El US Open se plantea jugar a puerta cerrada

Tras decir constantemente que la USTA no valoraba jugar el US Open 2020 a puerta cerrada, ahora parece ser la opción más viable.

Flushing Meadows. Foto: Getty Images
Flushing Meadows. Foto: Getty Images

La edición del año 2020 del US Open podría llevarse a cabo finalmente a puerta cerrada, circunstancia motivada por la pandemia de coronavirus que está afectando a todo el mundo y obviamente al deporte de la raqueta. La USTA continúa reflexionando cada día sobre qué hacer con el gran evento del verano. Opciones hay pocas, siendo el aplazamiento, el cambio de sede o el jugarse sin público las más valoradas. Hasta el momento, todos los torneos de tenis profesionales han sido suspendidos desde marzo debido al COVID-19 y existe cierta preocupación sobre que ocurrirá con el Abierto de los Estados Unidos, que cada año se disputa en New York, ciudad donde actualmente se encuentra el epicentro de la pandemia, con algo más de 20.000 muertos a causa del virus.

La opción de jugarse sin público es una opción que antes la organización del torneo no contemplaba y que ahora parece ser la más cercana, debido al enorme temor de que en Flushing Meadows haya muchísimos contagios entre los espectadores. Recordemos que el año pasado 737.872 fanáticos fueron a las instalaciones del torneo durante esas dos semanas Si esto llegara a producirse, el certamen sufriría una gran pérdida financiera con la marcha de muchísimos patrocinadores y contratos con diversos medios televisivos. Además, algunos jugadores no se muestran muy a favor de jugar torneos de este calibre sin espectadores en las gradas.

El último en hacerlo ha sido el croata Marin Cilic que manifiesta que el jugar sin aficionados haría que los tenistas no se encontrasen motivados en los partidos: "Jugar a puerta cerrada haría que los jugadores pensaran que están en un partido de entrenamiento. No creo que sea el mejor escenario, y para el ganador ser recordado como el tenista que consiguió ganar el US Open sin espectadores. Creo que es una opción que a muy pocos le gustarían", manifestó en declaraciones recogidas por Reuters.

Originalmente, el CEO de la USTA, Mike Dose, comentó hace un mes que es altamente improbable que el torneo se llegara a jugar a puerta cerrada. Sin embargo, esa opinión desde entonces ha cambiado significativamente y ahora hay más personas que se inclinan a favor de la opción de jugarse a puerta cerrada. Otro alto mandatario, el Director de Ingresos de la USTA, Lew Sherr, comentó que cada vez hay más opciones de que el torneo se llegara a producir de esta manera: "Hace dos meses, parecía prácticamente imposible que llegaramos a celebrar el evento sin aficionados. A medida que hemos avanzado con el paso de los días, hemos llegado a reconocer que esa opción puede ser viable. Los aficionados llevan mucho tiempo sin poder ver tenis y el hecho de que el tenis pudiera volver sería algo único e histórico", manifestó.

Recordemos que el próximo mes la organización del torneo comunicará de manera oficial que ocurrirá con el torneo.

Comentarios recientes