Roland Garros, aplazado al 20 de septiembre

El Grand Slam parisino se jugará inmediatamente después del Us Open, en la semana que le corresponde actualmente a la Laver Cup

La nueva pista Philippe Chatrier. Fuente: Getty
La nueva pista Philippe Chatrier. Fuente: Getty

Las medidas mundiales de confinamiento provocadas por el coronavirus están provocando un reajuste de absolutamente todas las disciplinas deportivas. El tenis no es ajeno a ello, con el circuito ATP suspendido durante seis semanas, al igual que un circuito WTA que no tendrá actividad en sus pistas hasta el 2 de mayo. Sin embargo, la crisis originada por la pandemia mundial parece que va para largo, y las decisiones sobre torneos que se disputan más adelante en el calendario empiezan a tomarse.

El primer gran torneo que ha lanzado su particular bomba es Roland Garros. En un comunicado oficial en su página web, el Major parisino anuncia la reubicación en el calendario del torneo con el objetivo de cumplir con la salud y seguridad de todos los trabajadores, actualmente incapaces de ejercer su labor debido a las medidas de confinamiento puestas en marcha en Francia. Recordemos, de hecho, que Roland Garros estrena unas nuevas y modernas instalaciones cuya joya de la corona es el techo retráctil de la Philippe Chatrier, a las que aún les faltaban unos toques finales que a día de hoy no pueden ponerse.

¿Cuál será la nueva fecha del Major parisino? Desde el 20 de septiembre hasta el 4 de octubre, justamente después del Us Open y sin ningún torneo preparatorio sobre tierra batida de por medio. Esto provoca un ajuste en el calendario en el que hay muchas partes implicadas. La primera y más importante es precisamente el Grand Slam neoyorkino, que finalizará el 13 de septiembre si el calendario lo permite: es decir, solo existirá una semana de descanso y aclimatación entre los dos Grand Slams. Por otro lado, la Copa Davis, puesto que las eliminatorias del Grupo I y Grupo II están programadas para los días 18 y 19 de septiembre. Eso sí, al ser una competencia cercana a la ITF, lo más probable es que haya una reubicación de las mismas.

Con quien sí puede haber un importante conflicto será con la Laver Cup, programada para disputarse en lo que sería la primera semana de Roland Garros. Con Roger Federer como principal parte interesada del torneo, todo indica a que se darán largas y largas reuniones para reubicar un evento así en el calendario. Y no solo la Laver Cup se vería afectada, puesto que recordemos que en esa semana se disputan otros dos torneos ATP como San Petersburgo y Metz; especialmente importante es el caso del primero, que siempre paga una enorme suma de dinero a grandes estrellas y que a buen seguro no verá con buenos ojos la decisión tomada por Roland Garros (recordemos nóminas pasadas con la presencia de Daniil Medvedev, Karen Khachanov o Stan Wawrinka).

"Hemos tomado una decisión valiente, a la par que difícil, en lo que es una situación sin precedentes. Actuamos de forma responsable y trabajamos codo con codo para garantizar la salud y la seguridad de nuestros trabajadores", declaraba Bernard Giudicelli, el presidente de la FFT y uno de los principales culpables de la decisión tomada. Así pues, se abre un panorama sin precedentes en el circuito, con largas semanas por delante para reestructurar el calendario y hacer hueco a Roland Garros. ¿Se pondrán todos los organismos de acuerdo? El reloj empieza a correr.

Comentarios recientes