Las reacciones del mundo del tenis al positivo de Novak Djokovic

Numerosas personalidades, en activo o retiradas, han dejado sus comentarios y opiniones sobre el último acontecimiento relacionado con el Adria Tour.

Novak Djokovic, en el Adria Tour de Belgrado. Fuente: Getty
Novak Djokovic, en el Adria Tour de Belgrado. Fuente: Getty

Salió el anuncio del positivo de Novak Djokovic y las redes empezaron instantáneamente a echar humo. La última pieza de un efecto dominó que probablemente surgiese en mitad de la discoteca en la cual realizaron una fiesta nocturna, el número uno del mundo se ha visto inmerso en el ojo del huracán tras lo ocurrido el pasado fin de semana en Zadar. El Adria Tour ha acabado siendo una grave irresponsabilidad, una idea que nace de una buena intención, como reza su comunicado, pero ejecutada sin el menor cuidado por las medidas de precaución que se dan prácticamente en el resto del mundo.

Así pues, los protagonistas del mundo del tenis no han tardado en dar su opinión. Una mezcla de preocupación, respeto y la sensación, según muchos jugadores, de que esto era absolutamente inevitable que pasase. El primero en salir a la palestra ha sido Nick Kyrgios, uno de los críticos más feroces de las condiciones bajo las que se ha disputado el Adria Tour a lo largo de las últimas semanas y que no podía faltar en una cita como hoy para dejar su comentario tras la bomba del positivo.

El tenista de Canberra, de hecho, utilizó lo ocurrido para intentar hacer ver a la gente que sus comportamientos dentro de la pista no son tan irresponsables o antideportivos en comparación con los últimos acontecimientos que rodean al tenis mundial. "Oraciones a todos los jugadores que han sido contagiados por el COVID-19. No me digáis nada por mis comportamientos "irresponsables" o calificados como "estúpidos": esto se lleva la palma", sentenció el australiano adjuntando el vídeo de la famosa fiesta en la que Djokovic, Zverev, Thiem o Krajinovic bailaban el limbo sin camiseta en una discoteca nocturna de Belgrado.

Otro de los tenistas más críticos, aunque con una perspectiva más satírica, ha sido Tennys Sandgren. El cuartofinalista del Open de Australia ya comentó recientemente que pensaba "bautizar su agua con vibraciones positivas" en caso de que Djokovic no contrayese el coronavirus, en vista de los múltiples positivos que fueron saliendo a la superficie. Tras la noticia del contagio del número uno del mundo, continuó con su sarna: "le dije a mi agua que era muy bonita, de todos modos".

También en el circuito femenino observan con preocupación lo ocurrido en Zadar durante el pasado fin de semana. Naomi Osaka, una de las tenistas más activas en redes sociales durante este periodo de parón, no tuvo necesidad de escribir ningún texto. Un simple gif sirve para resumir su desaprobación de las medidas de seguridad en el Adria Tour, que Anastasia Pavlyuchenkova, la actual número 30 del mundo, calificó también como "demente".

De entre el resto de reacciones, la de Karen Khachanov fue probablemente la más moderada. El ruso, viendo como uno de sus amigos más íntimos, Andrey Rublev, dijo presente en la última fecha del Adria Tour, probablemente estuvo preocupado por el bienestar de su coetáneo. El negativo en su prueba no esconde su preocupación: "Descontento por el positivo por COVID-19 de muchos de mis amigos y compañeros. Deseo que todo el que lo tenga pase por una pronta recuperación. ¡Cuidaos!"

Por último, además, podemos destacar la reacción del primer tenista profesional en contagiarse del COVID-19, aunque en unas circunstancias muy diferentes a las actuales. Thiago Seyboth-Wild, el joven brasileño campeón en Santiago de Chile hace unos meses, prácticamente descargó su enfado por la opinión pública de su país tras el anuncio de Djokovic, delatando que el fiscal dijo que él había extendido el virus por su país y deséandole besos a quienes pensaron que "había hecho mierda".

Más abajo, el brasileño clarifica el enigmático tweet: "En realidad no hice nada malo, la gente difamaba sobre mí o cualquier actividad física que realizaba, estaba solo o con mi hermana/novia. Fiestas y cosas por el estilo, todo lo que se dijo sobre mí, incluido sobre quienes participaron en el proceso, es todo mentira", denunció el brasileño, cuya denuncia constituye el giro más rocambolesco en un mundo del tenis visiblemente afectado por lo sucedido en tierras balcánicas.

Comentarios recientes