Dokic: "Caí en una depresión muy grave pero siempre quise encontrar una salida"

Jelena Dokic recuerda la etapa más dura de su vida, en la que su padre la maltrató día tras día, en mitad de sus mejores resultados deportivos.

Jelena Dokic recuerda la etapa más dura de su vida.
Jelena Dokic recuerda la etapa más dura de su vida.

Lo que cuenta Jelena Dokic en las páginas de 'The Age' no es nuevo. Se supo en 2009 y después, con todo lujo de desagradables detalles, en 2017, cuando publicó su autobiografía. Una vida llena de oscuridad y pánico, principalmente en su infancia y adolescencia, en la que su padre, Damir, maltrató continuamente a su hija, que hace ahora 20 años se convertía en semifinalista de Wimbledon.

"Eres patética. Eres una vaca". Es lo que se le ocurrió decir a Damir cuando su hija cayó en aquellas semifinales del año 2000, ante Lindsay Davenport. Se negó incluso a dejarla regresar a su hotel. Dokic terminó el día sola, llorando en un sofá en la sala de jugadores, advertida por personal de servicio del torneo explicándole que no podía dormir allí, mientras el árbitro Alan Mills encontró una habitación para ella en el Wimbledon Village.

"He pasado por muchas cosas. Pero no había muchas más opciones. O lo superaba o me rendiría. Casi me suicido en una etapa. No importaba lo grave de la situación, con el abuso de mi padre, la violencia y la intimidación, lo importante era que siempre quise encontrar una salida. Creía que había algo mejor, que podía encontrar una solución. Por eso estaba luchando, por tener una vida mejor algún día".

Dokic:

Dokic: "Llegué a perder el conocimiento"

La extenista Jelena Dokic relata, en su autobiografía y con todo detalle, cómo su padre Damir la maltrató durante toda su infancia

Seguir leyendo

Como cuenta en su autobiografía, su padre era un maltratador y manipulador, cuyo grado de depravación solo Jelena, aterrorizada por él desde el momento en que podía coger una raqueta, podía entender. En ese momento, tuvo que defenderlo en público o enfrentar terribles consecuencias. Como pasa en la gran mayoría de casos de abuso, es difícil que la víctima encuentre el camino para liberarse sin el temor de las represalias por parte de la figura maltratadora. Y así es cómo pasó con Dokic.

Rennae Stubbs, su compañera de dobles australiana, se dio cuenta de unas manchas moradas, claramente delatadoras del maltrato, y le preguntó a Jelena cómo estaba. Pero ella simplemente se encogió de hombros: "Estoy bien". Sabía que cualquier otra respuesta habría significado una represalia evidente. "Es difícil para la gente saber lo que estaba sucediendo en privado". Damir, entre todas las muestras de maltrato y sometimiento físico y psicológico, canceló la tarjeta de crédito de Jelena. "El dinero era lo más importante para él".

Pasados los años, Dokic vio como todo se desbordaba, que la presión tenía sus consecuencias emocionales. "Había caído en una depresión muy grave". El tenis era lo menos importante, su vida esta sufriendo las consecuencias de todo lo vivido, la factura de un proceso de destrucción por parte de su progenitor, hasta el punto de que un día de 2005 salió al balcón de su apartamento de un piso 30 en Montecarlo, con la intención de terminar con su vida. Hoy, 15 años después, Jelena ha reconducido su vida hacia lugares más tranquilos y luminosos, superviviente de una de las vidas más duras sufridas por un tenista en toda la historia.

Comentarios recientes