La triste retirada de Nikolay Davydenko

El ruso confiesa cómo una lesión de muñeca en 2010 le impidió disfrutar de sus cuatro últimos años como profesional. “Mi revés quedó dañado para siempre”.

Nikolay Davydenko en su último torneo profesional. Fuente: Getty
Nikolay Davydenko en su último torneo profesional. Fuente: Getty

Hay jugadores que, solamente por la gran carrera que han tenido y lo mucho que nos hicieron disfrutar, merecen una despedida acorde al esfuerzo entregado. Pienso en David Ferrer y ese adiós en el Mutua Madrid Open y no se me ocurre mejor forma de poner punto y final a una trayectoria sublime. Sin embargo, no todos han podido colgar la raqueta dignamente. Nikolay Davydenko, otrora número 3 del mundo, disputó su último encuentro profesional hace ya seis temporadas, en primera ronda de Roland Garros ante un Robin Haase que no tuvo piedad del estado físico del ruso. Fueron muchos años arrastrando dolores, demasiados para un cyborg marcado por una operación de muñeca desde 2010. En una entrevista para Sport Express, Nikolay relató cómo fueron sus últimos instantes como tenista profesional.

- Lesión de muñeca en 2010

“No solo fue una lesión, es que me rompí la muñeca. Me ocurrió jugando en Rotterdam contra Robin Soderling, me caí al suelo y me di un golpe fuerte en la mano, pensé que sería un simple moratón, incluso luego cuando me hicieron una resonancia magnética no me encontraron nada. Fui a jugar a Dubái la semana siguiente, ahí fue donde me empezó a doler. Pese a ello disputé el torneo con dolor. Más adelante me fui a hacer la gira de Estados Unidos, pensé que el dolor se pasaría, pero era extraño que el moratón permaneciera ahí durante tanto tiempo”.

- Consecuencias en los torneos posteriores

“Arranqué el cuadro de Indian Wells ganando el primer partido, otra actuación de cine para esconder el dolor que sentía. Después de aquello fui a ver al médico para una nueva revisión, donde me hicieron una radiografía y salió la realidad: tenía una fractura. ¿Cómo podía ser? ¿Por qué no me vieron la factura de inmediato? Me dijeron que tal vez la inflamación no era visible al principio, por eso pude competir el mes siguiente con la fractura. Si lo hubiera sabido desde un principio, obviamente, no hubiera ido a jugar ni Dubai, ni Indian Wells”.

- Una nueva realidad

“La herida se curó, pero la muñeca nunca volvió a responder como antes. Se volvió mucho más débil, mi revés a dos manos quedó gravemente dañado. Aún así lo seguí golpeando a dos manos, ya era tarde para intentar el revés a una mano, aunque algunos especialistas me lo recomendaron. En aquel momento me veía en una forma óptima, en ese 2010 sentí que era capaz de jugar incluso mejor que antes, pero la lesión se lo llevó todo por delante. Después de aquello me caí por completo”.

- Pese a todo, prolongó su carrera hasta 2014

“No logré jugar como quería, pero lo intenté. Me forcé a mí mismo, pensé que quizá en algún momento podría estar de vuelta. Al fin y al cabo, ya había estado entre los diez primeros, incluso entre los cinco primeros, ¿por qué no iba a ser capaz de regresar a ese lugar? Pero el problema físico terminó afectándome también psicológicamente. Lo intenté en 2011, luego en 2012, sentí que todavía podía dar guerra contra los mejores, pero al final te das cuenta que todo ese esfuerzo, toda esa presión que le puse, no terminaba teniendo recompensa. Al contrario, comencé a perder ante jugadores por debajo del top70 o top80”.

- Su vida tras la retirada

“No he hecho nada especial durante estos años. Después de colgar la raqueta en 2014 me dediqué por completo a mis hijos. Los llevé a la guardería, jugaba con ellos, salíamos a caminar… me olvidé del tenis. Es difícil sentirte cómodo una vez terminas tu carrera, intentaba no sostener una raqueta en mis manos, el objetivo era olvidarme de ese mundo. Así pasaron seis meses, luego un año, a esas alturas todavía había días que me despertaba pensando que estaba en mitad de un torneo. Pero no, estaba en casa, con mi familia. Eso era todo”.

Comentarios recientes