Bautista recuerda el partido que jugó con más ganas de toda su carrera

Repaso impecable del español a todos los momentos que le dejó la temporada 2019: Wimbledon, Copa Davis y el sufrimiento personal tras perder a su padre.

Puño en alto de Roberto Bautista. Fuente: Getty
Puño en alto de Roberto Bautista. Fuente: Getty

Hay veces que solamente viendo el periodista o el medio de comunicación que se pone a los mandos de una entrevista, ya sabes que el resultado será sobresaliente. Acento Robinson es de esos programas que nunca decepcionan, independientemente de la persona que se siente en el otro lado de la mesa. En esta ocasión es Roberto Bautista el protagonista, un hombre que arrastra una historia que será difícil de olvidar. Por si acaso, en una charla de casi una hora de duración, el de Castellón repasó de qué manera le marcó la temporada pasada a través de algunos momentos irrepetibles.

La entrevista toca varios temas sobre la vida de Rober, como sus inicios, su pasión por el fútbol o sus manías. Nosotros vamos a quedarnos con lo puramente tenístico. Por ejemplo, su amor por un torneo distinto a los demás. “Wimbledon es un torneo especial. Me alegra mucho escuchar que todos los británicos maman de ese torneo desde pequeñitos, uno va por la ciudad y en todo momento ve pantallas gigantes, todo el mundo está viendo tenis, cada jornada se venden todas las entradas. Es un ambiente de tenis diferente, con silencios, máximo respeto, ese tipo de torneo que todo el mundo quiere jugar. En mi caso, es un torneo que me genera muchísima motivación para hacerlo bien cada vez que lo juego”, explica desde su último experiencia, donde compartió semifinales con Federer, Djokovic y Nadal.

Aquella quincena representó el mejor resultado de su carrera como jugador, quizá consecuencia de lo mucho que le gusta todo lo que sucede fuera de las pistas. “A mí me encantan las tradiciones. Que exista un torneo así habla muy bien de las normas, del respeto, de las leyes de un torneo. A día de hoy, si llevas una indumentaria íntima de color y te clarea el pantalón, no te dejan saltar a pista, incluso te expones a llevarte una multa económica. Aunque yo con eso tengo un poco de manía, me gusta más una ropa interior que otra, así que decidí comprarme todos los calzoncillos blancos y así ya no hay problemas”, comenta entre risas.

La otra gran parada del calendario 2019 fue, curiosamente, la última. “La Copa Davis siempre ha sido una competición especial para mí. Al haber jugado tantos años a fútbol, me encanta cada vez que tengo la oportunidad de jugar por equipos, es una manera de jugar al tenis de otra manera, con apoyo en el banquillo, compartiendo esos momentos con gente de mucho nivel, mis compañeros. Es una competición difícil, te expone siempre a nivel emocional, por eso luego fue tan especial quedar campeones, por lo complicado que fue llegar hasta ese objetivo”, recuerda el español, héroe absoluto por su esfuerzo titánico en la última jornada.

Y es que nada tiene que ver disputar un torneo por equipos que jugarlo de manera individual. “Jugar la Copa Davis conlleva mucha responsabilidad, como si llevaras más cosas en la mochila. Sientes ese peso de jugar por tu equipo y por España. Al pasar por esa dificultad, luego cuando juegas un torneo individual llegas mucho más curtido, es una competición que te permite dar un salto de nivel, te hace jugar mejor. En Madrid pasamos por momentos muy complicados, tanto yo como todo el equipo. Rafa, por ejemplo, tuvo que jugar muchos días después de haber perdido el primer punto. Por suerte, España tiene muchos jugadores de gran nivel, necesitamos la ayuda de todos para ganar, no fuimos como otros países en los que solamente jugaban dos”, compara el segundo mejor español del ranking.

Pero el torneo, pese a que terminó con triunfo, no llegó en la mejor semana para Roberto. El fallecimiento de su padre le obligó a abandonar la concentración cuando su equipo más lo necesitaba. “En mi casa se había vivido mucho estrés desde hacía tres años y medio, cuando mi padre tuvo el accidente. Siempre que me sonaba el teléfono daba un salto, pensaba que en cualquier momento me podía llegar la noticia. Toda esa presión se llevó a mi madre por delante años atrás, no pudo con ello. Ahora quedábamos mi padre, Ana y yo. Mi mujer me ayudó mucho con el tema de los cuidados y los enfermeros”, contextualiza el campeón. “En Madrid, después de jugar contra Croacia, Ana me dice que tengo que hablar con la doctora, que mi padre está muy mal. Después de cuatros años así, mi padre era como si hubiera revivido, no me esperaba que este fuera a ser su último momento”, lamenta el jugador.

Bautista volvió a casa y aceptó el golpe de manera brava. Lo que nadie podía imaginar es que días después estaría de nuevo en la capital de España para darle a su país uno de los puntos de la final ante Canadá. “Volví a casa para despedirme de él pero no quería olvidarme de la convocatoria de Copa Davis. Estando en el equipo titular y estando la final en marcha, a ningún jugador le apetece dejar la competición. Después de hablar con el capitán y después de haberme despedido de mi padre, decidí volver. Tuve la oportunidad de jugar y de ganar. Recuerdo los días anteriores como un caos: comí a deshoras, apenas dormí, tenía ansiedad […] pero hay veces que el cuerpo saca fuerzas de donde no las hay. El día de la final no sé ni cómo lo hice, lo pienso y me parece una barbaridad, pero lo hice y salió bien. Ese partido fue el partido que jugué con más ganas de toda mi vida”, subraya sobre su triunfo ante Aliassime.

Al final, el 2019 le terminó regalando un ranking galáctico, un puesto entre los diez mejores del mundo que quizá le llegó tarde, pero le llegó cuando más lo merecía. “El tenis y los puestos más altos están gobernados por gente que tiene las mejores cualidades, además de una capacidad muy alta para soportar la presión diferente a los demás. El año pasado di un paso adelante en cuanto a nivel de juego, regularidad y victorias ante tenistas muy buenos. El ranking no engaña, si llegué a estar Nº9 del mundo es porque lo merecía y porque trabajé durante mucho tiempo para lograrlo”, confirma el hombre que muy pronto volverá a pelear para regresar a ese lugar.

Comentarios recientes