"Antes de que empezara Roland Garros 2005, no firmábamos las semifinales"

En el 15º aniversario del primer título de Roland Garros por parte de Rafa Nadal, Toni y Carlos Costa recuerda como fueron aquellos momentos.

Rafael Nadal, conel título de Roland Garros, en 2005.
Rafael Nadal, conel título de Roland Garros, en 2005.

Un día después de cumplir los 19 años, Rafael Nadal va a disputar su primera final de Rolan Garros, en su primera participación. Y, por supuesto, va a levantar el trofeo y a poner la primera piedra de una historia inacabada. El jugador más grande de la historia de la tierra batida comenzó lo que ya es una trayectoria imposible hace ahora exactamente 15 años, un momento que los protagonistas han recordado en las páginas de 'El País'.

Su tío Toni, por enonces entrenador del hoy número 2 del mundo, relata con sus propias palabras y su propia letra algunas anécdotas y pensamientos que denotan lo diferente que era Rafa como talento tenístico y competitivo. Cuenta Toni como la consecución de su priemr título ya estaba dentro de la cabeza tanso de Rafa como del equipo, todavía en construcción en esos momentos.

"A una edad temprana yo ya le animaba en los entrenamientos diarios con frases que lo llevaran a soñar con ganar un título de Grand Slam. “Vamos, Rafael, un día tenemos que ganar Roland Garros. O el torneo de Montecarlo. O Wimbledon”. La persona y el tenista crecieron con la idea de que era posible ganar un título así. Y así fuimos dando sentido a mi creciente exigencia diaria y alimentando nuestra ilusión".

Toni cuenta con qué espíritu acudieron, a pesar de no haber participado nunca en Roland Garros. Y es que Rafa ya había realizado una primera parte impresionante de 2005, y llegaban a París con sensación de poder ganarlo. "El día antes de volar a Francia entrenamos en un club de Palma con Carlos Moyà y cuando nos decíamos adiós de él, este me dijo si firmábamos disputar la semifinal de Roland Garros. Sin tener dudas, le dije que no. Por nada habríamos renunciado a la oportunidad con la que soñábamos durante todos esos años".

Por su parte, Carlos Costa, que ya venía trabajando con Rafa un tiempo atrás, cuenta cómo surgió la idea de acudir a la edición de 2004, aunque estuviera lesionado, con muletas. Una anécdota que de algún modo refleja el tipo de mentalidad de un ganador. "El año anterior a 2005, cuando Rafa se lesionó y no pudo jugar, montamos una reunión con Nike y otra con Babolat en París. Rafa iba con muletas, pero quería llevármelo tres días allí para que al año siguiente estuviera familiarizado con lo que significa el torneo y que no notara el debut. Le llevé a ver un partido de Robredo contra Ríos y a los tres juegos ya no podía más y me dijo: ‘vámonos de aquí’, yo tengo que estar ahí abajo, no aquí arriba. Y al salir me dijo: ‘seguramente me he lesionado porque este año no tocaba ganar, pero el año que viene vengo aquí a ganar’. Cuando un tipo te dice esto, te lo tomas con mucho respeto”.

Comentarios recientes