El origen de la mala relación entre los Djokovic y los Federer

Todo se originó en una eliminatoria de Copa Davis en el año 2006 entre Suiza y Serbia. Lo que pasó aquel fin de semana, marcó el inicio de sus tiranteces.

El origen de la mala relación entre los Djokovic y los Federer. Foto: Getty
El origen de la mala relación entre los Djokovic y los Federer. Foto: Getty

Ayer, unas declaraciones de la mamá de Novak Djokovic, Dijana, provocaron mucho revuelo dentro del mundo del tenis porque en un momento de la entrevista, ella se refiere a Roger Federer como alguien "un poco arrogante". Aunque en los últimos tiempos la relación entre los Djokovic y los Federer se ha suavizado un tanto, lo cierto es que en sus orígenes, el ambiente era más que tenso entre los dos círculos y se dedicaron palabras no demasiado amistosas. La familia del serbio nunca perdonó ciertas actitudes de Roger hace años y eso se ha seguido notando en alguna que otra declaración que ha salido de Srdjan, el padre de Nole, y Dijana. ¿Dónde surgen estas discrepancias entre ambos?

Ginebra. Año 2006. Serbia y Suiza se enfrentan en Copa Davis. Por aquel entonces, Federer ya era número 1 del mundo, ganador de varios Grand Slams y auténtico dominador del circuito. Nole era un recién llegado y apenas tenía 19 años cuando enfrentó a un Wawrinka que por aquel entonces aún se le conocía como Stanislas. En un partido épico, Djokovic remontó dos sets a uno abajo y terminó ganando con muchísima tensión en las dos últimas mangas. A Roger no le gustó demasiado la actitud de Novak Djokovic, que durante ciertas fases del encuentro hizo ver que no se sentía cómodo y parecía sufrir algunos problemas físicos en su pierna. Federer no dudó en señalarle de forma pública en rueda de prensa cuando tuvo ocasión.

Así lo recogen en el libro 'Federer, the Greatest of All Time', que recuerdan lo que sucedió aquella noche en el Palexpo de Ginebra. Aunque Nole puso el 1-1 en el marcador, Suiza se llevó el dobles en la jornada de sábado y el domingo, Roger puso el 3-1 definitivo en una victoria clara en tres mangas ante Djokovic. Fue entonces cuando el de Basilea apuntó y disparó hacia el serbio. "No me creo sus lesiones", comenzó diciendo entre las risas de los periodistas presentes. "No, no es divertido. Lo digo en serio. Creo que el tema de sus lesiones no es serio. Las reglas están ahí para ser usadas, no para que se abuse de ellas pero eso es lo que él ha estado haciendo muchas veces. No me ha gustado verle hacer eso y luego, correr como si nada de nuevo. Estoy feliz de haberle derrotado", añadió el suizo.

Cuenta el libro que tres semanas después, Nole y Roger hablaron en privado para limar asperezas pero aquello no sentó nada bien dentro de la familia de Djokovic. Tal fue así, que Srdjan, muchos años después, en una entrevista para Newsweek, recordó lo sucedido aquel fin de semana. "Mi hijo tenía problemas en el tabique nasal y no podía respirar. Tenía problemas para jugar puntos y partidos largos. Federer aprovechó eso para faltarle al respeto por su problema. No se portó bien. Nunca nadie ha tratado así a mi hijo. Podría ser el mejor del mundo, pero no una buena persona en ese momento", aseguró el padre de Novak.

Muy recordado aún a día de hoy fue lo que pasó durante la semifinal que disputaron los dos tenistas en Montecarlo, en el año 2008. En un momento del primer set, una pelota de Novak fue cantada como mala y Roger Federer se acercó a la línea para comprobarla, debido a lo dudosa que era. Desde el box del serbio, hicieron algún comentario y él los mandó a callar con un 'Be quiet!', para terminar borrando la marca.

Este tipo de cosas calaron en el ánimo de los Djokovic, que pusieron la cruz al suizo. Aunque Roger y Novak pasaron a tener una relación cordial con el paso de los años, lo ocurrido anteriormente abrió heridas dentro de sus círculos que no se cerraron ni con el paso del tiempo. Ellos dos, eso sí, han mantenido una relación muy respetuosa fuera de las pistas y se les ha podido ver incluso bromeando entre ellos en algún acto promocional como el de Londres, el año pasado, donde revelaron que tienen un grupo de Whatsapp junto con Rafa Nadal donde hablan de vez en cuando entre los tres. La lucha por ser el GOAT ha hecho que exista una unión especial entre los tres aunque es evidente que la relación Djokovic-Federer no es tan cordial como la que ambos tienen con Nadal.

"Nos respetamos. No somos amigos, pero somos colegas. No iremos a cenar juntos porque es difícil ser amigo de un rival con el que compites en la pista", comentó Djokovic el año pasado durante una rueda de prensa cuando fue preguntado sobre su relación con Federer, semanas después de la final de Wimbledon que acabó con la victoria del serbio, remontando dos match points en contra. Esas palabras pueden definir a la perfección lo que es la relación entre Nole y Roger. Se respetan y muestran cordialidad entre ambos de puertas para afuera. Dentro, es probable que las sensaciones sean algo distintas.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes