Mary Pierce rememora su golpe más icónico

Fue la última profeta en su tierra, la tenista francesa que alumbró los corazones de todo un país ávido de un triunfador local que les ha sido esquivo desde entonces en categoría femenina y que no han encontrado entre hombres desde 1983. Mary Pierce ganó Roland Garros 2000 y lo hizo con una brillantez pocas veces vista. Su juego polivalente y preciosista por momentos hizo que tuviera una conexión especial con la grada y hay un golpe que quedará para siempre en la memoria de todos los amantes del tenis. La francesa lo recordó en sus redes sociales. ¿Es uno de los mejores golpes de la historia de este deporte?

Comentarios recientes