Venus Williams: "Debemos ganar. No podemos dejar que el sistema racista perviva"

La mayor de las hermanas Williams escribió una emotiva carta donde muestra sus sentimientos con respecto a las protestas actuales.

Venus Williams, durante el Open de Australia 2020. Fuente: Getty
Venus Williams, durante el Open de Australia 2020. Fuente: Getty

Venus Williams es, junto a su hermana Serena, uno de los mayores iconos para el deporte negro no solo de las últimas décadas, sino de la historia del tenis y la práctica deportiva en general. Su historia es tan inspiradora como su actitud en la pista, que ha forjado una trayectoria increíble que vive sus últimos días. Venus no es transparente al clima actual en Estados Unidos, donde las protestas tras la muerte de George Floyd se suceden día tras día. Y esto es algo que le ha tocado la fibra sensible.

La tenista de Lynwood compartió hace varios días en Instagram una carta de esas que te ponen los pelos de punta. Un compromiso público para acabar con el racismo imperante en los Estados Unidos, un racismo que no se escapa ni mucho menos a los tenistas negros y que ella ha tratado siempre de derribar dando su 100% en la pista. La carta, realmente, tiene suficiente poder por sí sola, y merece que sea simplemente escrita de forma íntegra para que no pierda ni un ápice de su vigor.

"Realmente me entristece que hayamos necesitado varios actos de brutalidad policial para que la gente se de cuenta del racismo que todavía impregna a los Estados Unidos.

No debería.

Esto solo trata la horrible cara del racismo en Estados Unidos de forma superficial.

Piénsalo un momento:

Si la brutalidad policial puede existir y ser tolerada durante tantos años a este nivel, imagina los otros horribles actos de racismo que se dan en nuestro país: en los entornos de trabajo, en el sistema judicial, en el sistema de salud, en la educación.

Denunciar el racismo en el pasado era algo impopular. Se rehuía a hablar de ello. Nadie te creía.

Hasta que no te pongas en la piel de un afroamericano es imposible entender los desafíos a los que te enfrentas en este país, en este mundo. Qué significa no ser escuchada, ser tomada el pelo por pensar que el racismo existe a todos los niveles.

Esto ya no cae en oídos sordos. Estoy impresionada por la ola de solidaridad que ha emergido a lo largo de toda América. Me ha hecho llorar.

En el pasado tuve el honor de luchar por la igualdad salarial para todas las mujeres en los Grand Slams. Para que esto se entienda mejor, tal y como el sexismo no es un tema solo "para mujeres", el racismo no es un tema solo "para negros". Cuando peleamos y conseguimos esa igualdad, todo el mundo puso su granito de arena: mujeres, hombres, blancos, negros. Y ganamos.

Cuando los grupos que son mayoría se quedan callados, cuando eligen sentarse en la silla de la desconfianza, inconscientemente justifican la opresión de grupos marginados. Aquellos que tienen poder y privilegios tienen más facilidad para ser escuchados. Deben ejercer ese privilegio continuamente.

¡Debemos ganar!

No podemos dejar que el racismo sistemático perviva.

Tenemos que amarnos, ayudarnos, escucharnos y creernos, los unos a los otros, aunque nunca podamos comprender ni podamos ponernos en la piel de nuestro vecino. Seguid denunciando. Seguid manifestándoos mañana, el mes que viene, el año que viene, todos y cada uno de los días hasta que haya igualdad para los afroamericanos.

Estoy tan feliz y tan aliviada de que, como afroamericana, por fin pueda ser escuchada.

Rezo por aquellos que han perdido sus vidas y para que todas las familias estadounidenses puedan finalmente despertar y actuar. #blacklivesmatter".

LA APUESTA del día

Comentarios recientes