Las 5 mayores sorpresas de Miami

Hacemos un recorrido por el baúl de los recuerdos para rescatar las cinco sorpresas más importantes en el segundo Masters del año

Kokkinakis sorprendió a Federer en Miami. Fuente: Getty
Kokkinakis sorprendió a Federer en Miami. Fuente: Getty

Son tiempos de confinamiento y sequía para el tenis mundial. Los fanáticos de este deporte solo podemos disfrutar de partidos pasados y no vivir la emoción del directo. A veces, sin embargo, echar un vistazo a lo que nos ha dejado el tenis nunca viene mal. Como continuación de las 5 mayores sorpresas en Indian Wells, hacemos un repaso por los momentos más inesperados que ocurrieron en Crandon Park. Incluyen sorpresas y batacazos de los números 1, campeones que nadie se esperaba o la presentación en sociedad de algún que otro campeón de Grand Slam. Estas son las 5 mayores sorpresas en Miami:

2001 - Roddick derrota a Sampras en su primera gran victoria: el primer gran momento de A-Rod ocurrió en la tercera ronda en Key Biscayne, nada más y nada menos que contra la gran estrella del tenis de su país. En lo que podría ser considerada como una victoria que diese paso a un relevo generacional, un joven descarado de Nebraska derrotó con facilidad a una versión de Sampras apagada, que empezaba a dar señales de que el cuerpo pedía un descanso. Meses más tarde Sampras cedería el testigo a Federer en Wimbledon (donde previamente había ganado 56 de 57 partidos), pero nada de eso se sabía antes de llegar a este duelo. Lo que sí se sabía es que la última vez que Pete cedía ante un chico de 18 años fue en Roma'91, y que previamente venía de alcanzar la final de Indian Wells donde solo Agassi pudo con él. Roddick varió muy bien sus servicios, mostrándose absolutamente implacable, y entró en pista de forma repetida para adelantarse y atacar el segundo servicio de Sampras. En lo que llamó la "mejor actuación al resto de su carrera" (en aquel momento), Andy le robó la friolera de 29 puntos al servicio a Pistol Pete, que acabó tirando la toalla desde que cedió un tempranero break en el segundo set. Roddick acabaría cediendo en cuartos ante Lleyton Hewitt.

2004 - Nadal derrota a Federer en su primer enfrentamiento: el primer Fedal de la historia cayó del lado de Nadal. ¿Era una señal del sino que seguirían estos enfrentamientos? No sabemos si fue una premonición. Aquel Rafa era aún un tierno cachorro por domesticar, cuyo techo aún no estaba del todo confirmado. #34 del mundo en aquellos momentos, ni tan siquiera tenía un título ATP en su bagaje, pero fue capaz de firmar la que podría ser la primera gran actuación de su carrera ante lo que acabaría siendo su gran competidor histórico. Resultan curiosos los números de Nadal al saque aquel día, firmando casi un 80% de puntos ganados con el primer saque y sin ceder ni una sola de break, y es que el manacorí sirvió un 81% de primeros saques. Ya se sabe que si no se posee un gran servicio, mejor optar por la solidez y la seguridad, y Rafa a buen seguro que se aplicó el cuento. Roger acabaría cobrándose venganza de aquel doble 6-3 un año después, en la final del torneo, pero el primer capítulo de esta rivalidad histórica fue para Rafa.

2005 - Clijsters completa el Sunshine Double: se había perdido gran parte del 2004 por una lesión que puso en jaque su prometedora carrera. Recién operada de un quiste en su muñeca, Kim Clijsters no sabía qué ocurriría con su pasión. ¿Sería capaz de recuperar el nivel que la llevó a ser número 1 del mundo y finalista de dos Grand Slams? Cuando Clijsters llegó al desierto californiano para jugar su segundo torneo tras su recuperación, era la número 133 del mundo. Ni los más optimistas podrían augurar que semanas después, Kim dejaría Estados Unidos con dos títulos en el zurrón. La machada en Indian Wells se completó con una actuación de ensueño en Crandon Park, dejando en el camino a Mauresmo y a Sharapova (#2 y #3 del mundo, respectivamente) y dando un aviso de lo que estaba por venir. Aquel año Clijsters se alzó, al fin, con su primer Grand Slam, pero los primeros pasos se fraguaron meses antes. Además, pondría su nombre en los libros de historia: se convirtió en la segunda mujer, junto a Steffi Graf, en completar el dúo Indian Wells-Miami.

2013 - Haas reverdece laureles ante Djokovic: el serbio llegaba a Key Biscayne como número 1 del mundo y en un cuadro sin Federer y Nadal. Todo preparado para conseguir su primer Masters 1000 del año, según la lógica. Tommy, sin embargo, tenía otros planes. El alemán se puso la capa de villano en una noche fría en Miami, donde la derecha de Djokovic nunca llegó a tomar temperatura. El tenis de Tommy fue un torbellino que sacudió la Pista Central, con enormes prestaciones al saque y un variado repertorio de cortados y cambios de ritmo que no permitieron a Novak poner esa velocidad de crucero a la que su tenis acostumbra. Fue una de esas veces en los que Tommy, azotado por las lesiones en esta última década, se permitió sacar su mejor tenis y demostrar al mundo de por qué fue número 2 del planeta en su momento. Hasta tal punto fue una sacudida aquella victoria que Haas la calificó como "una de las mejores victorias de mi carrera". El teutón acabaría cediendo en semifinales de aquel torneo ante David Ferrer, pero su actuación le permitió volver a acercarse al top-15.

2018 - Kokkinakis y la mejor victoria de su carrera: Thanasi es otro ejemplo de un jugador castigado por las lesiones. Algunas, de hecho, de carácter más bien cómico. Una de ellas vino por su "vanidad" o por su ambición desmedida, tratando de aumentar la musculatura de su bíceps para que luciese bien en las camisetas sin mangas diseñadas por Nike. El caso es que, llegado 2018, la estela de una de las carreras más prometedoras del circuito parecía estar más que acabada. Kokkinakis iba y venía entre el circuito Challenger y el ATP... siempre que las lesiones se lo permitiesen. Sin embargo, aquella tarde soleada en Crandon Park el destino le dio todo lo que le había quitado. Enfrente un Federer que venía de dejar pasar bolas de partido en la final de Indian Wells ante del Potro. Qué mejor manera que quitarse esa espinita con un título, pensaría. Thanasi era el 175 del mundo, pero aquel día jugó como un verdadero top-30, mostrando su característico desparpajo, inviertiéndose y dominando con su drive y tomando la iniciativa de los puntos. Fue, además, una derrota cargada de simbolismo, ya que destronó a Federer de la cima del ranking ATP en favor de Nadal. "No le he presionado mucho con su servicio, pero no he sentido que fuese necesario. Solo necesitaba jugar mi tenis y ser muy agresivo". Tras un tercer set donde Roger no cedió ni una sola de break, fue Kokkinakis el que mostró seguridad en el tie-break. Probablemente la mejor victoria de su carrera y un buen recuerdo para alguien que, a día de hoy, no sabe a dónde le llevará un cuerpo absolutamente castigado por los problemas físicos.

Comentarios recientes