Los grandes títulos que les faltan a los mejores tenista de la historia

Repasamos los vacíos existentes en el palmarés de los mejores de la historia, intentando discernir la posición de cada cual en la lucha por el GOAT.

Los títulos que faltan en el palmarés de los mejores de la historia. Foto: gettyimages
Los títulos que faltan en el palmarés de los mejores de la historia. Foto: gettyimages

Entender el pasado ayuda a comprender el presente y anticipar el futuro suele decirse, y esto podría adquirir un significado especial en un deporte como el tenis, en permanente evolución. La incógnita de quién es el GOAT está muy manida y perdura un poso innegable de subjetividad, pero mientras el debate continúa, merece la pena repasar el palmarés de todos los que alguna vez optaron y/o siguen optando a ese galardón tan ansiado como ficticio, con el fin de encontrar esos borrones que incluso el mejor escribano hacía. ¿Qué grandes títulos no consiguieron ganar los mejores de la historia?

No cabe duda de que el Big 3 integrado por Roger Federer, Rafael Nadal y Novak Djokovic están haciendo soñar despiertos a todos los aficionados, pero ninguno de ellos ha conseguido ganar todos los grandes títulos, entendiendo estos como los cuatro Grand Slams, las ATP Finals, la Copa Davis y el oro olímpico individual. El único en conseguirlo fue André Agassi, al que generalmente no se le valora las hazañas que consiguió. ¿Qué pesa más, lo cuantitativo o lo cualitativo? No ha sido el que más grandes torneos ha ganado, pero ser capaz de hacer lo que hizo el de Las Vegas, merece una mención especial. A un solo torneo de igualar su gesta se encuentran todos los miembros del Big 3, mientras que a dos se quedaron Ivan Lendl, Boris Becker y Pete Sampras. Lo repasamos con detalle:

*Es preciso señalar que el tenis estuvo 64 años sin ser deporte olímpico, volviendo a la cita en 1988, por lo que las opciones de muchos jugadores de ganar el oro fueron mínimas. El campeón en esa Olimpiada fue Miroslav Mecir.

- Mats Wilander: Nunca pudo ganar Wimbledon (jamás pasó de cuartos de final), el oro olímpico ni las ATP Finals, donde fue derrotado en la final de 1987 por Lendl.

- Jimmy Connors: Incapaz de ganar Roland Garros, siendo cuatro veces semifinalista, el oro olímpico ni la Copa Davis

- John McEnroe: Resulta curioso comprobar que el estadounidense nunca pudo alcanzar la gloria Juegos Olímpicos, así como tampoco en Roland Garros, donde llegó a ir dos sets arriba de ventaja ante Lendl en la final de 1984.

- Björn Borg: Su temprana retirada por lo inestable a nivel emocional que acabó siendo, provocó que el genio sueco terminara con un palmarés que no hace justicia a su potencial. Nunca dio prioridad al Open de Australia (jugó solo la edición de 1973 alcanzando la tercera ronda), perdió cuatro finales del US Open y no triunfó en categoría olímpica.

- Ivan Lendl: Buscó con ahínco el título en Wimbledon, pero perdió dos finales consecutivas; en 1986 ante Becker y en 1987 frente a Cash, en lo que supusieron las grandes decepciones de su carrera. Tampoco pudo ser protagonista en ninguna cita olímpica.

- Boris Becker: El gran hándicap del germano siempre fue la tierra batida, donde no solo no pudo ganar Roland Garros, sino que fue incapaz de vencer en un solo torneo disputado en esta superficie. Tampoco pudo asaltar el oro olímpico.

- Pete Sampras: El estadounidense sí disputó una cita olímpica, la de Barcelona 92, cayendo en tercera ronda, y tuvo que renunciar a Atlanta 96 por una lesión. Eso le privó de poder tener una presea en su palmarés, en el que también carece de Roland Garros. Lo intentó todo, pero su juego nunca terminó de adaptarse a la arcilla parisina, llegando a semifinales en 1996, donde perdió con Kafelnikov.

- André Agassi: El palmarés perfecto. Ganó absolutamente todo lo que podía ganarse, a pesar de sus excentricidades, constante irregularidad, problemas de consistencia mental y supuesto odio al tenis. Un genio forjado a sí mismo. Lo que más se le resistió fue Roland Garros, que lo ganó en 1999, cuando ya había sido campeón olímpico en Atlanta 96. Las ATP Finals fueron uno de sus primeros grandes éxitos, en 1990, sin haber ganado ni un solo Grand Slam.

- Novak Djokovic: Se le resiste el oro olímpico. Ya ha señalado que perder en primera ronda en Río de Janeiro 2016 ante Del Potro fue una de las mayores decepciones de su carrera, mientras que todos recordamos aquel fatídico remate fallado ante Nadal en semifinales de Pekín 2008 y su cuarta posición en Londres 2012, tras perder en semifinales con Murray y en el tercer y cuarto puesto con Delpo.

- Roger Federer: También es la cita olímpica el gran debe en el registro estadístico del genio suizo. Perdió en semifinales de Sidney 2000 ante Haas y se quedó sin medalla tras ceder luego frente a Di Pasquale. Cuatro años más tarde sufriría una enorme decepción al caer en segunda ronda contra Berdych, mientras que en 2008 fue James Blake quien le apeó de la lucha por las medallas. En 2012 cosechó la plata en la hierba londinense, mientras que no acudió a Río. Darse una nueva oportunidad en Tokio 2021 está siendo su gran motor ahora mismo.

- Rafael Nadal: Jugar indoor siempre ha sido el punto menos fuerte en la impresionante carrera del balear y sus opciones en las ATP Finals no han sido muy notables habitualmente. Lesiones serias, molestias físicas o mero cansancio mermaron sus oportunidades de éxito, y a pesar de ello, pisó hasta dos veces la gran final. Perdió la de 2010 con Federer tras una semifinal extenuante contra Murray, mientras que en la de 2013 fue derrotado con claridad por Novak.

Comentarios recientes