Balance del Mutua Madrid Open Virtual Pro

Siendo muy aplaudida la idea con fines solidarios, el formato no ha terminado de enganchar al público tal y como hemos podido ver en redes sociales.

Balance del Mutua Madrid Open Virtual Pro. Foto: MMO
Balance del Mutua Madrid Open Virtual Pro. Foto: MMO

Desde el Mutua Madrid Open promovieron una gran iniciativa ante la imposibilidad de realizar el torneo debido a la pandemia de Covid-19 que azota el mundo. Con la idea de recaudar dinero para fines benéficos y poder traer un pedacito de tenis a nuestro día a día, lanzaron el Madrid Open Pro Virtual, un torneo virtual donde varios de los mejores tenistas del mundo competían desde sus propias casas de forma online en el videojuego Tennis World Tour. Durante toda la semana hemos podido ir viendo los partidos entre los participantes, con la novedosa idea de que una cámara enfocaba en directo a cada jugador desde su casa, pudiendo ver lo que decían o cómo reaccionaban en cada momento. Los comentarios en las redes han sido un poco dispares, en relación a cómo ha sido el formato.

En una encuesta realizada en Twitter, a más del 70% de los encuestados no le resultó demasiado atractivo el formato. Gracias a las más de 50 personas que ofrecieron sus comentarios a la encuesta, hemos podido obtener qué ha sido lo que más ha gustado del torneo y aquello que no tanto y que podría mejorarse, en el caso de que esto se pudiera hacer de nuevo en otra semana durante el tiempo que estemos sin tenis.

Puntos positivos

Existe una total unanimidad en que la idea del torneo es buena. Todo lo que esté relacionado con la solidaridad o los fines benéficos tiene muy buena acogida en estos tiempos y todos destacan el acierto que supone una iniciativa así. Además de esto, a la gente le ha parecido bastante entretenido el poder ver a los propios tenistas jugando desde sus casas, al estilo gamer, oyendo también lo que iban diciendo en cada momento.

Lo que pasaba en segundo plano en las casas de los tenistas es algo que ha dado mucho juego en redes sociales. Como el perro de David Ferrer que hizo acto de presencia reclamando atención mientras él jugaba su partido, los comentarios de Fognini mientras jugaba o los piques de después entre varias jugadoras. Todo esto ha sido muy celebrado y ha causado muy buena impresión en las redes.

Puntos negativos

Prácticamente todo el mundo está de acuerdo en que el videojuego no es todo lo atractivo que podría ser para un aficionado al tenis. Resaltaban la poca calidad gráfica o de jugabilidad que posee este Tennis World Tour y los fallos constantes que se han ido viendo durante la semana en los encuentros. Alguno deseó que hubieran elegido otro juego como el Australian Open 2 y había quien recordaba con añoranza juegos antiguos que fueron exitosos como el Top Spin 4, entre otros. Igual que en el fútbol existe un juego brutal como el FIFA, los aficionados del tenis reclaman que las compañías se pongan las pilas y saquen un videojuego acorde a la generación de consolas que estamos viviendo en la actualidad.

Otra cosa que no ha gustado demasiado ha sido la elección de los comentaristas. Mientras en el torneo de FIFA que se organizó hace ya unas semanas en el mundo del fútbol, la propuesta contó con el apoyo de todos los grandes comentaristas de cadenas de televisión y radio, además de la presencia de Ibai Llanos, que arrastra una legión de fans a sus espaldas, hay personas que no han entendido la elección de varios gamers para comentar los partidos y que no estuvieran relacionados con el tenis. Parece ser que no amenizaban demasiado el espectáculo, por otra parte y no gustaba que en ocasiones hablaran por encima de los jugadores, lo que impedía escuchar qué estaban diciendo los propios tenistas.

Varios de los que han intentado seguir el torneo, desconectaron tras varios minutos en línea. Apuntan que el formato no terminaba de engancharles por falta de dinamismo en general. Tampoco ayudó demasiado la falta de conectividad entre Europa y América, algo habitual a la hora de jugar online como ya se puede ver en el FIFA, que obligó a EA Sports a diversificar ciertas zonas y hacer que los usuarios que compiten lo hagan entre personas de su misma región. Algunos de los tenistas no pudieron jugar sus partidos por sus problemas con la conexión, no pudiéndose disputar el duelo que tenía.

Como resumen, la idea del formato es algo que ha gustado bastante y ha sido muy aplaudida. Todos los tiros en cuanto cosas a mejorar se centran en el videojuego. Muchos aficionados reclaman que una compañía decida al fin sacar un juego adaptado a las nuevas generaciones de consolas que se avecinan, que dispongan de todas las licencias si fuera posible (en este faltaban muchos jugadores top) y que la jugabilidad sea tan buena como ocurre en el fútbol con el FIFA. Ojalá que esto haya sido el punto de partida para que esto ocurra y veremos si algún que otro torneo esta temporada decide seguir los pasos del Mutua Madrid Open y se lanza a organizar algo parecido.

Comentarios recientes