20 años después, Mary Pierce

Mary Pierce recuerda el título de Roland Garros levantado en el año 2000, el único logrado por una francesa desde 1967, tras ganar a Seles, Hingis y Conchita.

20 años de un triunfo nacional. Foto: WTA
20 años de un triunfo nacional. Foto: WTA

Roland Garros sigue contando y viendo pasar hojas de un calendario que no tiene qué celebrar. Y sólo le queda rememorar, recordar lo felices que fueron los franceses cuando uno de los suyos levantó el Grand Slam es la única forma de pensar que puede volver a suceder. La última en conseguirlo, hace justo ahora 20 años, ha hecho justo eso, recordar qué significa ganar siete partdos seguidos en la capital del país. 20 años de la gloria de Mary Pierce.

Poco se puede decir de aquella edición del año 2000 para la francesa que no pueda lograrlo el alcance de lo conseguido: Pierce ganó el título en individuales, derrotando en fila a Seles, Hingis y Conchita, y también levantó el cetro en dobles. Una gesta que ya suma dos décadas y que enmudece a la gala cuando atiende a WTA.com: "Es increíble pensar que han pasado 20 años. Honestamente, ¡no puedo creerlo!".

Y es que aquella fecha fue muy especial, y así lo vivió el púbico, pues desde 1967 ninguna mujer se había hecho con el título después de 33 años. "Los sentimientos y los recuerdos aún son muy frescos y vivos. Fue un momento muy especial en mi vida. Es muy bonito poder mirar hacia atrás y recordar todos esos recuerdos increíbles de cuando mi sueño en el tenis se hizo realidad".

Repleto de momentos únicos, pocos como el que se sucedió, y que Pierce no tarda en recordar, ante Monica Seles. Un tweener que 'tiró' la pista abajo. "Mónica Seles es una oponente muy dura para mí, amo a Mónica, es una amiga, la respeto mucho. Simplemente me estaba haciendo correr de lado a lado, y sabía que iba a golpear la pelota al otro lado. Ni siquiera pensé, fue un reflejo automático. Simplemente salté, golpeé la pelota, entre mis piernas y salté en el aire. Fue un milagro que realmente golpeara la pelota. Cuando veo las imágenes y miro hacia atrás, digo: '¡Oh, Dios mío, no pensé que podría saltar tan alto!'.

Y es que aunque Mary Pierce ganó también en Australia, ganar en casa es un sentimiento que sólo comparten quienes han nacido en Australia, Frania, Reino Unido o Estados Unidos. La francesa no se olvida del mejor momento de su carrera. "Las emociones más poderosas y fuertes que podrías vivir en una cancha de tenis es jugar un Grand Slam en casa en la cancha central con una multitud desatada. Ganar Roland Garros, para mí, fue la experiencia más increíble en mi carrera porque fue cuando mi sueño se hizo realidad. Vivir eso con los fans lo hizo mucho más especial".

Comentarios recientes