadores serían capaz de resolver cualquier obstáculo. El tenis ha cambiado mucho, pero los líderes del vestuario se dan cuenta de todo, saben qué hacer en cada situación y estoy seguro de que ambos se hubieran adaptado a las circunstancias si les hubiera tocado jugar en otra década”, concluye.

Comentarios recientes