Rafa Nadal y sus récords en tierra más increíbles

Repasamos el dominio histórico del manacorí sobre la arcilla con unos números que, sencillamente, te dejarán con la boca abierta. 

Nadal en Roland Garros 2019. Fuente: Getty
Nadal en Roland Garros 2019. Fuente: Getty

¿Superará alguien lo hecho por Rafa Nadal sobre la tierra batida algún día? Supongo que esta misma pregunta se hicieron los mayores fanáticos de Björn Borg hace ya bastantes décadas. La respuesta nadie la conoce y solo el tiempo podrá darla, pero en estos momentos donde el tenis brilla por su ausencia, un pequeño paso por la hemeroteca y los números del tenis nos hacen darnos cuenta del dominio tan apabullante que el manacorí ha ejercido a lo largo de los últimos años. A fecha de 2020, estos son los mayores hitos de Rafa en su superficie predilecta.

1. Récord de títulos sobre arcilla: en una era donde la carga de partidos y torneos es menor con respecto a otras generaciones, Rafa no tuvo problemas en pulverizar este récord. Lo hizo hace ya tres años, en Monte Carlo 2017, donde con su victoria en la final ante Albert Ramos superó los 49 títulos de Guillermo Vilas. Quizás lo más increíble de las 59 coronas que Rafa tiene en su palmarés es el porcentaje de títulos conseguidos en torneos grandes: de esos 59 títulos, 40 (!) provienen de torneos de categoría Masters 1000 o mayor, nada más y nada menos que un porcentaje de en torno al 68%. Una auténtica animalada que describe bien la capacidad de Nadal de rendir especialmente bien en los torneos más grandes.

2. La mayor racha de victorias en la historia de una superficie: hablamos hace poco de lo que significó su derrota en 2005, en el torneo de Valencia, ante Igor Andreev. Nadie sabía que, en aquel momento, aquella derrota iniciaría una racha de triunfos que tiene por méritos propios su lugar de oro en el Olimpo del tenis. 81 victorias consecutivas, durante más de dos años: una estadística que refleja un nivel de dominio absolutamente extraterrestre. 13 títulos en tierra consecutivos que solo Roger Federer pudo parar en la final del Masters 1000 de Hamburgo, en 2007. Nadie nunca ha encadenado en el tenis masculino una racha de tantos triunfos en una superficie.

3. El "Clay Slam", hito único en la historia: este quizás sea un récord que pase inadvertido, pero cuya realización entraña una dificultad extrema. Te obliga a mantener un nivel de tenis excelente a lo largo de cinco largas semanas. Pero no hay meta imposible cuando Rafa pisa una pista de arcilla: en 2010 Nadal añadió una nueva capa a su dominio sobre la superficie al convertirse en el único tenista capaz de ganar todos los torneos principales de la gira de tierra. Monte Carlo, Madrid, Roma y Roland Garros, todos cayeron de la balanza del manacorí en lo que fue un año soberbio, completado con el hat-trick del Major parisino, Wimbledon y Us Open. El hito cobra mayor relevancia si nos fijamos en que, a lo largo de esos cuatro torneos, Nadal cedió únicamente dos sets: ante Gulbis en Roma y ante Almagro en Madrid. Dos sets perdidos en cuatro torneos: una auténtica locura.

4. Roland Garros, bendita locura: ni en las eras anteriores a la Era Open un tenista había alcanzado tal nivel de dominio en un Grand Slam. Esos 12 campeonatos en la Philippe Chatrier encumbran a Nadal a lo más alto de París, a la categoría de rey en el torneo que más exige al tenista físicamente de todo el año. Le siguen a cierta distancia, cómo no, Novak Djokovic y Roger Federer, con 8 campeonatos cada uno en el Open de Australia y Wimbledon, respectivamente. Ni tan siquiera en el tenis femenino se iguala esta proeza: Margaret Court pone el listón en 11 entorchados en Australia.

5. 5 eventos con más del 90% de efectividad: para cerrar estas cinco estadísticas marcianas nos damos cuenta de que este número parece darle suerte a Nadal. Desde el 100% de triunfos sobre tierra en Copa Davis hasta el 91% de victorias en Roma, Rafa tiene el honor de tener un porcentaje positivo del más del 90% de victorias en cinco torneos. Los restantes son, nada más y nada menos, que el 97,9% de efectividad en Roland Garros, el 93,8% en el Conde de Godó y el 93,4% en Monte Carlo. Todo esto, claro, suma para que el manacorí tenga un porcentaje de victorias en la terre batue de un 91,8%.

Rafa es, por méritos propios y de forma casi indiscutida, el mejor que nunca pisó una pista de tierra batida. Solo nos queda seguir disfrutando y rememorar sus batallas en estos tiempos sin acción en las pistas.

Comentarios recientes