Novak Djokovic, el rey de los partidos a cinco sets

Analizamos la estadística en la que Djokovic es el mejor del Big-3, aunque con un invitado sorpresa con grandes registros.

Djokovic tras la final de Wimbledon 2019. Fuente: Getty
Djokovic tras la final de Wimbledon 2019. Fuente: Getty

Los partidos a cinco sets son la prueba definitiva para el tenista moderno. Duelos que se van, por lo general, más allá de las tres horas de partido; cuando parece que mentalmente ya no hay más que dar y ambos contendientes están al límite de sus fuerzas. Llegar al quinto set es una prueba de esfuerzo no solo físico, también mental: una prueba solo para los más valientes y una muestra de entereza y superación.

En un tenis donde los partidos a cinco sets están cada vez más cuestionados y la búsqueda de partidos más rápidos empieza a ser cada vez más intensa, nunca viene mal repasar los balances de los mejores tenistas del mundo cuando el partido se alarga hasta la última manga. Basándonos en los datos de Tennis Abstract, en el top-10 actual existen ciertas disonancias, registros sorprendentes, pero esta estadística se vuelve rica al analizar los registros, principalmente, del Big-3. ¿Será cierto eso que se dice de que este tipo de partidos se le suelen atragantar a Federer y beneficiar a bestias físicas como Djokovic o Nadal?

Por lo pronto, si cerramos un poco el círculo los registros del 'trío maravilla' se dan de la siguiente forma:

1. Novak Djokovic - 31-10 (75,6%)

2. Rafael Nadal - 22-12 (65%)

3. Roger Federer - 32-23 (58,2%)

Los números, en este caso, no mienten: cuando la quinta manga se erige como factor decisivo y diferencial, Novak Djokovic es el tenista que menos titubea. Un porcentaje del 75,6% que se explica en base a la impresionante capacidad de recuperación de Novak y su entereza mental a la hora de recuperarse de situaciones adversas. Una de las mayores cualidades de Djokovic es voltear las dinámicas negativas dentro de un encuentro, y los duelos a cinco sets permiten muchos 'mini-partidos' dentro de un mismo duelo en los que Nole acaba saliendo victorioso en su mayoría.

Otro símbolo que demuestra su capacidad para rendir bajo presión es su balance en finales con partidos a cinco sets: ha ganado cuatro (final del Open de Australia'12 vs Nadal, final de Wimbledon'14 vs Federer, final de Wimbledon'19 vs Federer y final del Open de Australia'20 vs Thiem) y perdido solo una (ante Murray en el Us Open'12). Las dos finales en el All England Club, de las que se ha escrito largo y tendido, son el mejor ejemplo de lo dicho en el párrafo anterior: Djokovic tiene la capacidad de, conforme el partido se alarga, escapar y salir de las dinámicas negativas que se encuentra (véase el final del cuarto set en 2014 y las dos bolas de partido en 2019).

Los números de Rafael Nadal también son muy buenos, superando el 60% y mostrando una imbatibilidad especial en tierra batida. En esa superficie solo cuatro veces se vio empujado al abismo y las cuatro fueron solventadas, con dos duelos absolutamente épicos en las finales de Roma 2005 y 2006. Resulta curioso ver cómo muchas de sus derrotas han venido contra jugadores alejados de las posiciones nobles del circuito: Pouille o Fognini en el Us Open, Verdasco en el Open de Australia o Gilles Müller en Wimbledon llevaron al límite al manacorí y fueron capaces de salirse con la suya.

Por otro lado, Roger Federer es el que peor parado sale de esta comparación. Es el que más victorias ha acumulado y su balance no es nada desdeñable, pero se queda relativamente lejos de los guarismos de sus mayores perseguidores en ese ranking ficticio sobre el mejor de todos los tiempos. Sería fácil apuntar a que la edad y el bajón en la condición física podrían ser razones para que el suizo haya empeorado sus registros, pero la realidad es otra: Federer acumuló seis victorias consecutivas en partidos que se alargaron al quinto set entre el Open de Australia de 2017 y 2018 (Nishikori, Wawrinka, Nadal y Cilic en Australia; Tiafoe y Youzhny en el Us Open), además de tener en su mano el partido contra Anderson en Wimbledon, que es contado como derrota, y dejar dos remontadas para el recuerdo en el último Open de Australia.

Una vez analizados los registros de los tres titanes de forma general, Djokovic se desmarca de todos ellos cuando subimos la enjundia del desafío. Si cercamos el coto a los duelos contra jugadores top-10, el duelos de una dificultad máxima, los números nos indican que Novak ha mostrado una enorme superioridad con respecto a sus coetáneos:

Duelos a 5 sets ante jugadores del top-10

1. Novak Djokovic - 14-6 (70%)

2. Rafael Nadal - 7-5 (58,3%)

3. Roger Federer - 11-16 (40,7%)

El balance de Djokovic cuando el partido se extiende hasta el final es mejor que el balance general de todos los miembros del top-10 actual excepto uno (que descubriréis a continuación). Ancic, Tsonga, Murray, Nadal, Wawrinka y Thiem han sido los verdugos del serbio: no ha existido ningún jugador capaz de ganarle en más de una ocasión en un duelo a cinco sets. Además, de esas 14 victorias, en múltiples ocasiones Novak tuvo que salvar una bola de partido para ganar el duelo, algo que engrandece aún más la estadística (Federer en Wimbledon'19, Tsonga en Roland Garros'12, Federer en Us Open'11 y Us Open'10).

Mientras que el registro de Rafa es bastante equilibrado (solo Federer ha podido ganarle en dos ocasiones), el de Federer es engañoso. Quizás se podría pensar que el bajar la barrera del 50% tiene que ver con duelos en los que un Roger pasado la treintena ha tenido que medirse a jugadores como Nadal y Djokovic, en su plenitud física. Sí y no. De los 10 primeros duelos ante jugadores top-10 que se fueron a la última manga, Roger solo ganó tres (!) de ellos, lo que le pone en muy mala posición desde el inicio. Su fama de "jugador blando" cuando el partido se alarga se granjeó, en cierto modo, por estos inicios en la élite, donde perdió ante rivales como Enqvist, Tommy Haas, Jiri Novak, Hewitt o Safin. Eso sí, nada comparable con su bestia negra (en estas circunstancias, está 0-3 vs Djokovic).

Si alargamos las estadísticas al top-10, encontramos baremos realmente sorprendentes. Daniil Medvedev, por ejemplo, no ha ganado ni un solo partido en su carrera, hasta el momento, que haya ido al quinto set (0-6); Sascha Zverev presenta un mejor registro general que Nadal (13-6), lo que podría desmontar las teorías de su fragilidad mental y su incapacidad para dar el callo en los momentos límites. Pero no hay nada más sorprendente que ver los registros de David Goffin, que con un 76% (13-4) es el mejor jugador del top-10 en lo que a estadística se refiere. Claro que, de nuevo, si acotamos a los duelos a 5 sets contra tenistas top-10... el belga solo jugó una vez contra ellos y perdió (Raonic en Wimbledon). Al final, es lo que separa a los muy buenos de las leyendas.

Comentarios recientes