Kerber: “Cuando pase la pandemia valoraremos más las pequeñas cosas de la vida”

La ex Nº1 del mundo relata en una entrevista cómo ha ido su recuperación de la pierna izquierda y cómo está siendo su cuarentena en familia desde Polonia.

Concentración máxima durante un partido. Fuente: Getty
Concentración máxima durante un partido. Fuente: Getty

Cuando una lesión en su pierna izquierda alejó a Angelique Kerber de los torneos de Indian Wells y Miami, todo el mundo pensó que lo peor ya había pasado para la alemana. Sin embargo, el coronavirus apareció de la nada para poner en jaque a todo el mundo del tenis y a todo el planeta en cuarentena. Ahora aquella lesión es lo de menos y la de Bremen aguarda en Polonia junto a su familia hasta que el temporal amaine. Una etapa inédita para cualquier deportista de la cual muchos extraerán importantes lecciones de cara al futuro. Ese el mensaje que la la teutona ha querido plasmar a través de una entrevista con Tennis Magazin.

“Ahora estoy tratando de sacar el mejor partido de esta situación. Nadie puede decir cómo será el futuro, eso es lo que más complica el hecho de planificar cualquier cosa”, analiza la actual número 21 del mundo desde su confinamiento. “La motivación para entrenar como siempre es algo que todos los atletas de élite llevamos dentro. Tengo un objetivo y en todo momento sé por qué lo estoy haciendo, así que no es tan difícil para mí mantener esa motivación alta”, asegura con descaro.

Esa motivación estaba enfocada en el torneo WTA de Stuttgart, lugar donde debía hacer su reaparición en las pistas esta misma semana. Uno de sus eventos preferidos que, como tantos otros, tuvo que ser cancelado por el contexto global. “Es una pena que el WTA de Stuttgart no haya podido disputarse debido al coronavirus. Tras de mi lesión después del Open de Australia estuve trabajando muy duro para recuperarme, tenía muchas ganas de volver a la gira. Cambiar ese ritmo de entrenamientos diarios es realmente difícil, al principio no lo llevé nada bien”, recuerda la campeona de tres títulos de Grand Slam.

Kerber es una de esas personas que sabe cómo enfocar lo positivo de esta cuarentena, quizá porque a sus 32 años de edad cuenta con esa madurez que le permite ir más allá de los hechos. “Lo que más extraño son las pequeñas cosas, cosas que hace tiempo hubiera dado por sentado pero que ahora ya no son posibles. Echo de menos mi vida cotidiana, los hábitos normales, me gustaría volver a tomar un café con mis amigos, pero mi única salida al aire libre durante estos días es para ir a comprar al supermercado, con una mascarilla y unos guantes de goma. Intento disfrutar de los días en casa, respirar profundamente y darle descanso a mi cuerpo, apagarlo y aclarar mi cabeza”, confiesa.

El tenis volverá, no sabemos cuándo, pero volverá. La pregunta es, ¿volverá el ser humano a comportarse como siempre? “Cuando termine esta pandemia, seguramente estaremos agradecidos por muchas cosas que hasta ahora no apreciábamos tanto, aunque solo sea el hecho de poder moverte libremente de nuevo. Espero que después, a pesar de todo el ritmo agitado que llevamos los tenistas, recuerde la necesidad de tomarme un tiempo para mí y disfrutar de las pequeñas cosas de la vida. También espero que en esta crisis prevalezca la comprensión de que juntos somos más fuertes, que empecemos a actuar en consecuencia con el futuro”, concluye.

Comentarios recientes