Dos medallas incomparables

Nicolás Massú recordó en una entrevista su doble triunfo en las Olimpiadas de Atenas 2004. “Esas dos medallas no las cambio por nada del mundo”.

Nicolas Massú, campeón en Atenas. Fuente: Getty
Nicolas Massú, campeón en Atenas. Fuente: Getty

Hay hazañas tan grandes en la historia, algunas tan irrepetibles, que terminan por marcar por siempre a una persona. En este caso, a un deportista. Si preguntan por Nicolás Massú, por algún momento de su carrera, el 99% de los encuestados harán referencia a la misma fotografía: Juegos Olímpicos de Atenas 2004. Allí donde el chileno se colgó las dos medallas de oro, tanto en individuales como en dobles, con menos de 24 horas de distancia entre una final y otra. En una charla con Tennis Magazin, el ex número 9 mundial hizo memoria sobre cada emoción que sintió en aquella semana que le llevó al Olimpo de los dioses.

- Sydney 2000, primera experiencia olímpica

“Fue una buena experiencia de aprendizaje, sobre todo porque llevé la bandera chilena en la ceremonia de apertura. Tenía 24 años, en ese momento estaba cerca de los diez primeros, un mes antes había ganado el torneo en Kitzbühel. También tuve buenos resultados en dobles con Fernando González. Siempre pensé que algún día tendría la oportunidad de ganar una medalla”.

- Final de dobles con Fernando González

“Éramos muy luchadores. La final no fue fácil, pero habíamos jugado muchas horas esa semana. Fernando jugó el partido por la medalla de bronce en singles antes de los dobles, estuvo en la cancha durante tres horas y media, ganó 16-14 en el tercer set y solo tuvo 45 minutos de descanso antes de jugar conmigo. Fue vital que Fernando hubiera ganado el bronce, eso nos ayudó mucho mentalmente. Cuando le vi en el vestuario, simplemente dijo: ‘Estoy listo para pelear’. Siempre fuimos un equipo, desde el primer hasta el último punto. Siempre hemos creído en nosotros mismos, no solo en este partido, también en nuestras carreras”.

- Final individual después de la de dobles

“Estaba preparado, para esto llevaba entrenando tantas horas durante toda mi vida. Hice mi mejor esfuerzo en la cancha desde la primera hasta la última pelota. A veces tienes suerte, pero a veces no. A veces esperas mucho de un partido y luego no se dan las cosas. A veces no esperas nada y juegas increíble. Así es el tenis y tienes que aceptar. Terminamos nuestros dobles tan tarde que solo pude dormir escasas horas, todavía tenía un control de dopaje y trabajo con la prensa. Me desperté por la mañana y estaba de todo menos fresco y relajado”.

- Remontada ante Mardy Fish

“Lo más importante es que tu mente esté preparada. Entrené muchas horas para que mi cuerpo aceptara que tenía que jugar más horas. Vencí a jugadores fuertes en el camino a la final y eso me dio confianza. Fue como una doble final. Ambas finales podrían haber terminado de manera diferente, todavía estoy increíblemente feliz de haber ganado los dos partidos. Hasta la fecha, siguen siendo las únicas medallas de oro para Chile en unas Olimpiadas. Cuando Marcelo Ríos se convirtió en número uno, pensé: ‘Bueno, él es chileno, tiene 22 años y es el número uno del mundo. Si él puede hacer eso, yo puedo hacer lo mismo’. Clasificarte para unos Juegos Olímpicos es bastante difícil, así que ganar dos medallas de oro fue el mejor momento en mi carrera y de mi vida”.

- Un héroe en Chile

“Los chilenos siempre me recordarán. A veces siento que mi carrera está un paso por detrás de mi éxito olímpico. Primero soy campeón olímpico y luego ya viene mi carrera adicional. Las personas que están familiarizadas con el tenis me ven como uno de los diez mejores jugadores, ven buena carrera. A los jugadores jóvenes siempre les digo que pueden lograr grandes cosas, solo tienes que creer que es posible. Yo también tenía once años y veía tenis en la televisión, tuve problemas para encontrar patrocinadores, para viajar a los torneos, pero eso es parte de la vida. Si luchas y te mantienes motivado, valdrá la pena algún día. Si tienes el talento, algún día llegarás allí, justo donde quieras estar. Eso es exactamente lo que quiero transmitir, quiero ser un buen ejemplo para los niños”.

- Valor de las dos medallas

“Las tengo en un lugar seguro en Chile. Solo lo saqué una vez, en 2013 cuando terminé mi carrera. En ese momento hubo un gran evento de prensa para anunciar mi retirada y los JJ.OO. eran muy importante para mí. Ganar una medalla, ya sea de oro, plata o bronce, es muy importante. Nunca sabes cuándo sucederán estas cosas, pero siempre debes estar preparado para ellas. Tuve muchos sueños como jugador, pero hace tiempo que me di cuenta de esto: no cambiaría estas dos medallas por nada en el mundo”.

Comentarios recientes