Tiafoe: “Mi objetivo es ayudar a que más personas negras jueguen a tenis”

El joven norteamericano recuerda sus inicios en el mundo del tenis y revela los sueños que guarda más allá de las pistas: “Quiero ser el mejor ejemplo”.

Frances Tiafoe saludando a la grada. Fuente: Getty
Frances Tiafoe saludando a la grada. Fuente: Getty

La iniciativa #TennisAtHome propuesta desde hace semanas por la ATP sigue rescatando historias de algunos jugadores profesionales sobre sus vivencias y su relación con el tenis. En esta ocasión el invitado fue Francis Tiafoe, quien reveló la manera en la que llegó al tenis, o mejor dicho, la manera en la que el tenis llegó a él. Además, el estadounidense también subraya cuáles son sus objetivos más allá de los resultados: convertirse en un referente para otras personas de color que sueñen con alcanzar el circuito profesional. Nada más y nada menos.

Pero lo más curioso del actual número 81 mundial es su forma de contar cómo el tenis lo eligió a él y nunca al revés, como si fuera un elegido. “En ningún me momento elegí practicar este deporte, de ninguna manera. Me encanta decir que el tenis me eligió a mí. Recuerdo cuando iba con mi hermano a la escuela y al salir no podíamos esperar el momento de sostener una raqueta y golpear una pelota de tenis en pista. Fueros tiempos divertidos, pasamos mucho tiempo juntos, fue una gran hermandad”, relata sobre aquellos días en los que su hermano gemelo Franklin era su mayor compañero de aventuras.

Desde luego, la historia de Tiafoe no es como la de otros muchos europeos que desde la infancia cuentan con facilidades para practicar este deporte. Sin embargo, Francis lo tuvo siempre claro, su pasión por el tenis le hizo superar cualquier adversidad que se presentó en su camino. “Simplemente, tomé la decisión de jugar todos los días, así fue como seguí mejorando con el paso del tiempo. Estaba persiguiendo un objetivo que podía parecer poco realista, pero mi sensación era que lo haría realidad pronto”, desvela el de Maryland.

Con 19 años, el estadounidense ya formaba parte de los cien mejores tenistas del circuito, confirmando el destape de una generación brillante que se estaba cocinando en el continente americano. “Así fue como lo hice, seguí mi curso, tuve una visión, es imposible lograr nada si no lo sueñas. Es importante obsesionarte con cualquier cosa que quieras conseguir y yo estaba obsesionado con jugar a tenis. Estaba obsesionado con verlo, con estar cerca del deporte, aprender, absorber todo lo que veía a mi alrededor”, asegura el hombre que reside estos días en Orlando.

Ya lo han visto, no hay mayor secreto que el trabajo para llegar a meta. “Tiene que convertirse en una prioridad, apostar todo por ello de manera que seas capaz de sacrificar ciertas cosas. Podrán decir que sacrifiqué muchas cosas de mi infancia, muchos momentos importantes siendo tan solo un niño, pero a cambio estaba disfrutando del mejor momento de mi vida, así que lo estaba disfrutando muchísimo, era todo lo que quería hacer”, señala con emoción. Una historia peculiar con un desafío adicional que él mismo se ha encargado. “Siempre fui diferente al resto de niños. Ahora quiero ser conocido como un tipo que cuida mucho a sus fans, alguien que sueña con construir un legado increíble. Mi objetivo es ayudar a que más personas negras puedan jugar a tenis, quiero ser un buen modelo a seguir”, resume.

Comentarios recientes