Toni Nadal, sobre Wimbledon 2008: "Nunca he vuelto a sentir lo mismo"

Toni Nadal y Wimbledon 2008. Un torneo que marcó a todo el equipo de Rafa Nadal y que el tío del mallorquín recordó en las páginas de 'The Times'.

Rafa Nadal tras ganar Wimbledon 2008. Foto: Getty
Rafa Nadal tras ganar Wimbledon 2008. Foto: Getty

Aquel momento, el que una amplia mayoría de la industria del tenis califica como el mejor partido de todos los tiempos, debe ser algo demasiado grande para sus protagonistas, en cualquiera de los dos bandos. Ponerlo en palabras no es fácil, pero Toni Nadal recordó hace un par de años con 'The Times' la final de Wimbledon 2008, compartiendo todo lo vivido en el 'box' del equipo de Rafa, cuanto Toni era el entrenador de su sorbino. Seguramente fue aquel el título más importante en la carrera de Rafa Nadal, por levantar su primer Wimbledon, por hacer doblete con Roland Garros en una misma temporada 28 años después y por auparse al número 1 del mundo.

"Recuerdo bien las sensaciones", comenta Toni para dejar la mejor frase de toda la conversación. "Estaba muy nervioso durante el partido. Nunca he vuelto a sentir lo mismo. Hemos tenido algunas derrotas muy difíciles a lo largo de los años y una de ellas fue la final de 2007. Al final del cuarto set, Rafael comenzó a sentir dolor en la rodilla. En el quinto set no pudo jugar de la misma manera. Fue duro para él porque sabía que estaba muy cerca de la victoria".

- Las cosas fueron muy diferentes en 2008.

"Cuando Rafael llegó a Roland Garros ese año, recuerdo que estaba a un nivel muy alto. Cuando vences a Roger tan fácilmente, crees que es más posible hacerlo en Wimbledon. Pensamos que Rafael realmente tenía una buena oportunidad, se sentía confiado antes del partido. Sabíamos que era un partido difícil contra el mejor, pero pensamos que era posible ganar. Después de dos sets supimos que Rafael se veía bien”.

- El parón por lluvia que protagonizó la final, antesala de la remontada de Federer.

"Sabíamos que era mejor para Roger en ese momento. Cuando perdimos el primer servicio, le dije a Carlos Costa, su manager, ‘Oh no, doble falta. No quiero ver el punto'. En el camino al vestuario, pensé: ¿Qué puedo decir? Habíamos perdido dos puntos de partido. Realmente, pensé que habíamos perdido la posibilidad de ganar Wimbledon, pero le dije a Rafa: 'Trata de ser consistente en los próximos dos juegos, llega al 4-4 y luego Dios decidirá quién es el campeón'. Me dijo: 'No te preocupes, quizás Roger Federer pueda vencerme, pero no voy a perder".

- La posible interrupción por falta de luz que llevaría el partido al día siguiente.

"Para mí, la oscuridad fue realmente dura todo el partido. Sabía que si Rafael no ganaba ese juego, tendríamos que jugar al día siguiente. El cuarto punto de partido fue un error de Federer. Rafael golpeó la pelota corta pero Federer tuvo algunos momentos para pensarlo y luego cometió el error. Después de siete horas, cuando se suman los retrasos por lluvia, ese momento es muy difícil para Federer".

- Un momento único, irrepetible.

"Fue increíble para nosotros porque era un sueño ganar Wimbledon. Después de dos derrotas, este increíble partido fue un momento especial para la familia. Nunca habría creído que Rafael sería el número 1 del mundo diez años después y tendría tantísimos títulos de Grand Slam. Es increíble."

Comentarios recientes