Los 10 momentos inolvidables de Federer en Roland Garros

Repasamos los episodios más destacables que ha vivido el suizo en un torneo con el que mantiene una relación de amor-odio en su rendimiento.

Roger Federer, trayectoria en Roland Garros. Foto: gettyimages
Roger Federer, trayectoria en Roland Garros. Foto: gettyimages

Cuando dos de las cosas más elegantes y hermosas que hay en el mundo se juntan, surge una relación especial, una atmósfera diferente como la que se respira en Roland Garros cada vez que Roger Federer ha saltado a la pista. La ciudad más bonita del mundo para muchos ha acogido en 18 ocasiones (70 triunfos y 17 derrotas) al jugador que elevó el tenis a la categoría de arte y que sigue empeñado en trasladar con una raqueta toda la belleza imaginable en torno al tenis. Consiguió ganar en 2009, después de sinsabores varios, y no parece descabellado que no volvamos a verle allí, aunque todos los amantes de este deporte se repiten mentalmente como un mantra que en 2021 Roger volverá al Bosque de Bolonia a intentar una machada.

La historia del suizo en el Grand Slam parisino se compone de luces cegadoras y sombras inquietantes, un difícil equilibrio entre el amor mutuo y la sensación de ser incompatibles, en gran medida, por un tercero que se coló en esa relación y acaparó a París para sí mismo, como es Rafael Nadal. Repasamos los 10 momentos que han marcado la trayectoria de Roger Federer en Roland Garros, tanto positivos como negativos, cuya repercusión en su trayectoria deportiva y personal ha sido clave.

1. El esperado debut ante Patrick Rafter

Fue un 25 de mayo de 1999 cuando Roger hizo su presentación en sociedad en el torneo parisino. Era una joven promesa que derrochaba talento, pero también incapacidad para gestionarlo. Su buena imagen ante Patrick Rafter, número 3 del mundo, fue un gran aval para seguirle de cerca en meses venideros. "Me impresionó mucho su talento natural, sabía que si trabajaba duro llegaría lejos. Pude vencerle por su falta de consistencia mental, pero se veía que era un jugador tremendo", comentó Rafter al término de ese partido ganando en cuatro mangas.

Se cumplen 21 años del debut de Federer en Roland Garros

Se cumplen 21 años del debut de Federer en Roland Garros

Seguir leyendo

2. La primera victoria de su carrera en cinco mangas

El suizo había perdido los dos únicos partidos en los que disputó un quinto set (ante Jiri Novak en Wimbledon 1999 y en Copa Davis contra Van Garsee ese mismo año. Su triunfo ante Michel Kratchvil por 8-6 en la quinta manga supuso la clara demostración del carácter ganador de ese genio en ciernes. Caería en octavos de final ante Corretja, pero su capacidad de lucha incansable ante su compatriota fue un influjo moral importante.

3. Una remontada épica en 2001 que empezó a construir su leyenda

Roger había tenido varios sinsabores en partidos ajustados por lo que ser capaz de remontar una desventaja de dos sets abajo, como hizo ante el armenio Sargis Sargssian, supuso un punto de inflexión en su proceso de maduración. Lo hizo en la segunda ronda de Roland Garros 2001, edición en la que consiguió meterse en la segunda semana por primera vez en su carrera de nuevo. Allí, en cuartos de final, volvió a ser frenado por Corretja.

4. Primer duelo en Grand Slam con Nadal, en 2005

Pocos podían imaginar que aquel joven imberbe que acababa de cumplir los 19 años iba a hacer que pareciera imposible el título de Roger en París. En aquel primer encuentro, Nadal hizo valer su habilidad natural para la tierra batida y ganó en cuatro mangas, neutralizando la mayor experiencia de Federer. Fue el primero de los muchos reveses que se llevó Roger en sus duelos particulares con el español, y se produjo después de tres ediciones en las que Federer perdió en primera ronda en dos ocasiones (contra Arazi, 2002, y Horna, 2003) y en tercera ronda contra Kuerten (en 2004).

5. El martillo pilón de su bestia negra y un severo correctivo en la final de 2008

Tres finales perdidas de forma consecutiva, tres domingos con la sensación de que había un hombre invencible en ese torneo que le arruinaría la posibilidad de reinar en él. Fueron tiempos duros para Roger, que a pesar de jugar muy bien en tierra batida y deshacerse de todos sus rivales sin apenas sufrimiento, chocaba una y otra vez contra el muro de Manacor. El 6-1 6-3 6-0 que le endosó Nadal en 2008 fue una losa para el helvético.

6. Ave fénix contra Tommy Haas en un partido memorable

Dos sets a cero para Haas, 4-3 30-40 en favor del alemán en el tercero. Nadal eliminado por Soderling y la sensación de que se escapaba la gran, quizá la única, oportunidad de ganar en París. Y emergió el carácter indomable de un campeón, esos intangibles que criban hombres de leyendas, para dar la vuelta al partido y hacer vibrar a todo un planeta. Es uno de los encuentros más recordados en la carrera de Roger, que bordeó el abismo, pero pudo escaparse de él.

7. Alcanzar el paraíso en la "tierra"

No fue el alemán la única dificultad que tuvo Roger para abrirse paso hacia un trofeo que parecía llevar su nombre desde que Rafa fuera apeado. En semifinales, tuvo que recurrir a los cinco sets para vencer a un inmenso Del Potro, mientras que supo gestionar la presión y los nervios en la final ante Soderling. Todo el mundo del tenis se emocionó con el triunfo de un jugador que merecía ese logro; el mismo Nadal reconoció tiempo después haber llorado de alegría al ver su amigo y rival levantando la Copa de Mosqueteros.

8. El tenis perfecto ante Djokovic en 2011

Si a muchos aficionados a este deporte les preguntan acerca del partido en que vieron un tenis de mayor calidad en Roland Garros, no serían pocos los que señalaran este duelo de semifinales. La velocidad de bola, intensidad y entrega de ambos contendientes fue difícil de explicar y el suizo consiguió con este triunfo romper la racha de 43 partidos seguidos ganados por Novak. Una auténtica exhibición que condujo a Federer a otra final, donde volvió a toparse con un inconmensurable Nadal. En la retina de todos quedarán los increíbles puntos que brindaron Roger y Novak en aquel duelo.

9. Memorable batalla ante Del Potro en 2012

Una vez más, la épica tuvo lugar en París de la mano del maestro suizo. Roger pudo dar la vuelta a un marcador muy adverso, con dos sets de ventaja para Juan Martín en los cuartos de final de Roland Garros 2012. Destapó el tarro de las esencias el helvético para llevarse la victoria y meterse en unas semifinales donde poco pudo hacer ante Djokovic. Sin embargo, su perseverancia y capacidad de sacrificio en esa remontada cautivaron al público francés.

10. La demostración de su grandeza, ante Wawrinka en 2019

El retorno del hijo pródigo. Así podría definirse lo sucedido en esa edición. Roger volvía a París tras cuatro años y tres ediciones ausente de Roland Garros, conseguía meterse en la segunda semana sin ceder ni un solo set a sus 37 años, y emocionó a todo el planeta con un triunfo memorable frente a su compatriota. Fueron cuatro sets de intensidad, alternativas tácticas, búsqueda de soluciones y mucho talento por parte de ambos. Roger demostró a todos y a sí mismo que seguía siendo un titán en tierra batida. Nadal frenó su recorrido, una vez más.

Comentarios recientes