Federer: "El momento de la retirada se acerca y sé que echaré mucho de menos el tenis"

El suizo repasa toda su vida y habla de temas muy profundos, sin eludir temas como su relación con Nadal o su próxima retirada del tenis.

Roger Federer habla de su retirada. Foto: gettyimages.
Roger Federer habla de su retirada. Foto: gettyimages.

Madurez, inteligencia y honestidad. Son tres de las virtudes que transmite Roger Federer cada vez que se somete a una entrevista y cuando ésta se desarrolla en un entorno tranquilo y sin prisas, las conclusiones que se pueden extraer de lo dicho por el maestro suizo son muy importantes. El de Basilea asume con entereza el momento vital en el que se encuentra y es consciente de que su figura excede al deporte. Busca exprimir sus últimos años como profesional y se afana por lanzar mensajes inspiradores que reafirmen su papel de referente mundial. El diario alemán Zeit ha tenido el privilegio de mantener una magnífica charla con un hombre especial.

- La soledad del tenista en la pista y todo lo que ello exige. "El tenis es un deporte muy especial, resulta muy duro estar horas y horas en la pista, con muchos nervios, y ni siquiera poder preguntar algo a tu familia o entrenador. Por eso hablamos tanto solos. Habrá gente que piense que estamos locos, pero a veces es necesario hablar contigo mismo para soltar la tensión y encontrar la concentración necesaria. Yo me digo a mí mismo todo el rato: punto a punto, paso a paso. De junior no hacía más que criticarme a mí mismo, en cada bola, y tiraba la raqueta. Mis padres se avergonzaban y me decían que no volverían a acompañarme a ningún torneo", recuerda el suizo.

- Momento decisivo en su carrera y proceso para cambiar de actitud. En alguna ocasión, hemos rememorado un famoso partido del suizo ante Franco Squillari en Hamburgo 2001, donde dio una muy mala imagen, tal y como recordaba el propio argentino en una charla con Puntodebreak. "Estaba jugando mal y terminé rompiendo la raqueta. Vi cómo me miraba mi familia, mi equipo, mis entrenadores, y sentí que jamás podría repetir aquello. Tenía que cambiar definitivamente. Fue un proceso largo y recibí la ayuda de un psicólogo. Tardé dos años en encontrar el equilibrio perfecto entre la pasión y la calma", declara el helvético.

- Camino hasta el profesionalismo cuando apenas era un niño. "Mis padres se gastaron en mi formación tenística unos 30.000 francos suizos al año (ahora mismo equivaldría a 28.000 euros), pero tenían cierto escepticismo con que pudiera ser profesional. Cuando cumplí 16 años, les planteé la necesidad de dejar los estudios para centrarme totalmente en el tenis. Mi padre me dijo que tenía 2 años. Si en ese plazo no había claras opciones de ser profesional, volvería directo al instituto. Yo le decía que confiaba en mí, que creía que tenía algo especial y, por fortuna, pronto me convertí en número 1 junior.

- Quiénes han sido sus grandes referentes. "Me hice tenista gracias a Boris Becker, me encantaba su estilo, aunque luego mi preferido fue siempre Stefan Edberg. También la eclosión de Hingis me pilló siendo joven y disfruté muchísimo con sus hazañas de precocidad. Un deportista que siempre me ha resultado inspirador es Michael Jordan", reflexiona el suizo antes de ser cuestionado por The Last Dance. "Tengo pendiente verlo, me han hablado mucho de ello y quiero verlo todo seguido. Alguna vez he pensado en llevar cámaras que filmen mi día a día, pero no es fácil porque viajo con la familia y quiero cierto intimidad", aseveró.

- Rivalidad con Rafael Nadal. "Cuando le conocí me sorprendió porque era extremadamente tímido fuera de la pista y le veías competir... Era increíble la agresividad con la que jugaba. Hubo mucha rivalidad entre nosotros y a veces no fue sencillo. Hemos tenido grandes duelos, pero siempre nos respetamos mutuamente y sabíamos que éramos referentes de mucha gente y representábamos a nuestro amado deporte. Nuestras familias se llevan muy bien, siempre nos felicitamos por los triunfos del otro".

- Añoranza del tenis en estos momentos y cómo afronta la próxima retirada. "Al principio solo me preocupaba la salud, pero ahora realmente echo mucho de menos la sensación de jugar en un estadio lleno. Sé que el momento de retirarme está cada vez más cercano y creo que voy a extrañar muchísimo el circuito. Debo ser paciente y seguir trabajando. Hubiera sido fácil para mí retirarme en esta coyuntura, pero quiero seguir dándome oportunidad de disfrutar del tenis. La rehabilitación va bien, me voy a tomar mi tiempo para regresar en plena forma", declara Roger.

- Cuál ha sido su mejor momento como tenista profesional. "Mi primera victoria en Wimbledon es lo que se me viene a la cabeza instantáneamente cuando me preguntan eso. Ganar ese torneo era lo que siempre había soñado de niño y ver que, de repente se convierte en realidad, fue mágico. Aquel fue el momento más hermoso e importante de toda mi vida deportiva", dijo Roger Federer en una entrevista realmente interesante.

Comentarios recientes