Björn Borg y su cercanía a la perfección en Wimbledon

El sueco tan solo perdió cuatro partidos en este evento y encadenó cinco títulos consecutivos, estableciendo un idilio mágico con el Grand Slam británico.

Björn Borg, trayectoria en Wimbledon. Foto: gettyimages
Björn Borg, trayectoria en Wimbledon. Foto: gettyimages

Nunca un témpano de hielo fue capaz de transmitir tantas emociones. Nunca encontró la hierba una figura que pisara con tanta firmeza y elegancia, desplazándose por la misma como si de un patinador artístico se tratara. Björn Borg encontró en Wimbledon la cuadratura del círculo, la plasticidad más efectiva y, en definitiva, la perfección. Jugó 55 partidos en el All England Lawn Tennis Club, encadenó cinco títulos, salió victorioso en uno de los mejores partidos de la historia ante John McEnroe en 1980 y tan solo un año después, consideró tan incomprensible una derrota, que decidió retirarse a los 26 años. ¿Porcentaje de partidos ganados en el Grand Slam londinense? 94,4%. Difícilmente superable.

Los jugadores con más títulos en Wimbledon

Los jugadores con más títulos en Wimbledon

Hacemos un repaso al palmarés de los mayores ganadores de la historia del torneo de Wimbledon, tanto en el apartado masculino como femenino.

Seguir leyendo
Borg Vs McEnroe: La final que cambió la historia del tenis

Borg Vs McEnroe: La final que cambió la historia del tenis

Londres, Wimbledon, año 1980. Björn Borg y John McEnroe protagonizan un duelo increíble en una de las mejores finales de este deporte.

Seguir leyendo

Pocas personalidades en el mundo del tenis ha habido tan fuertes y carismáticas como la del sueco. Un talento innato cuya imagen proyectada de frialdad no se correspondía con el cúmulo de emociones que bullía en su interior. La máscara que adquirió Björn y que le ayudó a desarrollar una impresionante carrera generó tanto estupor como su juego. Aún más lo hizo el hecho de poner de manifiesto que se podía ser el mejor del mundo tanto en tierra batida como en hierba. Nadie puede escudarse en que la hierba de la década de los 80 había sido ralentizada, su hazaña de sumar seis títulos en París y cinco en Londres es inaudita y nadie pudo aproximarse a ella.

Hizo el doblete en 1979 y 1980, pero volvamos a Londres. La primera vez que pisó el sueco la hierba londinense fue en 1973. Lo hizo con apenas 17 años, pero ya dio señales evidentes de poseer un aura especial. Tanto es así que llegó a cuartos de final, donde perdió con el británico Roger Taylor en cinco mangas. Su primera participación vaticinaba emociones fuertes, pero al año siguiente Björn no llegó en plena forma y claudicó en tercera ronda ante Ismail El Shafel. No se puede calificar de decepción que un adolescente pierda ese partido, y menos aún que cayera en 1975 ante Arthur Ashe en cuartos de final. Sin embargo, Borg debió considerarlo un atropello a su persona ya que la suficiencia que demostró en los años venidero fue insultante.

41 partidos consecutivos ganó el sueco. Haciendo de la victoria un hábito, Borg caminó sobre la hierba londinense con un aplomo pocas veces visto en el mundo del tenis. Su metódica preparación para cada partido, que se aprecia perfectamente en una de las mejores películas de tenis de la historia (Borg-McEnroe: el partido), pone de manifiesto su máxima confianza en sí mismo y cómo no se podía plantear nada que no fuera el triunfo. Años después se conoció la presión interna que arrastraba y el desgaste que su prolífica carrera le acabó generando y derivó en una retirada tan dramática como temprana.

Sus presas en las finales fueron Ilie Nastase, Jimmy Connors, en dos ocasiones, Roscoe Tanner y John McEnroe, siendo este último el que cambió la historia del tenis y tras el serio aviso de 1980, hizo que la muralla inexpugnable que había construido Borg en Londres, cayera y, con ella, todo su imperio. Fue un 22 de junio de 1981 el día que Björn Borg entregaba su corona al joven estadounidense y se despedía la catedral del tenis, donde fue lo más parecido a un Dios.

Comentarios recientes