Marcelo Melo y un ‘divorcio’ temporal

El tenista brasileño, alejado durante esta cuarentena de su compañero Lukasz Kubot, compara la modalidad de dobles como una especie de matrimonio.

Marcelo Melo y Lukasz Kubot en Shanghái. Fuente: Getty
Marcelo Melo y Lukasz Kubot en Shanghái. Fuente: Getty

Todos sabemos que el tenis es un deporte solitario, donde el jugador está solo en la pista, donde no puede recibir ningún tipo de ayuda o consejo para resolver sus dudas. ¿Pero qué pasa con los doblistas? En esta cuarentena, la mayoría de jugadores que compiten en el circuito individual han podido volver a casa y estar más tiempo con esas personas que no ven durante todo el curso, sin embargo, a los doblistas les han apartado del perfil con el que más horas comparten en el calendario. ¿Cómo llevan las parejas este distanciamiento. Marcelo Melo explica su caso en una charla con ATP.

“Los dobles, por decirlo de alguna manera, son como un matrimonio, por lo que a veces es bueno tener un pequeño descanso. Por supuesto que no era algo necesario, al menos entre Lukasz Kubot y yo. Ahora mismo no sé cuándo volveremos a vernos, depende de cuándo vuelvan los torneos y dónde podamos entrenar”, comenta el brasileño.

Aquí reside quizás la gran diferencia en cuanto a dificultad que tendrán singlistas y doblistas a la hora de volver al circuito. Ambos podrán entrenar el tono físico y su tenis, pero no todos los que forman parte del segundo bloque podrán practicar las jugadas y la compenetración con su pareja de baile habitual. “Tenemos un chat grupal con nuestros equipos de trabajo, por lo que nos mantenemos en contacto a diario. Hablamos entre una vez y dos veces a la semana, aunque en este momento no hay demasiadas cosas de las que hablar. Normalmente siempre hablamos sobre los horarios, los entrenamientos, esto y aquello. Ahora lo que hacemos es preguntarnos cómo estamos todos, de esa manera nos mantenemos en contacto”, detalla el de 36 años.

“Lukasz es un tipo muy agradable, siempre está positivo. Él quiere salir e ir a entrenar, siempre trae una energía súper positiva. Lo cierto es que es una pena perder esta energía que tiene durante estos días”, añade el sudamericano, quien no ha tardado en recuperar el teléfono de Bruno Soares para comenzar los entrenamientos con su compatriota. “Tuvimos mucha suerte de encontrarnos aquí. Ahora falta ver cómo gestionamos los tiempos para entrenar, pero será un placer estar de nuevo con él en la cancha”, confiesa Melo, actualmente número del mundo.

Mientras tanto, Marcelo no pierde tampoco el contacto con Alexander Zverev, uno de los jugadores con los que más tiempo comparte en el tour. “Alex ex un tipo muy agradable, siempre pasamos un buen rato cuando estamos juntos. Su familia también es muy amable, su equipo es muy amable, así que me llevo bien con todos ellos”, asegura el carioca. Eso sí, para verles unir fuerzas en pista tendremos que esperar. “Siempre hablamos de algún día volver a jugar juntos (ya lo hicieron en Shenzen 2017), pero él me discute sobre quién de los dos sería el líder. Él dice que será él, pero se equivoca. En individuales, por supuesto que sería que él, pero en dobles deberá seguir mis reglas”, concluye entre risas.

Comentarios recientes