El tenis, la mejor solución post COVID-19

Rubén Ramírez Hidalgo y Mariano Campos amplían su proyecto en Alicante con la creación de una escuela base. “Queremos ofrecer algo distinto a los demás”.

Mariano Campos y Rubén Ramírez. Fuente: Spanish Tennis Way
Mariano Campos y Rubén Ramírez. Fuente: Spanish Tennis Way

Hay veces que cuando le pones tanto corazón y tantas ganas a un proyecto, el planteamiento inicial corre el riesgo de quedarse pequeño, escaso, incapaz de cubrir tus expectativas. Algo así les ha ocurrido a Rubén Ramírez Hidalgo y Mariano Campos en su vigente etapa como entrenadores, motivados a mudarse hasta el Sport Club de Alicante con la idea de multiplicar el alcance de su trabajo y dar cabida a todos los jugadores que están llamando a su puerta. No será una mudanza muy aparatosa, ya que lo que más pesa es la ilusión y eso les persigue allá por donde pisan.

“Estábamos muy limitados en cuanto a espacio y personal”, afirma Rubén refiriéndose al Arena, su anterior base de operaciones. “En este último año hemos crecido mucho con la escuela de competición, si queríamos seguir dando ese trato personalizado a los jugadores necesitábamos ocho turnos, la única opción era dar el salto. Ahora estamos en el Sport Club de Alicante, a tres kilómetros de distancia, con una gerencia nueva y un montón de cosas por estrenar: pistas, restaurante, gimnasio, etc. Allí el pádel ya funcionaba bien, pero el tenis lo tenían un poco abandonado. En estos primeros días le hemos dado un buen lavado de cara y en tres semanas va a parecer un lugar nuevo”, declara con emoción.

“A partir del 1 de julio ya nos vienen todos los jugadores, con la estructura anterior no nos daba para acogerlos a todos. Ahora tenemos 11 pistas y eso multiplica nuestras opciones para darles un mejor servicio. Tenemos un grupo muy bueno, además yo sigo viajando con Pedro Sousa y Tommy Robredo. Me sigue gustando mucho la competición, pero tratar con la base es muy especial. Muchos son todavía niños, pero algunos de ellos ya son muy buenos, destacan en su categoría a nivel nacional, así que supone una ilusión tremenda verles crecer hasta llegar a los torneos. Es un placer entrenar y acompañar a esta gente que empieza desde abajo”, amplia el ex Nº50 del mundo, instalado ya desde hace años en el perfil de entrenador.

¿Y qué cambia respecto a la anterior etapa? “La gran novedad es que vamos a arrancar con una escuela base donde los niños puedan formarse desde pequeños y así alcancen antes ese nivel que les mantenga con la idea de ser profesionales. Es un proyecto que lleva su tiempo, pero queremos ofrecer algo distinto a otras escuelas base. Ahora lo normal es tener mucho volumen de jugadores pero muy pocos con el nivel necesario, algo está fallando. Siguen jugando muchos niños, sí, pero cada vez salen menos. Se ha descuidado un poco la base estos últimos años, por eso queremos darle importancia, darle los ingredientes a estos niños para que no terminen aburriéndose o lo acaben dejando”, subraya el alicantino.

Bajo el sello de Spanish Tennis Way, una manera de entender el tenis que han expandido por todo el mundo, y el apoyo incondicional de Yonex, la intención de Rubén y Mariano está lejos de convertirse en un centro de formación al uso. De hecho, no quieren siquiera escuchar la palabra academia en su diccionario. “No nos gusta el concepto de ‘academia’, es un concepto que está ligado a un ambiente masificado, a entrenamientos grupales, a un trato poco personalizado y una única manera de enseñar. Nuestro sistema es más personalizado, prestamos una atención independiente a cada jugador, solo así puedes llegar a exprimir el talento de cada persona”, explica nuestro protagonista.

La aventura apenas acaba de comenzar, aunque los resultados recientes y el aumento de la demanda ha motivado este paso al frente, un salto de altura que les permita acceder a objetivos más ambiciosos. “Llevamos menos de dos años, pero trabajando de sol a sol. Simplemente nos gusta lo que hacemos, trabajamos muy duro y vemos que la gente también responde. De 07:30 a 19:30 no paramos, esa es nuestra jornada, dejamos toda la energía en pista por una simple razón: esto es lo que nos gusta. Además, vemos cómo los chicos van subiendo de nivel y eso es lo más reconfortante. Hemos tenido casos de perfiles que han llegado de otros sitios quejándose precisamente de esa falta de atención, esto es lo que nos confirma que estamos haciendo las cosas bien”, celebra Rubén, retirado de la competición oficial desde 2017.

Parece ser que el coronavirus pudiera ser el único factor que se entrometa entre la Spanish Tennis Way y el éxito, pero incluso el virus tiene su parte positiva en lo referente a nuestro deporte. “La gente está un poco asustada y eso ha repercutido a todos los trabajos del mundo. También ha sido una etapa que nos ha hecho reflexionar, ahora volvemos con ganas de trabajar incluso más que antes. Yo creo que el tenis se verá beneficiado a partir de ahora, otros deportes de grupo están siendo más limitados, incluso cancelados, por lo que hay padres que ya están apostando antes por el tenis, ¡está en auge! Sin ningún tipo de duda, ahora mismo, el tenis es la mejor opción”.

Comentarios recientes