Wimbledon 1995, la edición de las descalificaciones

El torneo de Wimbledon de 1995 será recordado por la edición de las descalificaciones, llegando a producirse dos en un intervalo de tiempo de tres días. Inaudito. 

Tim Henman junto a la recogepelotas. Foto. Getty Images
Tim Henman junto a la recogepelotas. Foto. Getty Images

No hay torneo de tenis más presttigioso que el de Wimbledon. El torneo británico es uno de los cuatro Grand Slams existentes en el calendario tenístico, pero por su historia y tradición se ha convertido en una cita imperdible para todos los amantes del deporte. Pero como pasan en los torneos con muchas ediciones, hay historias que merecen la pena contar. Hoy os contamos lo que sucedió hace 25 años, concretamente en 1995, donde el tenis era totalmente diferente al que tenemos ahora. En esa época, se destacaba por la elegancia y por el juego limpio, pero lo que sucedió en dicha edición es histórico, ya que se vivió dos descalificaciones de manera muy seguida y donde tuvo al estadounidense Jeff Tarango como involucrado de manera directa e indirecta.

En la primera ronda del dobles, Tim Henman que en esos momentos tenía 20 años y estaba llamado a ser el futuro del tenis británico hacía pareja con su compatriota Jeremy Bates, midiéndose a la pareja formada por el estadounidense Jeff Tarango y el sueco Henrik Holm. Durante el encuentro, Henman y Bates lideraban 2-1 en sets, pero todo cambió en el tiebreak del cuarto set. Henman perdió los papeles de manera considerable y metió un pelotazo que golpeó en la cabeza de una recogepelotas de 16 años que comenzó a llorar desconsoladamente debido al enorme dolor que tenía.

Henman se dio cuenta del error rápidamente e intentó explicar su comportamiento al juez de silla Alan Mills que rápidamente y sin escuchar la versión del británico le descalificó por conducta antideportiva, algo que provocó la tristeza de todo el público británico que estaba en las gradas apoyando a sus pupilos. La misma recogepelotas defendió a Henman diciendo que también ella tenía culpa por estar en esa posición, pero la decisión ya estaba tomada.

"Fue un accidente pero tengo que ser responsable de mis acciones", manifestó Henman en la rueda de prensa posteriori a su descalificación. Su oponente, el estadounidense Jeff Tarango confesó en zona mixta que la velocidad de la bola podría haber matado a la chica. Tras escuchar dichas declaraciones, Henman se defendió y manifestó: "Si ella no hubiera estado allí, estoy seguro de que no habría sido ni amonestado por pegarle a la bola". Un día después Henman se fotografió con la recogepelotas y le pidió perdón por lo ocurrido, quedando todo olvidado.

Dos días después, Tarango que vio de cerca la descalificación de Henman iba a ser protagonista. En su duelo de tercera ronda contra el alemán Alexander Mronz, el norteamericano iba a perder los papeles. Iba 7-6 y 2-1 perdiendo en el segundo set, cuando Tarango realizó un ace, pero el juez de silla señaló out. Dicha decisión no le iba a gustar nada a Tarango que mandó a callar al colegiado. Bruno Rebeuh que era el juez de silla le pitó un warning y eso hizo desquiciar a Tarango que pidió que le retiraran el warning y que quería un cambio de árbitro. Le rechazaron dicha propuesta y el estadounidense llamó corrupto al juez de silla que rápidamente le volvió a poner un warning y le hizo perder el juego.

Tarango no se lo pensó dos veces, recogió sus cosas y se marchó de la pista dejando atónitos a todos los presentes que se encontraban en la pista número 13 de Wimbledon. En menos de tres días, la edición de Wimbledon había visto dos descalificaciones, algo totalmente inédito en la Era Open y es que esa edición de Wimbledon será recordada por eso mismo.

¿Os imagináis que ocurriera esto en la actualidad?

Comentarios recientes