El Grand Slam ganado con mayor contundencia en la historia del tenis

Solo cinco hombres ganaron un major sin perder ni un solo set. Djokovic no es ninguno de ellos. Descubrimos quién dejó escapar menos juegos.

Björn Borg, Grand Slam más fácil de la historia. Foto: gettyimages
Björn Borg, Grand Slam más fácil de la historia. Foto: gettyimages

El esfuerzo, el rigor y la disciplina son imperativos para alcanza el éxito, pero algunos grandes jugadores de la historia del tenis han demostrado que el sufrimiento no tiene por qué serlo en algunos momentos puntuales de su carrera. Ganar un Grand Slam hace entrar a cualquier jugador en el Olimpo de los dioses del deporte rey de la raqueta y es un reto que puede marcar la vida de muchos, tanto antes como después de conseguirlo. Pero hay privilegiados que logran un éxito tan descomunal sin dejar escapar ni un solo set; tan solo en diez ocasiones ha ocurrido algo así en el tenis masculino y cinco hombres fueron los protagonistas.

Repasando la lista, llama la atención que jugadores del nivel de André Agassi, Pete Sampras o John McEnroe no consiguieran encadenar 21 sets consecutivos en un Grand Slam, como tampoco lo han conseguido todos los miembros del Big 3. Y es que Novak Djokovic, ni siquiera en su versión más arrolladora de 2011 o 2015, consiguió firmar dos semanas impolutas. Sí lo hicieron Roger Federer y Rafael Nadal, el suizo en dos ocasiones y el español hasta tres veces. Hubo otro tenista que lo consiguió en tres ocasiones y que ostenta el récord en cuanto a contundencia en sus triunfos: Björn Borg.

El valor añadido del sueco es haberlo conseguido en dos torneos diferentes, algo que también consiguió Federer. El suizo lo hizo en el Open Australia 2007 y diez años después, repitió hazaña en Wimbledon 2017, con 35 años y a punto de cumplir 36. Borg lo logró en los dos Grand Slam más dispares en cuanto a condiciones entre sí: Wimbledon y Roland Garros. Merece capítulo aparte lo realizado por Björn, que se convirtió en su día en el tercer hombre en conseguir algo así, después de Ken Rosewall (Open Australia 1971) e Ilie Nastase (Roland Garros 1973). Pero Borg elevó a un estatus superior el dominio y la contundencia sobre una pista.

En Wimbledon 1976 consiguió su primer título de Grand Slam sin dejar escapar ni un solo set, cediendo 74 juegos. Dos años después, París presenciaría el culmen del dominio con puño de hierro. Encadenó un torneo asombroso en Roland Garros 1978, donde su triunfo ante Vilas en la final por 6-1 6-1 6-3 fue la materialización de su contundencia durante un evento en el que firmó solo 32 juegos. Es la marca más notable de la historia, seguida por los 35 juegos cedidos por Nadal en Roland Garros 2017. Estos son los torneos de Grand Slam ganados con mayor contundencia y facilidad en la historia del tenis:

  • Borg en Roland Garros 1978: 32 juegos
  • Nadal en Roland Garros 2017: 35 juegos
  • Borg en Roland Garros 1980: 38 juegos
  • Nadal en Roland Garros 2008: 41 juegos
  • Nastase en Roland Garros 1973: 51 juegos
  • Rosewall en Open Australia 1971: 57 juegos
  • Nadal en Roland Garros 2010: 71 juegos
  • Borg (Wimbledon 1976), Federer (Wimbledon 2007 y Wimbledon 2017): 74 juegos

Comentarios recientes