Rafael Nadal, el emperador de Roma en el siglo XXI

Repasamos la trayectoria histórica del español en el Foro Itálico, deteniéndonos en momentos cumbre y en los pocos que osaron desafiar su poder.

Rafael Nadal y trayectoria histórica en Roma. Foto: gettyimages
Rafael Nadal y trayectoria histórica en Roma. Foto: gettyimages

Por más que me froto los ojos y pellizco mi piel, la realidad es irrefutable. Hay un nombre, Rafael Nadal, que se repite como si de un mantra se tratara en el palmarés de todos los torneos y no podía ser menos que en el Masters 1000 Roma. Posiblemente esta será la reacción de nuestros nietos, bisnietos y todas las generaciones que vengan después y tengan la magnífica idea de analizar la historia de este bello deporte. Nunca puede desdeñarse la posibilidad de que alguien iguale o supere los registros del balear en tierra batida, pero la monstruosidad de lo conseguido por él asegura una reacción de este tipo en cualquier aficionado del futuro. Será imposible poder transmitir la grandeza de un jugador que dilapida récords y eleva la capacidad de un ser humano por jugar al tenis sobre esta superficie, convirtiendo su actividad en un arte letal, en una danza feroz y armónica al mismo tiempo.

El Foro Itálico es uno de esos lugares donde los grandes deben dejar su huella y el imperio creado por Rafael Nadal no solo lo ha conseguido, sino que ha evitado que algunos de los mejores de la historia escriban un legado en la que durante siglos fue la capital de Occidente. Nadie había ganado más de tres ediciones del torneo italiano en toda su historia (hicieron triplete Jaroslav Drobny, Marty Mulligan y Thomas Muster) hasta que el de Manacor se presentó en sociedad. Llegó a Roma ya con cierto empaque, clasificado como 7 del mundo y vaticinando emociones fuertes. Fue en 2005 su primera escaramuza italiana y se resolvió con el primero de los nueve títulos que pueblan su currículum de este evento.

Nadal ha disputado 67 partidos en el Masters 1000 Roma, con un balance tan contundente como es el de 61-6. Es sencillo escribirlo, decirlo, leerlo, pero casi imposible interiorizarlo y darle el mérito que merece. Quizá solo el tiempo permita darnos cuenta de lo que ese jovencito que disputó su primer encuentro ante Mikhail Youzhny, venciendo por 6-0 6-2, ha conseguido. En aquella edición se impuso a Guillermo Coria en un encuentro agónico resuelto en el tiebreak de la quinta manga, que supuso un claro mensaje al argentino: "Tu tiempo ha acabado". No hizo falta que lo verbalizara, es lo que todos pensamos al presenciar ese despliegue de ilusión, desparpajo, fuerza y talento.

Sumó tres títulos consecutivos y su primera derrota no llegó hasta la primera ronda de Roma 2008, cuando se cruzó en su camino un Juan Carlos Ferrero muy inspirado que aprovechó el desgaste físico acumulado por el balear. El hecho de que el torneo italiano sea el último de la gira sobre tierra antes de Roland Garros ha ocasionado que Rafa se presentara en ocasiones con más desgaste físico y mental del aconsejable para un evento de esta envergadura. No fue el caso de su derrota ante Novak Djokovic en las finales de 2011 y 2014, cuando el serbio impuso su autoridad ante Rafa, en el enésimo capítulo de una rivalidad que ha vivido momentos épicos en la capital italiana, como aquella final de 2012 jugada en lunes por la persistente lluvia que evitó que se jugara en el día previsto.

Entre 2015 y 2017, Rafa vivió sus peores momentos en el Foro Itálico. Carente de confianza y chispa en el que fue el peor año de toda su carrera, sucumbió en cuartos de final ante Stan Wawrinka, jugando con más corazón que argumentos tenísticos. Perdió en cuartos de final ante Novak en 2016, semanas antes de confirmarse la grave lesión que le obligó a retirarse de Roland Garros ese año, mientras que en 2017 su verdugo fue Dominic Thiem, que hizo méritos suficientes para vencer a un Nadal exhausto tras ganar en Montecarlo, Barcelona y Madrid. Así pues, solo cuatro hombres han sido capaces de ganar a Rafael Nadal en Roma: Ferrero, Wawrinka, Djokovic y Thiem. El balear se ha ganado el corazón del Foro Itálico e intentará seguir ampliando su palmarés y llegar a los 10 títulos, una cifra redonda que agrandaría aún más su ya inabarcable leyenda en este Masters 1000 Roma.

Comentarios recientes