Federer y una temporada mayúscula que pudo ser mejor

En el año 2005, Roger Federer firmó un espectacular récord de 81 victorias y 4 derrotas. Sin embargo, pudo ser mejor. Roger acarició el triunfo en tres de ellas.

Federer tuvo matchpoints en dos de las derrotas de 2005, y sacó para ganar en una tercera.
Federer tuvo matchpoints en dos de las derrotas de 2005, y sacó para ganar en una tercera.

Lo que nos ocupa en estos párrafos seguramente no se recuerde con tanta nitidez. Y es que algo todavía más potente simboliza el grado de importancia de la hazaña realizada: 81-4. Es el récord, por si algún despistado no cae en la cuenta, con el que Roger Federer cerró el año 2005, que no fue el mejor de su carrera por un puñado de instantes, fugaces, que pudieron convertir la temporada del suizo en una completamente irrepetible. No debemos recurrir a la posible imbatibilidad, pues una de las cuatro derrotas fue a todas luces inapelable, pero sí que asombra, con el debido paso del tiempo, comprobar en qué circunstancias sucedieron las otras tres.

Comenzando por orden cronólogico, y dando sentido al revisionado de una temporada apabullante, Roger Federer se planta en las semifinales del Open de Australia, cuyo título defiende por primera vez tras conquistarlo en 2004. Allí le espera uno de esos tenistas que puntualmente podía ser el mejor del mundo. Marat Safin y el tenista helvético dan forma a un encuentro memorable, decidido en el quinto set por 9-7. Lo que la historia no puede contar con la misma fuerza es que antes de que el partido se cerrara, Federer tiene un punto de partido a favor en el tiebreak del cuarto set. Y con saque a favor. Primera derrota de las cuatro en 2005. Gana Safin, 5-7 6-4 5-7 7-6 9-7

La segunda de las derrotas de 2005 se sucede en el Principado de Monaco. Allí va a citarse en cuartos de final con Richard Gasquet, un tipo de 19 años que apunta maneras. Y Roger va a tener hasta tres puntos de partido, uno de ellos al servicio, en el tie-break del set decisivo. Va a sacar con 4-2, y también va a estar en disposición de ganar en tres ocasiones de la muerte súbita: 6-5, 7-6 y 8-7. Finalmente gana Richard: 6-7 6-2 7-6.

Hasta Roland Garros, Federer lo gana absolutamente todo, y se planta en París como el gran favorito a la victoria, de no ser por la aparición de un Rafa Nadal que no sólo cosecha resultados impresionantes, además de plantarle cara al propio Roger en la final de Miami, que el suizo remonta después de un 2-0 abajo, sino que derrota a Roger en cuatro mangas y levanta su primer torneo en París. Cuesta creer que en la temporada del '81-4', Federer llegara a Wimbledon sin levantar ningún Grand Slam. Tercera derrota de la temporada: gana Nadal, en semifinales, 6-3 4-6 6-4 6-3.

La temporada transcurre con Federer ganando Wimbledon y US Open, y una racha de victorias que va desde la semifinal de Roland Garros hasta la final de la Copa de Maestros, a la que Federer llega con problemas en su tobillo. El ya sobrado número 1 del mundo se da cita con el genio cordobés, David Nalbandián, poniéndose por delante por 2-0, y rozando un nuevo título, en Shanghai. Sin embargo, Nalbandián remonta, iguala a dos sets y se pone 4-1 en el definitivo. Federer no sólo va a remontar ese 4-1 en contra, sino que va a tener juego al servicio y 30-0 para ganar el partido y la final, quedándose a dos puntos de la victoria. Gana Nalbandián: 6-7 6-7 6-2 6-1 7-6.

La temporada en la que Federer más invulnerable pareció, podría haber sido mucho más perfecta si cabe. Puede decir que sólo en una de las cuatro derrotas Federer no estuvo cerca de ganar. En las otras tres, el suizo pudo convertir 2005 en la mejor temporada de todos los tiempos.

Comentarios recientes