El arte de entrenar, por Cahill y Halep

La rumana analiza cómo es el día a día junto a Darren Cahill, el hombre que la convirtió en campeona de Grand Slam: “Me ha enseñado a sonreír en pista”.

Cahill y Halep durante un descanso. Fuente: Getty
Cahill y Halep durante un descanso. Fuente: Getty

Ahora que la cuarentena nos tiene a todos congelados, es un buen momento para analizar otros aspectos del mundo del tenis a los que quizá no prestemos tanta atención como se merecen. Por ejemplo, la importancia que tiene la figura de un buen entrenador en determinados tenistas. Hablamos de Simona Halep y de Darren Cahill, un dúo que ha cosechado tantos éxitos que incluso el año en el que decidieron separar sus caminos (2019) terminaron de nuevo conectados. En un reportaje elaborado por el Australian Open, los dos protagonistas reflejan lo especial de esta relación de amistad, una de las más consolidadas dentro del vestuario femenino.

“Nos lo hemos pasado muy bien juntos, nos lo seguimos pasando muy bien. Con él he aprendido mucho sobre cómo disfrutar estando dentro de la pista. Son ya cinco temporadas colaborando con Darren, adquiriendo muchos conocimientos, él es una persona muy relajada y yo no tanto, así que trato de combinar eso en mi día a día, pero también es un trabajador serio: cuando hay que trabajar se trabaja, cuando hay que reírse, nos reímos”, señala la actual número 2 mundial.

Alcanzar esa grado de confianza ha sido la clave definitiva para que Simona encontrar en Darren el compañero de viaje perfecto. “Hay veces que nos salen bromas solo con mirarnos, aunque estar en pista compitiendo represente un trabajo muy duro. Hay que aprovechar la posibilidad que te ofrece este tipo de trabajo, salir ahí fuera a ganar al mismo tiempo que disfrutas de cada golpe. Antes de conocer a Darren jamás había sonreído en una pista, esto es algo que he aprendido con los años. Sin duda alguna, es algo que ayuda a relajarte y a jugar mejor”, descubre la de Constanta.

En cuanto a Cahill, su pasión por el tenis la llevo dentro mucho antes de conocer a Halep. “El entrenar lo llevo en la sangre y mi familia se podría decir que también. Llevo en este negocio prácticamente toda mi vida, desde que tengo 16 años. Básicamente, mi vida se ha basado en coger aviones e ir de un continente a otro, así durante los últimos 38 años, estando fuera una media de 35 semanas. Es evidente que el año sabático que me tomé en 2019 me vino genial”, recuerda el de Adelaida.

“Ser entrenador de tenis es duro, dejas atrás a tu familia, estás viajando cerca de 30-40 semanas con tu jugador, al que debes serle fiel, ya que sus actuaciones en la pista será lo que determine tus ingresos. Muchas decisiones cambian en función de ganar o perder un partido, no es como los entrenadores de fútbol que ganan según lo que ponga en su contrato, aquí podemos depender de un solo partido. El tenis es ir semana a semana”, insiste el hombre que también trabajo con Agassi o Hewitt en el pasado.

Pero llevar a dos tenistas al número 1 del mundo no era suficiente para Darren, quería repetir la hazaña en el circuito femenino y por eso puso sus ojos en Halep. “Ser campeona de Grand Slam es lo que le ha dado la creencia en sí misma, la confianza para volver a hacerlo. Esa manera de moverse que tiene en la pista es su mayor habilidad, pero también ha mejorado a la hora de verse en momentos adversos dentro de los partidos, cuando ve que la van a superar, ahí es cuando respira profundamente y es capaz de resolver sus problemas. Así es como fue capaz de llegar hasta la meta en los Grand Slams. De hecho, en los últimos años nunca ha quedado por debajo de las cuatro primeras del ranking. Así es Simona, eso es lo que la define como persona, su ética deportiva y su profesionalidad”, asegura el australiano de 55 años.

Esta es la personalidad de Cahill, uno de los maestros de los banquillos en los últimos treinta años, el hombre que convirtió a Simona Halep en una jugadora mundial. “Todo lo que me dice es especial para mí, me cuenta muchas cosas", destaca la rumana, encantada con volver a contar con la presencia de Darren. “Por ejemplo, siempre me recuerda que debo mantener la cabeza en su sitio, ser fuerte mentalmente. Siempre me da buenos consejos, así que seguiré escuchándole durante mucho tiempo”.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes