Wimbledon preferiría cancelar el torneo que disputarlo a puerta cerrada

Desvelamos el motivo por el que el torneo británico ha hecho saber a las autoridades su firme postura ante un eventual del coronavirus.

Instalaciones Wimbledon 2020. Foto: gettyimages
Instalaciones Wimbledon 2020. Foto: gettyimages

Ya nada resulta descabellado acerca de la pandemia del coronavirus, ni siquiera pensar que la edición de Wimbledon 2020 pueda verse suspendida. Con la gira sobre tierra batida anulada parcialmente y Roland Garros en duda, incluso los más optimistas empiezan a considerar la posibilidad de que la crisis sanitaria se prolongue en el tiempo y provoque un caos absoluto en el calendario tenístico. Hace pocos días Guy Forget, director del Grand Slam francés, reflexionaba sobre las opciones de que pudiera verse en entredicho la celebración del mismo, y apenas unos días después ha trascendido una información facilitada por Daily Mail que pone de manifiesto cuál es la postura de Wimbledon respecto a una situación de gravedad que se dilatara en el tiempo.

Forget:

Forget: "Sería un problema organizar Roland Garros a puerta cerrada"

El director de Roland Garros admite tener que seguir todas las recomendaciones, que podrían suspender Roland Garros si el virus no se ha contenido.

Seguir leyendo

El carácter social e histórico del All England Lawn Tennis Club hace percibir la cita anual como un escaparate al mundo y una fiel representación de un estilo de mundo que se afanan por preservar a lo largo del tiempo. Eso es lo que parecen haber argumentado en una reunión mantenida la pasada semana con las instituciones gubernamentales del Reino Unido, por medio de Paul Davies, director de comunicación del torneo. Si bien es cierto que hay margen temporal para la recuperación, ya que el torneo arranca el 29 de junio, se están contemplando ya muchos escenarios, y más ante la política más bien pasiva de Boris Johnson y su gabinete.

Se espera un avance notable del coronavirus en las próximas fechas en territorio británico y la organización de Wimbledon parece tener clara su postura. La decisión final se tomará dentro de unos meses y en estrecha colaboración con el gobierno, pero ya han dejado claro que prefieren cancelar el torneo a jugarlo sin público. Los organizadores contratan cada año un seguro que les permite reembolsar el dinero de las entradas a todos los compradores y cobrar ellos ese montante de la aseguradora, pero solo en caso de cancelación. Eso es lo que puede haber impulsado también esta predisposición mucho mayor a tomar una decisión firme, y no la de jugar sin público, ya que es posible que tuvieran que devolver las entradas a los compradores, pero con una pérdida de dinero gigante ya que no podrían hacer uso de la póliza de seguro contratada. Habrá que estar atentos a lo que sucede en los próximos meses, pero conviene tener muy presente esta postura inicial del Grand Slam británico.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes