Hacer historia cerca de los 40 años

Federer confirmó ayer que jugará Halle en 2021, año en el que cumplirá 40 años, una edad que pocos alcanzaron y que tuvo en Rosewall al más exitoso.

Ken Rosewall y Roger Federer. Foto: Getty
Ken Rosewall y Roger Federer. Foto: Getty

Con la suspensión de los Juegos Olímpicos, Wimbledon y de toda la gira de hierba, y quien sabe si con la suspensión de todo el año en el circuito, todos los jugadores y jugadoras van a dar podrían dar casi por perdido un año de su trayectoria profesional. En el caso de algunos y algunas, el reloj apura sus ocasos y no sabemos cuanto tiempo de vida tenística van a poder ofrecernos según qué tenistas, leyendas en algunos casos.

El propio Roger Federer aprovechó la triste noticia de cancelar toda la gira de hierba para confirmar que jugaría el torneo de Halle en 2021, lo que lleva a pensar que el suizo estará sobre una pista de tenis pasados los 40 años, con el ánimo de levantar grandes títulos, quien sabe si un Grand Slam. Una edad a la que parece imposible brillar al máximo nivel, sobre todo porque muy pocos llegaron ‘vivos’ hasta allí, y aún menos los que pudieron ganar títulos o luchar por los de más prestigio.

La longevidad es una cuestión de plena vigencia desde 2010. Año tras año, el top-10 y el acceso a los grandes títulos ha sido cosa de jugadores que superaron la treintena, y sólo allí, muchos de ellos, encontraron su mejor nivel, encontrando el equilibrio adecuado entre experiencia acumulada y cuidado físico para alargar sus carreras. Y aunque hubo casos en el pasado de gran longevidad, sin el apoyo de los avances que hoy son bendecidos en el deporte profesional, el éxito bordando los 40 no fue ni mucho menos algo normal. Principalmente porque salvo nuevo salto de la raza que nos sorprenda, nunca lo fue ni nunca lo será. Sólo serán excepciones.

Si hay que recurrir a ejemplos concretos del pasado hay que citar, sin lugar a dudas, a un australiano y un estadounidense, dos grandes leyendas de este juego que se permitieron el lujo y el descaro de seguir jugando a un gran nivel teniendo 40 o incluso más años, caso de Ken Rosewall o Jimmy Connors, los espejos de un Federer que buscaría en 2021 el imposible, ganar el major que ellos dos no pudieron tras haber cumplido su 40 cumpleaños.

De Rosewall hay que decir e incidir en que es el ejemplo más extraordinario de longevidad exitosa. Estuvo desde 1952 hasta 1977 en el top-20, una verdadera proeza, y hasta los 42 años estuvo ganando títulos o pisando rondas importantes en Grand Slam, llegando a perder su última final, con casi 43 años, precisamente, ante un jovencísimo Jimmy Connors, con quien además se cruzaría en sus dos últimas finales de Grand Slam, perdiendo ambas: Wimbledon y US Open Open de 1974, al borde de los 40.

Es aquí donde se encuentra el paralelismo con el suizo, que podría tener la oportunidad de convertirse en el jugador más longevo de la historia en ser finalista de Grand Slam, si logra luchar por el título en Wimbledon 2021. De vencer cualquier ‘major’ a partir de ahora, Federer también ostentaría el record que precisamente pertenece al propio Rosewall, como el jugador más mayor en levantar un grande, con 37 años y 2 meses.

El otro gran ejemplo de máxima longevidad, ya nombrado recientemente, fue el de Jimmy Connors, aunque debe apuntarse que su caso no fue, ni mucho menos, parecido al de Rosewall. La última final de Connors en Grand Slam fue con 32 años, en 1984, y su último título data de 1989, con 37, pero es recordada su maravillosa semifinal del US Open de 1991, cuando Connors, con 39 años, que jugó como wildcard aquel ‘major’, después de una paulatina regresión competitiva desde el año 85, y con dos partidos decididos a cinco mangas mediante, dejó un canto de cisne para el recuerdo, en las pistas de Flushing Meadows. Si bien la carrera de Federer está mucho más emparentada en cuanto a éxito y vigencia con la de Rosewall, Connors expuso es máxima de que una leyenda siempre puede tener su oportunidad en un grande hasta que se retire.

Parece complicado que Federer pueda ser el primer hombre en ganar un gran título rozando los cuarenta años pero ahí reside precisamente el reto y en dos ejemplos puede inspirarse si la salud le acompaña.

Comentarios recientes