La USTA abre la puerta a que Indian Wells sea la sede del US Open 2020

Michael Dowse, director ejecutivo de la organización, dijo estar contemplando todas las opciones, incluso jugar el torneo a puerta cerrada.

Indian Wells, posible sede del US Open 2020. Foto: gettyimages
Indian Wells, posible sede del US Open 2020. Foto: gettyimages

En tiempos de incertidumbre, no ayuda nada que una organización tan importante como es la USTA, organizadora de un US Open 2020 que está en el alambre, emita mensajes contradictorias con pocas horas de diferencia. Si el viernes comentaban en un comunicado que trabajaban para intentar sacar adelante el evento asegurando las condiciones sanitarias, pero no se planteaban cambiar la sede, ahora, en unas declaraciones recogidas por InsideTennis, el presidente ejecutivo de la organización, Michael Dowse, lanza un mensaje mucho menos institucional con un trasfondo evidente: hay que jugar el torneo sí o sí, por lo civil o por lo militar, como suele decirse.

Así se desprende de unas contundentes declaraciones en las que da alas a un rumor creciente que solo el comunicado del pasado viernes había logrado atemperar, como es la opción de que el torneo se disputara en las instalaciones de Indian Wells, aprovechando que en California el impacto del coronavirus ha sido menor y se espera que se levanten las restricciones a eventos deportivos mucho antes que en Nueva York. "No hay nada descartado. Por ahora, tenemos idea de continuar trabajando en la hipótesis de que el torneo se disputará en septiembre en Flushing Meadows, aunque tampoco descartamos que pudiera llevarse a cabo a puerta cerrada", aseguró el director ejecutivo de la USTA en unas sorprendentes declaraciones.

"No se ha tomado ninguna decisión formal respecto a mudarnos a Indian Wells y no creo que lo hagamos antes de junio. Pase lo que pase, todo lo que decidamos será en coordinación con la ATP y WTA", declaró un hombre que llegó a reconocer conversaciones entre la USTA y el gobierno de Donald Trump por considerar prioritario disputar el torneo, por las consecuencias económicas devastadoras que tendría su cancelación. "Hemos hablado con el gobierno y mostraron su compromiso a incrementar los test disponibles para deportivos y agilizar el proceso para que puedan entrar al país gente de otros lugares. Nuestras prioridades son la salud de todos los implicados en el torneo, el impacto financiero y lo relevante a nivel social que sería poder disputarlo", aseguró.

Es preciso señalar que la cancelación del torneo de Indian Wells supuso un golpe muy duro económicamente para todo el Valle de Coachella, que se llegó a estimar en 400 millones dólares. Si la desescalada en Nueva York es más lenta que en California, parece evidente que la opción de que haya un cambio de sede adquiera forma. El hecho de que este emplazamiento sea considerado como el "quinto Grand Slam" se debe a sus prolíficas instalaciones y a una logística impecable, como una pista central con aforo para 16.000 personas, que harían viable la disputa de un Grand Slam. Habrá que estar muy atentos a lo que suceda en los próximos tiempos para determinar por qué opción se decanta la USTA para la celebración de un US Open 2020 que parece prioritario e imperativo para todo el país.

Comentarios recientes