La infancia de un chico llamado Federer

A la espera de que vuelva el tenis, el suizo Roger Federer pone en palabras sus primeros recuerdos con una raqueta en una bonita charla reciente.

Roger Federer
Roger Federer

No sabemos cuándo volverá el tenis, y cuándo podrá volver a jugarlo al más alto nivel Roger Federer. Demasiadas incógnitas en muchos sentidos. Es momento por tanto de otro tipo de contenido, como el de compartir los principios. Los inicios más incipientes de la carrera de un tenista inigualable, una leyenda del deporte mundial, que sólo recuerda su infancia con una raqueta en la mano. En una bonita charla con ATP, el suizo recrea sus primeros pasos en un deporte en el que lo ha sido todo.

Los primeros recuerdos no son sino con la herramienta que ha hecho suya. "Mis primeros recuerdos siempre están ligados a una raqueta de tenis. Pero es verdad que no con pelotas amarillas fosforitas, yo empecé a entrenar con las blancas. En Suiza, también se usaban muchas pelotas de baja presión. No sé cuántos tenistas de esta generación actual habrán entrenado así de niños. También me acuerdo jugar contra la pared, los armarios y las puertas del garaje durante horas y horas".

"jugar ante tanta gente es un privilegio, y eso nunca lo he olvidado"

Y como todo apasionado del deporte, en su infancia recuerda coleccionar todo tipo de fotos. "Coleccionaba muchas pegatinas. Hubo un año, creo que fue al comienzo de los 90, en el que todas las figuras clásicas del tenis estaban en un libro. Acumulaba de todo: torneos, trofeos, jugadores. Así era como terminé conociendo a todos. Después, fui recogepelotas en el torneo de Basilea. Allí solía seguir a los jugadores para conseguir sus autógrafos. En aquel momento no era complicado. Esos son mis recuerdos de aquellos tiempos".

Fue entonces cuando comenzó a pensar que podía ser un jugador profesional. "Si echo la vista atrás, si recuerdo tener ese sueño y esa esperanza de querer llegar a ser un Top-100 algún día. Y de jugar en los grandes escenarios. Y pasa muy rápido el tiempo y ves normal estar jugando en la pista central, y competir ante miles de personas. En ocasiones, tiendes a olvidar que eso es un privilegio. Pero te diría que siento que jamás he olvidado eso. He disfrutado y trato de seguir disfrutándolo tanto como puedo".

El helvético también reflexionó sobre la importancia de su entorno, en Suiza, como factor clave en la creación de deportistas de élite. "La mentalidad de base en Suiza es que la educación es lo primordial. Y eso fue lo que mis padres me inculcaron. Por eso de ahí viene que cada vez más gente cree que el deporte puede ser un buen futuro, una carrera y un camino a seguir. Espero que con lo que hago en una pista de tenis pueda ser un ejemplo. Eso puede ayudar a la siguiente generación en Suiza. Quizá mostremos menos pasión sobre nuestros deportistas o clubes que en zonas latinoamericanas u otros sitios. Pero, en el fondo, lo amamos profundamente".

LA APUESTA del día

Comentarios recientes