Zverev disminuye las segundas oportunidades

Una estadística del alemán en 2020 refleja que todos los problemas que tuvo con el servicio llegaron, únicamente, cuando tuvo que jugar con segundo saque.

La gran mejora de Zverev en Australia. Fuente: Getty
La gran mejora de Zverev en Australia. Fuente: Getty

El coronavirus nos ha dejado sin tenis por un tiempo y, al mismo tiempo, nos ha dejado apenas dos y medio de recorrido que analizar en este 2020. Es corto el camino a estudiar, pocos los torneos disputados, pero hay jugadores que sí ofrecen estadísticas interesantes acerca del funcionamiento de su juego. Por ejemplo, la investigación que han hecho desde ATP con Alexander Zverev y sus problemas con el servicio. Problemas que llegaron solamente cuando se vio obligado a jugar con segundo saque en los tres eventos en los que participó este calendario: vapuleado en la ATP Cup con tres derrotas, semifinalista en el Open de Australia y una triste segunda ronda en el ATP 500 de Acapulco. Solamente en uno de los tres pudo Sascha encontrar con facilidad su primera servicio, adivinen en cuál.

Seguro que todos recuerdan el esperpento del alemán en la primera edición de la ATP Cup, donde fue aplastado por Alex De Miñaur, Stefanos Tsitsipas y Denis Shapovalov. El alemán sufrió un bloqueo histórico con su primera saque, con el segundo y gracias que no le dejaron poner un tercero. Las dobles faltas se acumulaban a cada juego que pasaba, demostrando el bajo momento de forma por el que pasaba y que, en esta época en la que estamos, competir sin un buen servicio es imposible. De todo esto debió tomar buena nota en el próximo certamen que disputó, el Open de Australia. Allí la versión de Alexander sufrió un cambio radical, terminando el torneo como el jugador que menos segundos saques por juego necesitó poner en pista. La conclusión es evidente, no hace falta ser un erudito para verla: cuando más evites jugar con tu segundo saque, a no ser que seas Novak Djokovic, mejor te irán las cosas.

Zverev acabaría logrando el mejor resultado de su carrera en un Grand Slam y no dudamos que para ello tuvo que ejecutar su plan de juego casi al completo. Lo que tampoco dudamos es que la media de segundos saques por juego (1’61) fue imprescindible para meterse entre los cuatro mejores del cuadro. Del top10, el hombre que más se acercó a este balance fue Gael Monfils con una media de 1’91, siendo los únicos situados por debajo de dos saques. Para completas la información, a continuación aparecen Novak Djokovic (2’02), Rafa Nadal (2’03), Stefanos Tsitsipas (2’10), Roger Federer (2’15), Dominic Thiem (2’34), Matteo Berrettini (2’38), Daniil Medvedev (2’52) y David Goffin (2’77). En total, la media del top10 en este registro fue de 2’18.

No es una estadística a la que solamos prestar mucha atención, de hecho, poner todos los primeros en juego tampoco te asegura nada si luego no consigues puntos gratis o algún ace. Sin embargo, en el ámbito del top10, sí que se corresponde bastante para entender por qué algunos jugadores están por encima de otros. John Isner es el tenista que mejor rendimiento ha sacado de esta estadística sin lugar a dudas, siendo el líder de la misma en las últimas cinco temporadas. En 2019, por resaltar su mejor nota, cerró el curso firmando 1’71 de media en segundos saques por juego. Increíble teniendo en cuenta los 48 encuentros que disputó. En este 2020, en lo poco que llevamos, comparte la cabeza de la tabla junto a Corentin Moutet y Casper Ruud (1’55).

Todos estos datos aportados por el virtuoso de los números Craig O’Shannessy nos ayudan a comprender un poquito mejor el funcionamiento de los grandes jugadores del circuito. En este caso, a entender lo mucho que depende Zverev de su servicio, concretamente del primer saque. En la ATP Cup vimos al alemán con una media de 2’94 segundos saques por juego: resultado, tres derrotas. Más tarde, en Melbourne, la media de 1’19 le sirvió para alcanzar semifinales. Suficiente para cerrar el caso, no hay más preguntas.

Comentarios recientes