Hubert Hurkacz, un progreso lento pero seguro

El entrenador del polaco desvela las claves del enorme progreso de su pupilo, dando gran importancia a pasar la pretemporada juntos

Hubert Hurkacz. Fuente: Getty
Hubert Hurkacz. Fuente: Getty

Durante los últimos dos años, Hubert Hurkacz ha sido una de las sensaciones del circuito ATP. Con un título ya en su haber, a pesar de sus 23 años Hubert nunca estuvo entre los estiletes de la NextGen; de hecho, hace dos años aún estaba fuera del top-200. Son precisamente 200 posiciones las que el polaco "se ha zampado" en dos años para ocupar ahora un hueco de privilegio en el top-30, un hueco que mantendrá durante varios meses más debido a la suspensión del circuito.

Esa suspensión, sin embargo, podría ser perjudicial debido a la sólida progresión que Hubi lleva experimentando durante bastante tiempo. Su carrera no ha estado caracterizado por un resultado estelar en el que darse a conocer al mundo, sino en pequeños pasos consolidados que, juntos, acaban sirviendo para escalar posiciones en el ranking a muy buen ritmo. Eso sí, hace apenas un año Hubert tuvo su primer gran torneo en un escenario de élite: cuartos de final en Indian Wells, desafiando a Federer y derrotando previamente a tres top-30 con relativa suficiencia (Pouille, Nishikori y Shapovalov). Aquí aparece en escena su entrenador desde entonces, el estadounidense Craig Boynton. Boynton habló con la ATP sobre el polaco; por aquel entonces, vio perfectamente cuál era el área donde más margen de mejora existía: "Creo que su estilo a la hora de restar podía mejorar si cambiábamos un par de pequeñas cosas. Se lo dejé caer de forma discreta a lo largo del año, para que se familiarizase con la idea".

Eso sí, si algo puede resaltar Craig de su pupilo es que nunca ha existido un problema de falta de esfuerzo o receptividad con respecto a sus propuestas. El siguiente punto de inflexión vendría durante el Masters 1000 de Shanghai, contra Stefanos Tsitsipas, en un duelo en el que Hurkacz cayó en dos tie-breaks después de jugar un gran partido. Un gran partido opacado por una mejorable actuación al resto. "Lo hizo todo bien, excepto restar. Si hubiese restado un poco mejor, se habría llevado el partido. Después de ese partido, me dijo: "Entiendo todo lo que me dices, todo lo que me has dicho a lo largo del año. Es lo primero que vamos a cambiar durante la pretemporada, la máxima prioridad". Ahora hemos podido trabajar un poco su resto y creo que hay un pequeño cambio a mejor".

Aquí llega la siguiente clave en el camino de Hurkacz: las cinco semanas de pretemporada que el polaco pasó en Florida, en la Academia de su entrenador. Allí, codo con codo, ambos empezaron a poner los cimientos para lo que podía ser un 2020 donde dar el próximo paso: "Hubi y yo empezamos a conocernos el año pasado, en medio de todos los torneos. Veía cosas que quería comentar cuando el ambiente fuese más distendido, cuando realmente pudiésemos tener ese bloque de pretemporada juntos, trabajar durante una semana y debatir sobre algunos conceptos. Eso es algo que no puedes hacer en mitad de un torneo, porque lo último que quieres hacer es confundir a tu jugador. Ese tiempo en Saddlebrook fue invaluable".

Estas afirmaciones se convierten especialmente relevantes si tenemos en cuenta la actual situación del circuito. Ante este parón prolongado, cuando las cosas empiecen a normalizarse muchos jugadores podrían hacer lo mismo que Hubert y su entrenador: trabajar a fondo aspectos de su juego, consolidar la relación entrenador-jugador. Es una de las claves, sin duda, de un camino que quiere llevar a Hurkacz a cotas mucho más altas. Si el coronavirus lo permite, Hubi quiere seguir dando esos pasos cortos pero seguros, hacerse más fuerte al resto y mantener un juego tremendamente equilibrado y potente teniendo en cuenta su altura. El gigante polaco, bien acompañado, dará a buen seguro que hablar.

Comentarios recientes