"En media hora tenía claro que había que formar a ese chico"

Riccardo Piatti analiza el juego de Jannik Sinner, un talento precoz frenado en estos meses por un confinamiento en el que trabaja la parte física.

Jannik Sinner. Foto: ATP
Jannik Sinner. Foto: ATP

De uno u otro modo, a todos los tenistas este parón va a comprometer su presente deportivo. A los más veteranos les restará más tiempo del que les queda, que no es mucho, mientras a los jóvenes les va a frenar la progresión y aclimatación a un circuito al que habían llegado para quedarse. En ese segundo cajón se encuentra Jannik Sinner, quien mata el tiempo en su casa de Montecarlo, donde espera a que el tenis pueda reanudarse lo antes posible, algo muy difícil a corto y medio plazo.

En una conversación con Marco Montemagno, jugador y entrenador, Riccardo Piatti, reflexionan sobre las consecuencias del parón, mientras Piatti analiza el juego de su pupilo y el horizonte que espera dar forma en la ascensión de uno de los más grandes proyectos que tiene el tenis masculino en estos momentos. La charla, primeramente distendida a través de videollamada encuentra un primer momento revelador, cuando Ricardo admite que no tardó demasiado en decidirse por reclutarlo: "En media hora ya había decidido reclutarlo para el tenis".

Hasta llegar a nuestros días, Sinner no ha hecho más que cumplir con lo prometido, siendo uno de los tenistas más prometedores del mundo y una futura estrella que nadie espera que pueda torcerse. El italiano cuenta cómo está siendo su cuarentena. "Ambos estamos en Mónaco, en cuarentena, con las mismas reglas que en Italia. Estoy en casa y me estoy centrando mucho en el trabajo atlético. Hacemos lo que podemos, de vez en cuando, como Roger, juego contra la pared. Mantenerse en forma es esencial. Los jugadores jóvenes podemos experimentar esto como un momento para mejorar."

Piatti, siempre claro y lúcido, analiza qué puede suponer esto para según qué jugadores. "Durante esta parada, los jugadores se dividen en tres grupos: los jóvenes pueden verlo como una posibilidad de crecimiento; los jugadores de edad intermedia pueden perder un poco de motivación en ausencia de torneos y los grandes como Federer, Nadal y Djokovic tienen la experiencia para poder volver al máximo nivel. En cuanto a Jannik, traté de ocupar su día, alguien como él es difícil mantenerlo quieto, necesita moverse. De vez en cuando nos vemos para que pueda continuar su entrenamiento. Tiene que crecer y mejorar mucho: se puede ver que el físico está creciendo, sus músculos están aumentando".

Piatti, exentrenador de Raonic, Gasquet o Ljubicic, desgranó al finalizar la charla el juego de su jugador y el camino que quiere llevar hasta dar con un futuro campeón de Grand Slam. "Jannik tiene una propensión a dominar el punto, imponer su juego y no esperar a error del otro. Para esto, me gustaría mejorar el servicio y el juego sobre la marcha, la parte posterior, etc. Golpea muy bien la pelota, echa de menos, por supuesto, la experiencia durante el juego. [...] Como era un proyecto importante, la idea siempre ha sido hacer que juegue con los más viejos. Esta es la razón por la que se encuentran jugando con adultos de una manera muy pacífica. Tiene una cabeza muy fuerte y creo que esto también se debe al esquí, donde en el corto tiempo de un descenso hay que concentrarse al máximo. Sin embargo, Jannik también tiene una personalidad fuerte, es muy exigente y me gusta mucho".

Comentarios recientes