"Debemos hacer lo que sea mejor para nuestra carrera a largo plazo"

Simona Halep reflexionó sobre la posibilidad de disputar el Us Open. Es solo la última en ser muy escéptica con respecto al Grand Slam neoyorkino.

Simona Halep, durante el torneo de Dubai. Fuente: Getty
Simona Halep, durante el torneo de Dubai. Fuente: Getty

La incertidumbre por la disputa del Us Open no solo está instalada en el seno de la ATP. También en la WTA se viven circunstancias extraordinarias, con reuniones diarias cada viernes en las que decidir qué hoja de ruta tomar en los próximos meses. Sin embargo, sabemos que el Grand Slam de Flushing Meadows está por delante de cualquiera de los dos circuitos, opera de forma independiente y sigue tratando de celebrar el torneo en base a unos protocolos que deja a muchísimos jugadores y jugadoras insatisfechos.

Estas medidas excepcionales incluirían que los jugadores se alojasen en una zona restriginda fuera de Manhattan, un hotel del cual apenas podrían salir y en el que estarían únicamente con un miembro de su equipo técnico. Este es uno de los motivos que granjea dudas para Novak Djokovic, quien realmente se ha planteado si disputar el torneo en caso de que se acape dando luz verde, y también ha sido un quebradero de cabeza para un Rafael Nadal que aún no se ve convencido de si este protocolo garantiza al 100% la salud de los tenistas.

Eso, claro, y la reducción del cuadro de dobles de 64 a 24 jugadores junto a la eliminación total del cuadro de previa. Si Nole ha tildado estas propuestas de "extremas" y Nadal es un mar de dudas, las mejores jugadoras de la WTA también presentan ciertas objecciones a este plan. La última en expresar su desaprobación ha sido Simona Halep, que describió en el New York Times cuál es su postura, a día de hoy, con respecto a la disputa del torneo.

"Definitivamente tengo dudas con respecto a ir allí en estas condiciones. No solo porque estamos en mitad de una pandemia global, sino por el riesgo que supone viajar, una cuarentena potencial y los cambios que pueden darse alrededor del torneo, cuando se dispute. Estamos acostumbrados a que las cosas se hagan de forma muy diferente y no sería una transición fácil para nadie, sobre todo de cara a nuestro cuerpo", aseguró la rumana, que quizás tenga en cuenta para sus declaraciones el posible reajuste del calendario que obligaría a todos a jugar, poco tiempo después, la gira europea sobre tierra batida.

"Sé que económicamente al torneo y a los patrocinadores les encantaría que se jugase, sé que hay muchos jugadores sin trabajo ahora mismo, pero creo que esta es una decisión muy personal que tomar. Es importante que entendamos que cada persona tiene sus necesidades individuales, sus propias circunstancias, y que debemos hacer lo que sea mejor para nuestra salud, pensar en nuestra carrera a largo plazo". En este sentido, las declaraciones de Halep van muy en la línea de lo que hace poco dijo Nadal, apuntando al potencial riesgo hacia los cuerpos como el principal factor que debería obligar al torneo a suspenderse.

Existe, cómo no, la contrarréplica de aquellos que organizan el torneo. También Eric Butorac, antiguo doblista y actual director de Relaciones con los jugadores de la USTA, dio sus pensamientos hablando con el periódico y reconoció que las medidas "no son ideales", pero que son las mejores posibles para la disputa del torneo de forma segura. "El Us Open 2019 fue increíble. Ojalá pudiésemos disputarlo de la misma forma. Sin embargo, este es el mundo en el que vivimos. Pensamos que este es un buen plan, bueno para el deporte. Es bueno para la economía del tenis, crea trabajos para los periodistas, para los entrenadores, para los comentaristas y para mucha gente. Y lo más importante: este es un plan que te mantiene seguro".

Además, el propio Eric rechazó la idea de una posible cuarentena para los jugadores en caso de que el torneo saliese adelante: "Para el momento de disputar el torneo, oímos que nuestro país podría abrirse poco a poco"; reconoció Butorac. Mientras tanto, más posibles puntos a tratar en la reunión vinieron de la boca de Kei Nishikori, que propuso que el torneo se llevase adelante sin dar puntos ATP; o de Marin Cilic, quien en un movimiento bastante atrevido sugirió que los jugadores recibiesen mayores ingresos dadas las condiciones propuestas por la USTA.

Esto encontró una respuesta bastante contundente de Patrick Galbraith, el actual presidente de la USTA. "Estamos endeudándonos aún más para que se dispute este evento. Nuestros ingresos han quedado completamente destrozados este año. Tuvimos una rescisión de personal este lunes, despidiendo a 130 trabajadores. No podemos dar más, literalmente. Esto es lo que hay". Inmersos en un cruce de dialéctica y propuestas, parece que aún tendremos que esperar para llegar a un cada vez más lejano punto de encuentro.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes